Escocia lidera el movimiento LGBTI

Díganos lo que piensa de este artículo

“Escocia se convertirá en el primer país del mundo en incorporar la enseñanza de los derechos de lesbianas, homosexuales, bisexuales, transexuales e intersexuales en el currículo escolar” (The Guardian, 9 de noviembre de 2018). “Se requerirá que las escuelas estatales enseñen a sus estudiantes sobre la historia de la igualdad y los movimientos LGBTI, y a cómo abordar la homofobia y la transfobia y a explorar la identidad de LGBTI... No habrá exoneraciones ni exclusiones [para los padres] a esta directiva.” Gales podría seguir de cerca los pasos de la histórica decisión de Escocia.

En Estados Unidos: “Un maestro de educación física en Florida fue sancionado por negarse a supervisar a una estudiante biológicamente femenina de secundaria que se identifica como hombre y que potencialmente se desvista en los casilleros de varones. La escuela, asombrosamente, permitió que la estudiante tuviera acceso al casillero de varones sin informar a los estudiantes varones o a sus padres que compartirían el casillero con la niña” (Daily Wire, 14 de noviembre de 2018).

Estas acciones cada vez más radicales tienen lugar semanalmente en las escuelas en todo el mundo, todo en nombre de la libertad y la igualdad. Hace cinco años no se escuchaba sobre tales acciones e incluso parecerían imposibles, sin embargo, hoy en día, los distritos escolares y hasta los gobiernos nacionales se están uniendo a este movimiento a pesar de las preocupaciones de los padres y de los profesionales de la salud mental. Hace muchos siglos, el profeta Isaías advirtió a la nación pecadora de Judá: “¿Por qué querréis ser castigados aún? ¿Todavía os rebelaréis? Toda cabeza está enferma... Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa sana” (Isaías 1:5-6). También advirtió: ¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo!” (Isaías 5:20) Pocos se dan cuenta de que estas antiguas advertencias todavía están vigentes hoy y que simplemente estamos repitiendo los errores de la historia. Para más información sobre las consecuencias de la corrupción moral que está ocurriendo hoy, lean “¡Olvido, desobediencia y caída repentina!—Scott Winnail, John Strain, Francine Prater, Deborah Lincoln-Strange y Chris Sookdeo