Engaños satánicos fatales

Díganos lo que piensa de este artículo

Jesucristo describe a Satanás con franqueza y poderosamente: “Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso y padre de mentira”. Y el libro del Apocalipsis nos dice que el diablo “engaña al mundo entero”.

¿Qué recursos utiliza Satanás para atraer a la gente a su red de mentiras y engaños? ¿Cómo saber si estamos entre los engañados? ¿Qué podemos hacer para defendernos ante las astucias de este maestro del engaño? ¡En este artículo encontrará las respuestas!

El Capitolio del estado de Illinois lleva varios años patrocinando tres arreglos festivos en el mes de diciembre: un árbol decorado brindado por un grupo de una iglesia, una menorá brindada por los ciudadanos judíos y un afiche con el tema del solsticio brindado por un grupo antirreligioso. Pero en diciembre del año pasado se sumó un cuarto adorno. Esta fue la noticia presentada por el diario New York Times:

Entre las luces parpadeantes y las velas centelleantes… se encontrará un tributo al príncipe de las tinieblas presentado por el Templo Satánico, capítulo de Chicago. El Templo es un grupo de Salem, Massachusetts, que cuenta con 15 capítulos en el país. El adorno difiere algo de las ramas de pino y demás decoraciones que suelen asociarse con esta época del año: una mano de mujer presenta una manzana con una serpiente enroscada alrededor de la muñeca. El pedestal lleva un pentagrama y las palabras “El conocimiento es el mayor de los regalos” (Satanás está en el Capitolio de Illinois, ¡Porque es la temporada de fiestas!, The New York Times, 6 de diciembre del 2018).

Esta es la misma entidad que en el 2016 logró autorización para llevar al distrito escolar de Parkrose, en Oregón, un programa juvenil llamado: “Satanás después de clases”, que ofrecía a los escolares una alternativa a los “Clubes de las buenas noticias”, que promueve el protestantismo. Doug Mesner, cofundador del Templo, dijo a la cadena CBS News: “Los estudiantes pueden asistir a reuniones mensuales de una hora, dirigidas por voluntarios de la localidad que tuvieran el visto bueno de su organización. El grupo también pretende llevar sus programas a las ciudades de Los Ángeles, Atlanta y Washington” (Portland autoriza ‘Satanás después de clases’ para niños de elemental, CBSNews.com, 28 de septiembre del 2016).

Como cosa quizá sorprendente, el Templo Satánico dice que no busca promover la creencia en un Satanás personal, sino que sus miembros profesan reverencia por Satanás como “símbolo del eterno rebelde opuesto a la autoridad arbitraria” (ibídem). No obstante, están muy dispuestos a personalizar su objeto de culto cuando les conviene. En agosto del 2018, el Templo Satánico presentó una estatua frente al Capitolio estatal de Arkansas, en Little Rock. La estatua representaba a su llamado Bafometo, criatura con cabeza y cuernos de cabra, cargando en brazos bajo sus alas a un niño y una niña que lo miran con adoración. Lucien Greaves, otro cofundador del Templo, describió la presentación de la estatua como una “celebración del pluralismo”, pero también era la reacción del grupo a una instalación anterior de los diez mandamientos (Revelada estatua del Templo Satánico en el Capitolio estatal de Arkansas, KATV.com, 16 de agosto del 2018).

Algunos restarán importancia al Templo Satánico como un grupo hábil en el empleo de los medios y que se vale de Satanás para sus propios fines. Pero conviene preguntar si los que apoyan el Templo Satánico están jugando con fuerzas peligrosas que no entienden. ¿Estarán promoviendo no solo el pluralismo, la rebeldía y la ‘búsqueda de conocimiento’, sino también sumisión a un espíritu maligno? Más aún: ¿acaso es correcto equiparar a Satanás con “conocimiento”? la Biblia trae esta respuesta contundente: “Fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la Tierra y sus ángeles fueron arrojados con él” (Apocalipsis 12:9). ¡El diablo es un engañador! Y como tal, ¿no sería su mayor engaño convencer a la gente de que no existe, que es solo un invento de artistas, escultores y escritores de ficción?

