J. Davy Crockett III

El seno de los necios



¿Ha observado a ciudadanos enojados, exigentes con una queja, real o imaginaria, o con intereses especiales buscando recompensas amenazando con interrupción o violencia para lograr sus fines? Considere los comportamientos personales que fueron ilegales durante milenios, pero que ahora se consideran "derechos civiles". Piense en la afirmación surrealista de que el género biológico no se limita a "masculino y femenino" y que los individuos pueden "elegir" su género sin tener en cuenta su composición cromosómica o sus genitales.

El principio de Pedro



Un peculiar sentido del humor y un toque de cinismo parecen haber sido el motor de un libro muy interesante que se publicó hace años, titulado El Principio de Pedro (The Peter Principle), escrito por el profesor de Educación Dr. Laurence J. Pedro. Es un análisis jocoso de las trampas de una organización burocrática. La premisa original del autor es que, en una organización estructurada jerárquicamente, todo empleado tiende a ascender hasta su “nivel de incompetencia". Pero ¿de qué se trata exactamente este principio?

Lo que Dios hace



Elimínese un elemento crucial… y la sociedad se derrumba.

A imagen de Dios



La serie de películas titulada La guerra de las galaxias ha emocionado al público desde que llegó a la taquilla en 1977. El tema del bien contra el mal, simbolizado por la "Fuerza" y el "Lado oscuro", ha capturado la imaginación de los jóvenes y viejos por igual. Los memorables personajes, las trepidantes escenas de acción y los atrevidos diálogos llenan los teatros cuando se lanza un nuevo episodio de la serie.

Enseñanza de las leyes y principios morales de Dios en nuestros hogares



En los niños no hay engaño y, a menudo, le dirán cosas muy reveladoras. Un abuelo me contó una experiencia con su nieto de diez años. El abuelo le preguntó al niño: "Entonces, ¿qué estás estudiando en la escuela estos días?" a lo que el niño respondió: "¿Sabías que hay ácido en el estómago de una persona, pero no les hace un agujero?" Su abuelo le dijo: “¡Sí, eso es maravilloso! Así es como Dios nos hizo como seres humanos”. Se sintió consternado cuando el niño respondió: "¡Oh, abuelo, ‘no hablamos de Dios' en nuestra casa!"

Páginas