La locura de la terapia de género

Staff de Noticias y Profecía
Díganos lo que piensa de este artículo

Para los jóvenes atrapados en el lodazal transexual, los efectos secundarios de la terapia hormonal incluyen: aumento en el riesgo de cáncer, aumento en el riesgo de osteoporosis, disminución de la fertilidad, efectos neurológicos secundarios desconocidos, aumento en el riesgo de coágulos sanguíneos y derrames cerebrales, efectos secundarios irreversibles y más (PBS, 30 de junio de 2015).

En el confuso mundo de la corrección política, tanto los padres como los médicos están eligiendo cada vez más la terapia de género cuando los niños expresan incertidumbre acerca de su género. Sorprendentemente, los médicos prescriben este tipo de terapias (ya sea retrasar químicamente la pubertad o dar tratamiento hormonal del género opuesto) a pesar de saber que los efectos secundarios de estos tratamientos son "desconocidos" (ibídem). La triste ironía es que estos mismos médicos han prestado juramento de "no hacer daño". En la confusión intelectual y emocional relacionada con los problemas transexuales, muchos médicos hoy en realidad están ayudando a cumplir la profecía: "Profesando ser sabios, se hicieron necios" (Romanos 1:22). Desde hace mucho tiempo la Biblia también ha advertido: "Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte" (Proverbios 14:12). Lamentablemente, en su afán de apaciguar a los padres ansiosos, muchos médicos están agregando a la confusión y contribuyendo a futuros problemas. Para más información sobre por qué la transexualidad y la homosexualidad se han convertido en temas de gran notoriedad a pesar de los riesgos bien documentados, lean nuestro artículo sobre "¿Es normal ser ‘normal’?"