Utopía mundial: ¿Un sueño imposible?

Díganos lo que piensa de este artículo

La humanidad siempre ha buscado un mundo perfecto, pero todos los esfuerzos humanos por alcanzar la utopía han fracasado rotundamente. Sin embargo, ¡hay una esperanza!


Incontables son los seres humanos que vivieron y murieron intentando crear "el Cielo en la Tierra". La Biblia promete que Dios puede lograr lo que el hombre no ha podido, ¡y que lo hará!

Reyes, dictadores y líderes militares han soñado con dominar el mundo y conquistar a todas las naciones. Los grandes imperios del pasado solían hacer gala de su grandeza y poder. China es la nación que ha sido poderosa por más tiempo, comenzando con la dinastía Xia entre los años 2070 y 1600 AC. El Imperio Egipcio gobernó con poder sobre las naciones durante la esclavitud de los israelitas y hasta su éxodo en el siglo 15 AC. Han existido muchos imperios más; como el Ruso que se acabó en 1917, el Imperio Mongol bajo Gengis Kan, el Imperio Bizantino que tocó a su fin en 1204 y el Imperio Británico que se acabó de hecho en 1997, cuando China recuperó el control gubernamental de Hong Kong.

Los grandes imperios vienen y van, y en los últimos 6.000 años el mundo ha conocido muy poca paz universal. Muchos dictadores han deseado establecer su propia versión de la utopía, pero han fracasado. Pese a dos guerras mundiales para detener las intenciones alemanas y de las potencias del Eje de conquista mundial, el ansia de poder mundial persiste. ¿Logrará la humanidad establecer la paz mundial algún día?

La Biblia revela la buena noticia de que un nuevo gobierno mundial sí traerá paz universal al planeta Tierra. No obstante, la mayoría de las personas se sienten ante un futuro sin esperanza. La sociedad moderna padece los efectos de la corrupción, el terrorismo, el cambio climático y toda suerte de conflictos. Gracias a Dios, la llegada del nuevo gobierno mundial traerá paz y prosperidad universales. Quizá parezca una quimera, pero la Biblia garantiza que tendremos el gobierno mundial más benéfico que puede haber… ¡y usted puede ser parte de él!

Cuando se habla de utopía, se piensa en un mundo glorioso y perfecto, lleno de paz y prosperidad. La palabra se deriva de un término griego que significa "ninguna parte" o "ningún lugar". El diccionario de la Real Academia define utopía como un lugar imaginario: "Representación imaginativa de una sociedad futura de características favorecedoras del bien humano". Los planes ideados por los seres humanos para alcanzar este ideal nunca resultan como se pensaba, y así lo presentó con gran ironía Tomás Moro en su famosa novela Utopía.

Algunos han intentado producir la paz mundial y la utopía con formas de gobierno ideadas por ellos. Sin embargo, los críticos insisten en que un lugar así requeriría un control tan extraordinario que nadie tendría libertad de decisión. ¿Llegaremos finalmente a ver alguna forma de utopía en el planeta Tierra? ¿Es la idea de una utopía mundial un sueño imposible? La obra musical Hombre de La Mancha¸ estrenada en Broadway en 1965, tenía una canción titulada: El sueño imposible, que alcanzó gran popularidad. En ella se describe la lucha valerosa por "alcanzar la estrella inalcanzable". Cierto es que todos anhelamos un mundo glorioso de paz y prosperidad. ¿Es esta una meta imposible de alcanzar?

La Biblia revela un mundo futuro mucho más glorioso que el imaginado por los futuristas y visionarios. ¿Qué realidad encierra ese futuro? Viene un mundo nuevo: el Reino de Dios, que no solamente permitirá libertad para elegir, sino que exigirá que cada uno decida entre la vida y la muerte, la bendición y la maldición.

Muchas personas de inclinación religiosa basan sus sueños del futuro sobre un vago concepto del Cielo, pero la Biblia revela la estructura específica de un gobierno que regirá el mundo y sus pacíficos beneficios para todos los pueblos.

¿Distopía o esperanza?

¿Hay una utopía en nuestro futuro? ¿O será una distopía? Una distopía es lo contrario de una utopía. El diccionario de la Real Academia la define así: "Representación ficticia de una sociedad futura de características negativas causantes de la alienación humana".

¿Cómo será el futuro de usted? La revista New York Times del 15 de noviembre del 2015 presentó el futuro como una rueda de la fortuna, en la cual aleatoriamente el futuro podría preverse como: misterioso, violento, en bancarrota, inequitativo, optimizado, pacífico, hacinado, glorioso, automatizado, sintético, fracasado o utópico. ¿Cuál de estas descripciones del futuro predominará y se hará realidad? El mismo artículo afirma: "Nadie sabe lo que depara el futuro". ¿Es acaso una afirmación correcta? ¿Será posible saber realmente el futuro? ¿Se puede confiar en las profecías de la Biblia?

