¡Cuando ataca Satanás!

Díganos lo que piensa de este artículo

Jesucristo describió a Satanás como un ser espiritual real, afirmando: "Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera" (Juan 12:31).


El Nuevo Testamento indica claramente que por ahora Satanás está a cargo de la sociedad humana. Es obvio que el Dios Todopoderoso puede imponerse en cualquier momento, pero en general está permitiendo que el mundo siga sus propios caminos para que aprenda la lección de 6.000 años de historia humana. El apóstol Pablo describió a Satanás como el "príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia" (Efesios 2:2). Satanás tiene potestad sobre la atmósfera terrestre. Bajo su influencia se difunden actitudes erradas e ideas pervertidas por todo el mundo, a veces por medio de la televisión, a veces por la internet, a veces por otros medios de difusión.

Uno de los muchos ejemplos del engaño masivo perpetrado por Satanás y su empeño en destruir a la familia, es la nueva traducción de la Biblia llamada versión de la Reina Jacobo. La portada tiene una cruz con los colores del arco iris, símbolo del "orgullo gay"; y su objeto es tergiversar los versículos que condenan el homosexualismo para hacer imposibles las interpretaciones llamadas "homofóbicas". En total se revisaron ocho secciones para eliminar las instrucciones claras de Dios.

La mayoría de los suscriptores de El Mundo de Mañana ya saben que, de principio a fin de la Biblia, ¡El Dios Todopoderoso condena el homosexualismo en todas sus formas! Refiriéndose al "razonamiento humano" detrás de aquella práctica perversa, que se veía inclusive entre los filósofos antiguos, la Palabra de Dios dice: "Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío" (Romanos 1:26-27). El Dios Todopoderoso dice que las prácticas homosexuales son "pasiones vergonzosas". Su Palabra inspirada expone la actitud de Él hacia los hechos que dieron origen a la palabra sodomía: "Como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno. No obstante, de la misma manera también estos soñadores mancillan la carne, rechazan la autoridad y blasfeman de las potestades superiores" (Judas 7-8).

Observemos que los líderes homosexuales que "mancillan la carne" se muestran también muy dispuestos a rechazar la autoridad y se la pasan hablando mal de las potestades superiores. Es así porque Satanás busca, mediante prácticas perversas como esta, destruir el modo de vida decente que produce familias felices e hijos equilibrados y genera seres humanos que son futuros miembros de la propia Familia divina. Los verdaderos santos de Dios han de reemplazar a Satanás y sus demonios como gobernantes del mundo (Apocalipsis 5:9-10). Satanás no tolera esta idea y está llenando el mundo de ideas viles sobre la sexualidad y otras formas de egoísmo, poniendo a los seres humanos en la búsqueda de su propio placer por cualquier medio diferente de la obediencia a nuestro Creador.

Si no tenemos cuidado, Satanás pondrá toda suerte de ideas malignas en nuestra mente. Aun cuando estemos pensando en cosas normales, aun cuando leamos libros normales y veamos programas de televisión normales; a veces comenzará a bombardear nuestra mente con pensamientos malos, vanos u odiosos. Nos moverá, si puede, a hacer cosas malas respecto de la sexualidad y aun de la violencia. Si miramos a los ojos de algunas personas que han cometido las atrocidades más horribles, como el asesinato de decenas de niños en las escuelas en años recientes, con frecuencia vemos una mirada extraña y "salvaje". À menudo, los psicólogos atribuyen todo esto a una descomposición mental. Sin embargo, con el aumento de estos fenómenos, y con la concientización del pueblo y los ministros verdaderos de Dios, encontraremos que muchas de estas situaciones son causadas por demonios que infestan o poseen la mente de individuos pervertidos. Es así porque Satanás es real. Y debemos comprender que nosotros estamos en una "guerra espiritual" ¡luchando contra las fuerzas invisibles de Satanás el diablo!

El apóstol Pablo instruyó así a todos los cristianos sinceros: "Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes" (Efesios 6:11-12).

Ciertamente, nos encontramos en una guerra espiritual. Los insto a que lo reconozcan así por su propio bien. ¡No bajen la guardia! Sigan las instrucciones de Dios, aprendiendo a vestir "toda la armadura de Dios", para que puedan estar firmes en el día malo. Que Dios ayude a todos nuestros lectores a comprender profundamente el poder de los engaños satánicos tanto a las personas individualmente como a naciones enteras. Porque vendrá pronto el tiempo cuando Satanás será arrojado a la Tierra nuevamente, después de su intento final por atacar el trono de Dios. Caerá "con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo" (Apocalipsis 12:9-12). ¿Podrá usted ver y comprender las fuerzas invisibles que intentarán torcerle la mente? ¿Resistirá al diablo con poder, de modo que no pueda destruirlo a usted ni a sus seres queridos en las batallas espirituales que se avecinan?

Mientas Satanás continúe transmitiendo actitudes e ideas erradas por toda la atmósfera del mundo, colocará en la mente de las personas ideas y pensamientos negativos y desilusionadores. Tratará de influir en cada persona para que actúe de forma contraria a los caminos y leyes del Creador. Por eso, Dios inspiró al apóstol Santiago para que nos amonestara así: "Resistid al diablo, y huirá de vosotros" (Santiago 4:7). Nosotros tenemos que hacer nuestra parte, resistiendo activamente esas actitudes erradas tan pronto nos demos cuenta de que muchas vienen directamente de Satanás.

Pídale al Dios Todopoderoso que le conceda entendimiento y también su salvación, y que sepa demostrar para sí mismo las verdades fundamentales: el reconocimiento de que existe un Dios muy real, Creador del Cielo y de la Tierra, y que dirige la marcha de los sucesos principales del mundo y de la vida de usted. Es preciso que comprenda estos temas básicos a fin de sobrevivir física y espiritualmente a los años peligrosos que se avecinan. Si usted así lo desea, le rogamos que se comunique con nosotros ahora mismo y solicite un ejemplar gratuito de nuestra publicación El Dios verdadero—Pruebas y promesas. Este esclarecedor folleto, que le dará mucho en qué pensar, ofrece conocimiento acertado más allá de lo que usted ha tenido antes; y fortalecerá su fe. No permita que el diablo lo confunda. No deje que "se meta con su mente". Como bien nos amonesta la Biblia: "Aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo" (2 Corintios 10:3-5).

Amigos, vivimos en tiempos turbulentos. Felizmente, los cristianos verdaderos tienen los ojos puestos en Cristo. Tenemos que esforzarnos mucho para impedir que Satanás nos arrastre más y más hacia la "Babilonia" moderna: el sistema de confusión religiosa y voluntad propia guiados por Satanás el diablo. Debemos estar dispuestos a actuar conforme a la verdad tal como Dios la revela. Tenemos que estar dispuestos a "salir" de la Babilonia moderna (Apocalipsis 18:4) con un sentido de verdadera urgencia. ¡Que Dios ayude a cada uno de nosotros a comprender y a hacer nuestra parte!

MÁS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN

Mostrar todos