¿Es usted un empleado esencial?

Díganos lo que piensa de este artículo

Las noticias más buscadas en el 2020 incluyen: Coronavirus, avispas asesinas, incendios en Australia y, en cuarto lugar, desempleo. En la línea del desempleo, otra pregunta estaba en la mente de los lectores: "¿Soy un empleado esencial?" ¿Cuál es el trabajo más esencial en el que usted puede desempeñarse?

Según el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, este grupo de empleados esenciales está formado por "aquellos que llevan a cabo una variedad de operaciones y servicios que suelen ser esenciales para continuar con las operaciones de infraestructura crítica". Esa definición puede parecer amplia y vaga al mismo tiempo, pero se refiere simplemente a los trabajadores cuyos trabajos se consideran necesarios para que la sociedad continúe funcionando en medio de la pandemia. Los trabajadores de la salud y los trabajadores del servicio de alimentos son algunos de los ejemplos más obvios.

Debemos admirar con justa razón a quienes se sacrifican por el bienestar de los demás; después de todo, vivir una vida de servicio es un principio cristiano fundamental.

Hay muchas historias positivas que destacan la valentía del "espíritu humano". Por otro lado, también hay una Obra esencial que ha sido ignorada y, en ocasiones, incluso atacada. Ya sea por legisladores o ciudadanos enojados en la búsqueda de la respuesta de por qué está sucediendo esto, la religión y, quizás más precisamente, el cristianismo, han sido declarados no esenciales.

Si bien, los casinos, las tiendas de cannabis y las tiendas de armas se incluyen en el grupo de “operaciones de infraestructura importante”, la religión ha sido declarada irrelevante para cualquier solución. En el clima de lo "políticamente correcto", convocar a un día de oración y ayuno es un tema que ha generado controversia. ¿Es de extrañar por qué la división, la controversia y la animosidad están creciendo en todo el mundo? La Obra más esencial se ignora en favor de soluciones humanas, las cuales con frecuencia son peores que el problema inicial. Mientras crece la ira por los problemas surgidos en el 2020, la Biblia ofrece respuestas que tienen sentido. Dios explica las consecuencias naturales del mal uso de Su creación. Estas relaciones de causa y efecto se describen en la Biblia, las cual predice muchos de los problemas que vemos hoy (ver Levítico 26 y Deuteronomio 28). Además, Cristo profetizó que habría guerras, tensiones raciales, hambrunas, epidemias de enfermedades, terremotos y muchos otros dolores antes de Su regreso (véase Mateo 24).

Muchos comentaron, como si nuestros deseos cambiaran de alguna manera la realidad actual, "¡No puedo esperar a que termine 2020!" Parece que existe la creencia de que en el año 2021 todo volvería a la normalidad.

¿Sera el 2021 diferente? ¿Dejaremos de comer animales inmundos? ¿Reconoceremos nuevamente que un hombre que quiere ser mujer es un individuo que necesita otro tipo de ayuda diferente a la cirugía? ¿Reconoceremos que el hombre no es señor de su camino? (Jeremías 10:23) ¿y que necesitamos desesperadamente la guía de Aquel que nos ama y es verdaderamente bueno y justo?

La buena noticia es que se acercan tiempos mejores. Después de que todo lo que Cristo profetizó en Mateo 24 finalmente se cumpla, entonces el Reino de Dios se establecerá en la Tierra. Aquellos que participen en la Obra más importante del universo, difundirán el verdadero mensaje del evangelio y enseñarán las Leyes de Dios y el Camino que conduce a la vida.

El mundo necesita desesperadamente este mensaje de esperanza, esta Obra esencial. ¿Será usted parte de la difusión de este mensaje? ¿Será usted un empleado esencial?