Agradezcamos que el Dios Creador posee todo el poder del Universo. Es Omnipotente, como dice Apocalipsis 19:6. Sostiene este planeta diminuto en la galaxia llamada Vía Láctea "con la palabra de su poder", como nos dice Hebreos 1:3. Cuando Él declara las tendencias y los hechos futuros, nada puede impedirlos porque "la boca del Eterno de los ejércitos lo ha hablado", como afirma Miqueas 4:4. Uno de los ejemplos más inspiradores de una profecía cumplida se refiere a la primera venida del Mesías. Los diccionarios bíblicos generalmente citan las profecías del Antiguo Testamento relativas a la primera venida de Cristo y su cumplimiento tal como consta en el Nuevo Testamento. El Antiguo Testamento trae más de 300 referencias a la venida del Mesías. En su libro La ciencia habla, el autor Peter Stoner examina la probabilidad de que una persona cumpla solo 48 de esas profecías. Las probabilidades de que ocurriera al azar sería una en un diez seguido de 157 ceros. Alguien ha calculado que esto sería como hallar un electrón específico entre todos los electrones de todo el Universo conocido, en el primer intento.

Lo anterior es solamente para 48 de los centenares de profecías mesiánicas que se cumplieron. En otras palabras, las profecías sobre la primera venida de Cristo jamás podrían cumplirse por obra del azar. Se predijeron claramente y se cumplieron con cientos de detalles específicos. ¡En las profecías bíblicas sí se puede confiar!

¿Cómo se unirán las naciones?

Más de un hombre de estado ha sugerido que un gobierno mundial único resolvería nuestros problemas. Cabe preguntar, sin embargo: ¿Acaso las Naciones Unidas, organización que celebró siete decenios de vida el 24 de octubre del 2015, nos ha traído paz mundial? Las Naciones Unidas pueden documentar muchos servicios humanitarios y muchos logros. No obstante, la Junta de Ciencias y Seguridad del Boletín de científicos atómicos ha adelantado su reloj del Apocalipsis simbólico ¡a la medianoche menos tres minutos! El boletín hizo este anuncio el 22 de enero del 2015.

¿Se ha acentuado el peligro, o ha disminuido, desde ese anuncio? Usted sabe la respuesta. El terrorismo y los conflictos regionales se han intensificado. ¡Necesitamos un nuevo gobierno mundial que garantice la paz! ¿Acaso es posible semejante gobierno? ¡No solo es posible, sino que está profetizado en la Biblia! En Mateo 6, Jesús el Mesías dio un esbozo de los temas que debemos tratar en nuestras oraciones. Uno de ellos es: ¡"Venga tu Reino"! (Mateo 6:10).

¿Cómo será ese Reino? ¿Quién estará gobernando a las naciones? ¿Cómo estará organizado el gobierno del milenio? ¿Quiénes serán los líderes en el Reino venidero de Dios? La historia universal demuestra que la humanidad desconoce el camino de la paz. Aspiramos a la utopía y generamos la distopía. No tiene que ser así… y la Biblia revela el resultado final de los esfuerzos humanos. ¡Podemos confiar en la profecía bíblica! Hay profecías específicas que se han cumplido, se están cumpliendo y sin duda alguna se cumplirán en el futuro. Muchos en el mundo sueñan con la paz duradera entre las naciones. Frente al edificio de las Naciones Unidas en Nueva York hay una escultura de un hombre convirtiendo una espada en un azadón. Esta escultura se refiere a una profecía de Isaías. Describiendo un tiempo futuro cuando el Reino de Dios gobierne sobre todo el planeta, el profeta Isaías dijo: "Volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra" (Isaías 2:4).

Observemos que Cristo, el Rey de reyes, tendrá poder para impedir que las naciones y los individuos se rebelen y hagan la guerra. Los verdaderos cristianos reinarán con Cristo en su Reino: "Yvivieron y reinaron con Cristo mil años" (Apocalipsis 20:4). ¿Qué estarán haciendo los santos, los cristianos verdaderos, en el Reino de mil años? Escuche el cántico de la corte celestial: "Eres digno de tomar el libro y abrir sus sellos; porque fuiste degollado y con tu sangre compraste para Dios hombres de toda raza, lengua, pueblo y nación; y has hecho de ellos para nuestro Dios un Reino de Sacerdotes, y reinan sobre la Tierra" (Apocalipsis 5:9-10, Biblia de Jerusalén).

La labor utópica de los cristianos

Como reyes y sacerdotes en el venidero Reino de Dios, los fieles cristianos enseñarán el camino de la paz a las naciones.

Dios está llamando a sus santos para prepararlos como reyes y sacerdotes. Increíblemente, son muy pocos los cristianos que conocen y entienden el llamamiento y el futuro que Dios prepara para los santos. Veamos algunos de los cargos que ocuparán los santos resucitados en su Reino. "Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre, y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a Él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén" (Apocalipsis 1:5-6). Y también: "Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones" (Apocalipsis 2:26). Los santos, los auténticos cristianos, estarán gobernando las naciones, ayudándolas y enseñándoles a practicar el camino divino de vida y amor. ¡Es extraordinario pensar que Dios desea verle a usted formando parte de su Familia y gobernando el mundo!

