¡El auge de la incredulidad!

Díganos lo que piensa de este artículo

Los últimos decenios han visto el surgimiento y propagación de fuerzas hostiles a las verdades bíblicas y las creencias cristianas, especialmente entre los miembros más prósperos y educados de la sociedad. Para algunos, este cambio es el resultado inevitable del progreso social e intelectual, pero la Biblia lo predijo hace mucho, como señal de que se acercan el fin de la era y el regreso de Jesucristo. ¡Esas profecías antiguas están cobrando vida en nuestras sociedades!


Profecías antiguas

Cuando los discípulos de Jesús le preguntaron: "¿Qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?" Les advirtió: "Muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos" (Mateo 24:3, 11). El apóstol Pablo hizo eco de esta advertencia en varias ocasiones, diciendo: "En los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe [abandonarán, se rebelarán, contra la fe], escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos" (1 Timoteo 4:1-2), y "en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos [de sus propias ideas]… blasfemos [arrogantes, despreciando a los demás]… impíos [irreverentes, sin religión]… calumniadores… amadores de los deleites más que de Dios" (2 Timoteo 3:1-4).

El apóstol Pedro hizo advertencias proféticas similares: "Habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras… Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado" (2 Pedro 2:1-2). Predijo que vendrían "falsos maestros" [maestros que enseñarían falsedades]… "hablando mal [despreciando y mofándose] de cosas que no entienden" y "hablando palabras infladas y vanas" (necedades arrogantes) que apelarían a los deseos sensuales de la gente (2 Pedro 2:12, 18). Es claro que Pedro situó estas advertencias en el contexto del tiempo del fin: "sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias" (2 Pedro 3:3). Por su parte, Judas, hermano de Jesús, escribió: "tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo; los que os decían: En el postrer tiempo habrá burladores, que andarán según sus malvados deseos (Judas 17-18).

El comentario bíblicoExpositor afirma que Pedro está prediciendo la aparición de burladores en los últimos días, quienes niegan las verdades bíblicas y viven de un modo contrario a Dios… que niegan una escatología futura [un cumplimiento final de las profecías], y que mofándose de la fe de los cristianos, respaldan su propia posición; haciendo caso omiso de cualquier hecho que encierre significado profético (ver 2 Pedro 3:3-4). Los cambios notorios que han ocurrido en los decenios recientes y que están ocurriendo hoy son importantes y definitivamente concuerdan con varias profecías citadas en el Nuevo Testamento para el tiempo del fin.

Hechos de actualidad

Uno de los fenómenos más sorprendentes de los últimos tiempos en las naciones "cristianas" de Occidente ha sido el auge de ateos y agnósticos militantes que arremeten contra las creencias cristianas y los valores judeo cristianos, fundamento de la civilización occidental. Han aparecido libros, artículos y páginas en la red que ridiculizan las Escrituras, se burlan del Dios de la Biblia, trivializan la idea de que Jesús regresará y hacen mofa de las instrucciones morales basadas en la Biblia. Estos críticos, que se erigen en maestros de la humanidad, aseguran que "Dios es imaginario" y que libros enteros en la Biblia son inventos fabricados por impostores desconocidos. Pese a que la mayoría de los ciudadanos de las naciones occidentales se dicen cristianos, vemos organizaciones ateas entablando pleitos legales para retirar reproducciones de los diez mandamientos de los lugares públicos, eliminar la oración en los salones de clase e impedir toda forma de educación cristiana en las escuelas sostenidas por el Estado… ¡y al mismo tiempo animan a los estudiantes a aprender y practicar religiones paganas!

Se han establecido fundaciones para instruir al público en materia de ateísmo, agnosticismo e incredulidad y para prestar ayuda a los miembros del clero que deseen abandonar su fe. Se han realizado manifestaciones para promover ideas ateas, donde los asistentes levantan letreros que dicen que "Dios es un mito" y "Somos irreligiosos. Acéptelo". En una manifestación en la capital de los Estados Unidos, el ateo británico Richard Dawkins instó a los 10.000 presentes a "confrontar a los creyentes respecto de sus creencias ‘más absurdas’" y "burlarse y ridiculizarlos en público". Otro orador encabezó con la multitud el Juramento de Lealtad a la Bandera omitiendo deliberadamente la frase "bajo Dios". Es extraño ver a ateos militantes modernos exigiendo "liberarse de la religión" en naciones occidentales que siempre han permitido la "libertad dereligión".

Historia olvidada

Las colonias que originalmente formaron los Estados Unidos fueron colonizadas principalmente por disidentes ingleses que buscaban libertad religiosa. Los primeros colonos eran británicos en un 80 por ciento y protestantes en un 98 por ciento. Hablaban un mismo idioma, profesaban una religión y tenían una serie de valores en común; y creían firmemente que la mentira, el hurto, la ebriedad, el adulterio, el divorcio y la homosexualidad eran pecados tal como se indica en las Escrituras. El escritor francés Alexis de Tocqueville observó en el siglo 19 que "el destino entero de los Estados Unidos" y su cultura anglo protestante recibió forma de los puritanos de Inglaterra y su concepto de la supremacía de la Biblia como guía para la conducta humana.

No obstante, en los últimos decenios todo esto ha cambiado, tanto en Europa como en los Estados Unidos, con el auge de fuerzas hostiles a este legado cristiano histórico. Ciertas conductas que antes se condenaban como pecado, hoy se aceptan y promueven como normales. El divorcio y el aborto son aceptados y van en aumento. En naciones que antes se decían "cristianas", ateos, agnósticos y homosexuales militantes se pavonean y se burlan de quienes creen en las Escrituras y en el Dios de la Biblia. Hoy la región de Anglia, en el Sur de Inglaterra, de donde salieron originalmente los peregrinos, se considera "la capital atea" de Inglaterra y un "lugar sin Dios".

Hora de rendir cuentas

Lo que muchos no comprenden en la actualidad, es que Dios sí existe y que las profecías bíblicas que predijeron el auge de la incredulidad y le hostilidad contra la fe cristiana al final de la era, también revelan que vendrá un juicio sobre las naciones que abandonen su legado cristiano. Hace más de tres mil años, Moisés profetizó que "en los postreros días" las naciones descendientes de Israel se apartarían de Dios y se corromperían del todo (Deuteronomio 31:29). El profeta Jeremías advirtió que los pueblos israelitas se "alejarían" de Dios y se volverían a la idolatría: "Te planté de vid escogida… ¿Cómo, pues, te me has vuelto sarmiento de vid extraña?" (Jeremías 2:21). El profeta Oseas también predijo: "Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos… le castigaré por su conducta, y le pagaré conforme a sus obras" (Oseas 4:6-9). ¡Estamos viendo estas profecías antiguas que ahora cobran vida!

MÁS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN

Mostrar todos