Preguntas y respuestas - Isaías y la resurrección.

Díganos lo que piensa de este artículo

Pregunta: En Isaías 26:14 el profeta parece indicar que los muertos no resucitarán. No obstante, sabemos que Jesucristo enseñó la esperanza de la resurrección. Siendo así, ¿a qué se refería Isaías?

Respuesta: Muchos pasajes de la Biblia describen la resurrección (ver 1 Corintios 15:50-54; 1 Tesalonicenses 4:13-17; Juan 5:28-29; Apocalipsis 20). Pero al mismo tiempo, la Biblia prevé un día cuando los malos incorregibles se consumirán en fuego para no resucitar jamás (Malaquías 4:3; Apocalipsis 21:8; Apocalipsis 20:4-15). Por lo tanto, cuando Isaías dice que los muertos no resucitarán, se refiere al estado futuro de los incorregibles.

Isaías escribió: “Muertos son, no vivirán; han fallecido, no resucitarán; porque los castigaste, y destruiste y deshiciste todo su recuerdo” (Isaías 26:14). Si entendemos el contexto de estas palabras, veremos más claramente la identidad de estos incorregibles.

En Isaías 24:1, Dios dice: “He aquí que el Eterno vacía la Tierra y la desnuda, y trastorna su faz, y hace esparcir a sus moradores”. Recordemos también que “fueron consumidos [quemados] los habitantes de la Tierra” (v. 6), fenómeno que culminará con un formidable terremoto (vs. 19-20). Aquí, Isaías describe el día del Eterno, o día de la ira de Dios, cuando hará temblar los Cielos y la Tierra (Isaías 13:13; Joel 3:16). Es el mismo día del Señor descrito por Jesucristo en Apocalipsis 16, en el cual se derramarán siete “copas” del juicio divino sobre la humanidad rebelde.

Continuando con el contexto de la profecía de Isaías para los últimos días: “Acontecerá en aquel día, que el Eterno castigará al ejército de los Cielos en lo alto, y a los reyes de la Tierra sobre la Tierra. Y serán amontonados… en mazmorra, y en prisión quedarán encerrados” (Isaías 24:21-22). ¿Será posible que el “ejército de los Cielos” se refiera a Satanás y sus demonios, que han engañado y mantenido en cautiverio a todas las naciones en el curso de la historia humana? Sí, ¡lo es! (vea Isaías 14:12-17; Apocalipsis 12:9; Apocalipsis 20:1-3).

El apóstol Pablo identifica claramente al “ejército de los Cielos en lo alto”, como “gobernadores de las tinieblas de este siglo” y “huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12). Al regreso de Jesucristo, en el día del ayuno, Satanás será atado y encerrado por mil años (Apocalipsis 20:1-3). La clara indicación de Isaías 24:21-22 es que los demonios que actualmente se desplazan “en las regiones celestes”, también serán encerrados por mil años para que no engañen más a las naciones. Luego, después de ser desatados por un breve tiempo, serán lanzados por Jesucristo “al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles” (Mateo 25:41; Apocalipsis 20:10).

Dios también castigará a los “reyes de la Tierra” (Isaías 24:21). Esto ocurrirá cuando la bestia y el falso profeta serán lanzados vivos al lago de fuego (Apocalipsis 19:20); y los demás que peleen contra Jesucristo a su regreso serán muertos y entregados a las aves para que los consuman (Apocalipsis 19:21). [MM]