La necesidad del sentido común

Martin Fannin
Díganos lo que piensa de este artículo

¿Construiría usted su casa en una zona de inundación bajo el nivel del mar? La mayoría no haría esto, pero si lo hicieran, carecerían de sentido común. ¿Qué hay de una ciudad? ¿Tiene sentido construir y perpetuar un área metropolitana en terreno que está bajo el nivel del mar? La pregunta podría ser, ¿puede hacerse? Obviamente, en condiciones óptimas puede hacerse y mantenerse, si la financiación masiva está disponible. Aun así, no hay garantía de que las fuerzas naturales no saturen los sistemas hechos por el hombre.

¿Y que hay del uso de los puertos marítimos? ¿Es prudente concentrar suministros de productos vitales en un área, especialmente si el área está propensa a problemas mayores relacionados con el clima? Como nación, dependemos en gran medida del petróleo crudo y sus productos refinados. Qué tan sabio es concentrar la mayor parte de nuestras instalaciones para importar y refinar este producto vital en un área? ¿Sería prudente aunque no existieran los problemas potenciales del clima?

En cuanto a los productos que son vitales para nuestro bienestar nacional, ¿no sería aconsejable diversificar geográficamente nuestras instalaciones? Es decir, asegurarnos de que tenemos una serie de opciones geográficas para la importación, transformación, fabricación, distribución, etc. Estamos familiarizados con el cliché, "no poner todos los huevos en una sola canasta", es decir, si se le cae la canasta es posible que pierda todo. Como nación, somos culpables de poner todos o la mayoría de nuestros huevos en una cesta? Y es esto cierto especialmente cuando se trata de suministros clave de energía? Por desgracia, la respuesta es sí. Y usted no tiene que ser un genio para predecir los numerosos problemas potenciales. Sin embargo, algunos podrían argumentar que existen razones rentables valiosas que funcionan en combinación para poner todo en una cesta. Esto puede ser cierto por un momento, pero cuando la canasta se caiga, ¿cuál será el costo final?

Como nación, ¿por qué no somos capaces de usar el sentido común la mayor parte del tiempo? Fallamos porque la codicia, el egoísmo, la prevención de la discriminación y otros aspectos negativos de la naturaleza humana se interponen. Se podría definir el sentido común como: hacer lo que es mejor para todos, todo el tiempo. Ciertamente no es el caso ahora. ¿Alguna vez será? ¡De nuevo, la respuesta es sí!

La palabra segura de Dios proclama que llegará el día cuando "la tierra será llena del conocimiento de Dios como las aguas cubren el mar" (Isaías 11: 9). Cuando esto ocurra, la tendencia humana actual de codicia y de interés propio serán cambiados. Entonces, el principio divino de amar al prójimo como a sí mismo se convertirá en la norma.

La Biblia es el fundamento de todo conocimiento verdadero, comprensión y sabiduría. Esto se ilustra en el Salmo 111: 10 que dice: "El temor del Eterno es el principio de la sabiduría; buen entendimiento tienen todos los que practican Sus mandamientos." Sí, la debida reverencia y respeto por Dios y Su palabra escrita nos equipa con lo que podría denominarse verdadero sentido común.

Hoy en día, el verdadero sentido común no es común del todo. Es un bien escaso, porque con demasiada frecuencia, el sentido común ha sido sacrificado en el altar de lo absurdo. Esto va a cambiar en el futuro y será una bendición para la nación y toda la humanidad.

Por favor lea el artículo, "¿Guía Dios los asuntos mundiales?," para que sepa cómo prepararse para los tiempos difíciles que se aproximan, con el sentido que sólo se puede obtener mediante el conocimiento de la palabra profética de Dios!