Recordemos lo que les dijo Jesús a sus apóstoles. ¿Qué estarán haciendo ellos en el Reino? El apóstol Pedro le hizo esta pregunta a Jesús: "Entonces respondiendo Pedro, le dijo: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido; ¿qué, pues, tendremos? Y Jesús les dijo: De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel" (Mateo 19:27-28).

¿Quién supervisará a los doce apóstoles en el Reino venidero de Dios? Recuerde que Dios llamó al rey David "un varón conforme a mi corazón" (Hechos 13:22). La profecía bíblica revela que el rey David gobernará a las casas unidas de Israel y Judá: "Mi siervo David será rey sobre ellos, y todos ellos tendrán un solo pastor; y andarán en mis preceptos, y mis estatutos guardarán, y los pondrán por obra" (Ezequiel 37:24).

¿Cuál será la función de usted en el Reino? Los verdaderos cristianos tendrán diferentes deberes según su preparación en esta vida y su servicio a Cristo, la Iglesia y la humanidad. Usted posiblemente conoce la parábola de las minas. El Rey recompensa a los siervos que han sido fieles y que han ganado algo con lo que les dio inicialmente. "Aconteció que vuelto él, después de recibir el reino, mandó llamar ante él a aquellos siervos a los cuales había dado el dinero, para saber lo que había negociado cada uno. Vino el primero, diciendo: Señor, tu mina ha ganado diez minas. Él le dijo: Está bien, buen siervo; por cuanto en lo poco has sido fiel, tendrás autoridad sobre diez ciudades. Vino otro, diciendo: Señor, tu mina ha producido cinco minas. Y también a este dijo: Tú también sé sobre cinco ciudades" (Lucas 19:15-19).

Lo anterior muestra que los verdaderos cristianos se están preparando para servir y gobernar. La idea de flotar en las nubes celestiales para siempre no es lo que enseña la Biblia. En cambio, los cristianos verdaderos gobernarán en un utópico planeta Tierra.

¡La utopía viene!

Lo que muchos consideran un sueño imposible, una utopía mundial, se hará realidad. El Príncipe de Paz enseñará el camino a la paz y la prosperidad. Jerusalén será el centro del planeta. "Así dice el Eterno: Yo he restaurado a Sion, y moraré en medio de Jerusalén; y Jerusalén se llamará Ciudad de la Verdad, y el monte del Eterno de los ejércitos, Monte de Santidad. Así ha dicho el Eterno de los ejércitos: Aún han de morar ancianos y ancianas en las calles de Jerusalén, cada cual con bordón en su mano por la multitud de los días. Y las calles de la ciudad estarán llenas de muchachos y muchachas que jugarán en ellas" (Zacarías 8:3-5).

En lugar de violencia urbana, asesinatos de pandillas y muerte prematura de niños; las familias vivirán tranquilas y seguras. Los ancianos y ancianas vivirán en paz sin ser víctimas de maltratos ni abusos. Las granjas prosperarán con métodos de agricultura sustentable. Lea esta inspiradora profecía en Amós 9:13: "He aquí vienen días, dice el Eterno, en que el que ara alcanzará al segador, y el pisador de las uvas al que lleve la simiente; y los montes destilarán mosto, y todos los collados se derretirán. Y traeré del cautiverio a mi pueblo Israel, y edificarán ellos las ciudades asoladas, y las habitarán; plantarán viñas, y beberán el vino de ellas, y harán huertos, y comerán el fruto de ellos. Pues los plantaré sobre su tierra, y nunca más serán arrancados de su tierra que yo les di, ha dicho el Eterno Dios tuyo" (Amós 9:13-15).

Agradezcamos a Dios que hay una esperanza para el futuro del mundo… ¡y que hay una esperanza para su propio futuro! En vez de una deshumanizada distopía, el glorioso Reino de Dios sobrepasará aun a la óptima y maravillosa utopía imaginada por los soñadores más optimistas. Los cristianos fieles de hoy, que son los verdaderos santos, estarán en la primera resurrección para ayudar a Cristo a gobernar el mundo. Darán comienzo al milenio de paz mundial. El profeta Isaías nos ofrece esta visión del milenio: "Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará. La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león como el buey comerá paja. Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora. No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la Tierra será llena del conocimiento del Eterno, como las aguas cubren el mar" (Isaías 11:6-9).

¡Agradezcamos a Dios porque su Reino viene pronto! ¡Usted debe mantenerse al tanto de las tendencias proféticas y las señales que anuncian el regreso de Cristo! Debe pedir en oración: ¡Venga tu Reino!

MÁS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN

Mostrar todos