Satanás el engañador

¿Qué dicen algunos especialistas acerca del diablo?: “Según Henry Ansgar Kelly, profesor e investigador de la Universidad de California, Los Ángeles, ‘no hay prueba’ alguna indicativa de que se debe representar al diablo como malo… el profesor Kelly sugiere que los cristianos se han equivocado, que Satanás procuraba hacer el bien, que en realidad estaba por Dios, pero que se dejó llevar por ‘el exceso de celo’ en sus juicios. Una lectura estricta de la Biblia muestra que Satanás se parece menos a Darth Vader y más a un procurador demasiado entusiasta” (Los cristianos se equivocaron al calificar a Satanás de malvado, Daily Express, 22 de julio del 2017).

¿Tendrá razón el profesor Kelly? ¿Acaso está Satanás del lado del bien? Leemos en las Escrituras que el diablo se presenta como un “ángel de luz” (2 Corintios 11:14). ¿No sería lógico pensar que un ángel de luz es una fuerza del bien? Es de advertir que debemos tener cuidado. Si el diablo puede engañar al “mundo entero”, ¡puede engañarle a usted, si se aleja de el Salvador y de la Biblia, que es su Palabra!

Satanás puede confundir a los inocentes, ingenuos y obstinados; haciéndoles creer falsedades que son totalmente contrarias a la Biblia. Entre esas falsedades se incluyen visiones y sueños. Con el correr de los años, muchas personas me han relatado sueños o visiones que, según me parecía obvio, eran inspirados por Satanás. Por ejemplo, algunos creen que han visto a Jesús, y cuando lo describen con cabellera larga y suelta, reconozco que la visión es falsa. Recordemos lo escrito por el apóstol Pablo: “La naturaleza misma ¿no os enseña que al varón le es deshonroso dejarse crecer el cabello?” (1 Corintios 11:14). En varias ocasiones Jesús pudo escabullirse de la multitud porque se parecía a cualquier judío de su época.

A veces alguien me cuenta un sueño o profecía que parece interesante a primera vista, pero que al analizarse mejor resulta ser una rebelión contra las enseñanzas de Cristo. Aunque dicha profecía se cumpla, ¡tenga cuidado! Las Escrituras nos exhortan: “Cuando se levantare en medio de ti profeta, o soñador de sueños y te anunciare señal o prodigios y si se cumpliere la señal o prodigio que él te anunció, diciendo: Vamos en pos de dioses ajenos, que no conociste y sirvámosles; no darás oído a las palabras de tal profeta, ni al tal soñador de sueños; porque el Eterno vuestro Dios os está probando, para saber si amáis al Eterno vuestro Dios con todo vuestro corazón y con toda vuestra alma” (Deuteronomio 13:1-3).

El apóstol Juan refuerza esta enseñanza diciendo que no aceptemos cada mensaje atractivo que se nos presente: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo” (1 Juan 4:1). La Biblia revela que Satanás es embaucador pero que no es tonto. Este y sus demonios no son ateos: saben muy bien que Dios existe, leamos: “También los demonios creen y tiemblan” (Santiago 2:19). El diablo incluso conoce las Escrituras y procura usarlas contra los cristianos que no están bien versados en ellas. Recuerde que cuando desafió a Jesucristo para que mostrara su poder divino saltando de lo alto del templo, lo hizo citando el Salmo 91:11-12. Jesús, como era de esperar, sabía más que él y le contestó con una cita de Deuteronomio 6:16, tal como narra Mateo 4:5-7: “No tentarás al Señor tu Dios”.

Maestros engañadores

¿Ha caído usted en algún engaño? En todas partes hay estafadores dedicados a engatusar y robar. Las autoridades nos advierten constantemente de estafas y picardías que buscan engañar a sus incautas víctimas. Pero, ¿se mantiene usted en guardia contra los engaños que vienen en nombre del cristianismo? Leímos antes que Satanás se transforma en un ángel de luz para enredar a los inocentes y confiados. Además, Satanás tiene sus ministros: “Estos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo” (2 Corintios 11:13). El hecho de que alguien se diga ministro, o incluso apóstol, no significa

que su mensaje sea de Cristo. Estos falsos maestros recibirán la pena por sus enseñanzas falsas: “Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras” (2 Corintios 11:15).

Además, Jesús advirtió: “Se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos” (Mateo 24:24). Por increíble que parezca, la Biblia advierte que habrá ministros religiosos con aspecto piadoso pero que serán ministros de Satanás. Si usted estudia la Biblia, sabe que una de las argucias religiosas de Satanás es la falsa doctrina. El apóstol Pablo profetizó que muchas personas religiosas buscarán maestros que prediquen lo que ellas desean escuchar, en vez de maestros que prediquen la verdad. El apóstol exhortó así al joven evangelista Timoteo:

“Te encarezco… que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas” (2 Timoteo 4:1-4).

