Canadá legaliza el sexo con animales

Díganos lo que piensa de este artículo

"El Tribunal Supremo de Canadá acaba de dictaminar que algunos actos sexuales entre los seres humanos y los animales son legales" (Breitbart.com, 16 de junio de 2016).

Mientras que las acciones aprobadas en este caso son limitadas, los oponentes se preocupan por el abuso a los animales y los seres humanos que pueda ocurrir a causa de este fallo (ibídem). Durante miles de años, la Biblia ha condenado estas acciones pervertidas que están catalogadas como "abominaciones" (Éxodo 22:19; Levítico 18:23-27). El apóstol Pablo advirtió que moverse en esta dirección traerá graves consecuencias: "la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad… Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen" (Romanos 1:18, 28). Moisés advirtió a los antiguos israelitas y a sus descendientes modernos: "Porque yo sé que después de mi muerte, ciertamente os corromperéis y os apartaréis del camino que os he mandado; y que os ha de venir mal en los postreros días, por haber hecho mal ante los ojos del Eterno" (Deuteronomio 31:29). Actualmente, el llamado mundo occidental "cristiano" se apresura a descartar los valores bíblicos tradicionales y abrazar los valores no bíblicos que eran comunes en el antiguo mundo pagano. Aunque no debemos sorprendernos por estas acciones profetizadas desde hace mucho tiempo, es aleccionador observar y será aún más aleccionador ver cuando las naciones pecadoras sientan los resultados de estas acciones. Para entender por qué tales consecuencias vendrán, lean "Degeneración y regeneración".