Prácticas engañosas

La mayoría de quienes leen este artículo comprenden que el ocultismo es una peligrosa fuente de engaño. Hay quienes creen que es una simple diversión, como los libros y películas de Harry Potter. Otras personas acuden al espiritismo, al tarot, la güija para la comunicación con los muertos y la astrología como maneras de adquirir conocimiento y poder. Millones de personas juegan con el ocultismo y buscan respuestas en los adivinos y místicos. Estas oscuras prácticas son engañosas. El Dios Todopoderoso condena la idolatría en todas sus formas (Gálatas 5:19-20). Llama “abominación” a quienes se dedican a prácticas como la brujería, adivinación, encantamiento y espiritismo (Deuteronomio 18:10-12).

¿Y qué decir de la cristiandad? La mayor parte de quienes se declaran cristianos participan en prácticas que están muy lejos de las enseñanzas bíblicas. Los creyentes protestantes y católicos celebraron el domingo de resurrección, este año el día 21 de abril; los creyentes ortodoxos lo celebraron una semana más tarde, el 28 de abril. Pero quienes observan este día tienen que reconocer que muchos símbolos actuales de la semana santa, por ejemplo, los huevos de Pascua y los conejitos, vienen de costumbres paganas para celebrar, no la resurrección del Salvador, sino la fertilidad.

Miles de millones han aceptado enseñanzas falsas, no solo relativas a la muerte y resurrección de Jesucristo, sino relativas a su nacimiento. Eruditos respetados reconocen que el 25 de diciembre marcaba el nacimiento de Mitra, el dios Sol. No fue la fecha del natalicio de Jesús. Por otra parte, ¿deben los cristianos celebrar el día de san Valentín, también llamado el día del amor y la amistad? En el año 496 DC, el papa Gelasio instituyó la fiesta de san Valentín el día 14 de febrero. Anteriormente, desde la antigua Roma, los novios habían guardado los Lupercales, o fiestas de Lupercio dios de la fecundidad, el 15

de febrero. Incluso antes, en Grecia, el tiempo de mediados de febrero se asociaba con el amor y la fecundidad; el mes griego de gamelión, que terminaba a mediados de febrero, se asociaba con la boda de los dioses Zeus y Hera.

¿Tiene todo esto importancia? El historiador Will Durant ofrece el siguiente análisis en La historia de la civilización: “El cristianismo no destruyó al paganismo, sino que lo adoptó. La mentalidad griega agonizante alcanzó una vida transmigrada en la teología y la liturgia de la Iglesia; el idioma griego, habiendo reinado durante siglos sobre la filosofía, vino a ser el vehículo para la literatura y el ritual cristianos; los misterios griegos pasaron al impresionante misterio de la misa. Otras culturas paganas hicieron su aporte al resultado sincrético… El cristianismo fue la última gran creación del antiguo mundo pagano” (Vol. III, pag. 595).

¿Acaso ha sido usted personalmente víctima de la confusión del diablo llevándole a practicar tradiciones paganas en el nombre del cristianismo? Recuerde la advertencia de Jesús a los escribas y fariseos respecto de ciertas costumbres religiosas: “Bien invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición” (Marcos 7:9). El mundo está lleno de religiones falsas, tradiciones falsas y doctrinas falsas. ¡Nuestra recomendación es que se mantenga en guardia contra tantos engaños demoniacos!

El engaño en el tiempo del fin

Satanás no se contenta con engañarle a usted en cuanto a las doctrinas que debe creer y practicar, sino que se propone engañarle en cuanto a las profecías bíblicas sobre el futuro del mundo. Las Escrituras dicen que, en los tiempos del fin, una versión resucitada del antiguo Imperio Romano se convertirá en una superpotencia, simbolizada por una bestia: “Los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia. Estos tienen un mismo propósito y entregarán su poder y su autoridad a la bestia. Pelearán contra el Cordero y el Cordero los vencerá, porque Él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con Él son llamados y elegidos y fieles” (Apocalipsis 17:12-14).

Entre los comentarios bíblicos que han identificado a esta bestia correctamente como el Imperio Romano se cuentan los de la Biblia inglesa Douay-Rheims. Llamada también la New Catholic Edition, esta Biblia trae una nota de pie de página con esta aclaración sobre la bestia de Apocalipsis 17:11: “La bestia mencionada aquí parece ser el Imperio Romano, como en el capítulo 13”. Es cierto: tanto la bestia de Apocalipsis 17 como la de Apocalipsis 13 representan al Imperio Romano. Las notas publicadas en esta Biblia católica comentan lo siguiente respecto de Apocalipsis 13:1: “La imagen de la primera bestia se basa en el séptimo capítulo de Daniel. Esta bestia es figura de los reinos del mundo, fundados sobre pasiones y egoísmo, que en toda era son contrarias a Cristo y buscan oprimir a los siervos de Dios. La Roma imperial representa esta potencia”. Hasta la Biblia Douay-Rheims reconoce la identidad de la bestia. No obstante, Satanás pretende engañarnos sobre este punto, ya que la bestia no actuará sola. Apocalipsis 17:3-4 describe una ramera montada sobre ella. En el simbolismo bíblico, una mujer representa una iglesia, y estos versículos la

identifican como Misterio, Babilonia, lo que representa un sistema religioso falso, un cristianismo falso.

Satanás es tan astuto en sus engaños que ha incluido entre ellos ¡un falso cristianismo! ¿Se dejarán ustedes engañar por el falso cristianismo de Satanás? Jesús advirtió: “Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán” (Mateo 24:4-5). La mujer montada sobre la bestia representa una gran iglesia falsa, una que se dice cristiana, pero que enseña a sus miembros a cumplir prácticas paganas. El apóstol Pablo describió al falso profeta que será el aliado de la bestia como el “inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia” (2 Tesalonicenses 2:9-12).

Quienes se dejan convencer por señales y aparentes milagros, pero sin discernir su origen siguiendo las pautas del Deuteronomio 13, serán víctimas fáciles del futuro falso profeta que empleará hasta prodigios engañosos para reunir seguidores. Recuerde, la prueba de un profeta no es solamente que se cumplan sus profecías, sino que esas profecías no se desvíen de la Palabra de Dios: “¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido” (Isaías 8:20). En El Mundo de Mañana solemos recordar a quienes nos leen y nos escuchan: “No nos crean a nosotros; crean a la Biblia”. El falso profeta e instrumento embaucador de Satanás le pedirá a usted que le crea a él y desatienda lo que dice la Biblia.

¡Usted puede superar el engaño!

La Biblia nos advierte que el diablo es real y que su intención es engañar a cuanta persona pueda. Sin embargo, usted puede protegerse de su influencia. A quienes permanecen cerca de Dios, promete librarlos del maligno. ¿Sigue usted la oración modelo que Jesús enseñó a sus discípulos? Allí nos enseñó a pedir: “No nos metas en tentación, mas líbranos del mal”. El significado en el idioma griego original es “líbranos del malo”, es decir, del diablo (Mateo 6:13).

Dios sí nos protegerá, pero debemos hacer nuestra parte. Piense en las palabras de ánimo que dio el apóstol Pablo a los cristianos en Éfeso: “Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:10-12).

Dios dará protección espiritual a sus siervos fieles. ¡Necesitamos esa protección y ese poder de Dios! ¡Pero tenemos que hacer nuestra parte! ¿En qué consiste? “Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad y vestidos con la coraza de justicia y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación y la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios” (Efesios 6:14-17).

Todos podemos vencer al maligno, conociendo la Palabra de Dios y guiándonos por ella. El apóstol Santiago nos llena de ánimo con esta promesa: “Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo y huirá de vosotros. Acercaos a Dios y Él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones” (Santiago 4:7-8).

Podemos vencer las tentaciones, los desafíos y los engaños del ocultismo y la falsa religión. El apóstol Pablo también nos anima, con estas palabras: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13). Que Dios nos dé la capacidad de seguir adelante con fe. Que vivamos, no en los oscuros engaños del mundo, ¡sino en la luz de la verdad, ¡la Palabra de Dios!

Esperamos con anhelo este anuncio: “El séptimo ángel tocó la trompeta y hubo grandes voces en el Cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y Él reinará por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 11:15). Esperamos con anhelo el día en que el diablo sea derrotado y despachado al lago de fuego de una vez por todas (Apocalipsis 20:10). Más que todo, esperamos con anhelo la venida del Rey de reyes, Jesucristo, que regresará al mundo a traer paz duradera, prosperidad y luz verdadera a un mundo en tinieblas. [MM]