Las sequías y las inundaciones empeoran

Díganos lo que piensa de este artículo

Según la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica, aproximadamente el 45 por ciento de los Estados Unidos se encuentra actualmente en sequía, y se prevé que la situación empeore en los próximos meses (New York Times, 15 de octubre de 2020). Aunque gran parte de la sequía está concentrada en las regiones normalmente áridas del suroeste, parte del valle de Ohio, generalmente exuberante, y el noreste también están sufriendo sequías. Los científicos del clima dicen que esta es la peor sequía desde el 2013. También se espera que durante el invierno (invierno en el hemisferio Norte) la sequía se desarrolle en el sureste de Estados Unidos, lo que provocará más incendios.

Según la Universidad de Melbourne, el sur de Australia está experimentando uno de los climas más secos en 800 años, lo que ha causado la destrucción de cultivos, ganado y una gran cantidad de vida silvestre. Sin embargo, zonas del norte del país han tenido condiciones más húmedas de lo que han experimentado en siglos. Retrocediendo unos 250 años, investigadores de Alemania y de la República Checa determinaron que la sequía de 2018 a 2919 en Europa central fue la sequía más extensa y severa en la zona desde 1766 (Phys.org, 6 de agosto de 2020).

Aparte de las sequías, este año diez huracanes tocaron tierra en los Estados Unidos, rompiendo un récord que se mantuvo durante más de un siglo y dejando enormes cantidades de lluvia en los estados de la costa del Golfo (Weather.com, 13 de octubre de 2020). Este año, la temporada de huracanes del Atlántico también podría romper el récord del 2005 con el mayor número de tormentas con nombre. Y según un artículo reciente de New Scientist: “Los años 1990-2016 se encuentran entre los peores períodos de inundaciones en Europa en cinco siglos”.

¿Por qué estos acontecimientos son importantes? Las profecías bíblicas advierten que al fin de esta era, las naciones de descendencia israelita como los Estados Unidos, el Reino Unido, gran parte de Europa Occidental, Australia, Nueva Zelanda y Canadá, experimentarán tanto sequías como inundaciones. El profeta Amós dice: “También os detuve la lluvia tres meses antes de la siega; e hice llover sobre una ciudad, y sobre otra ciudad no hice llover; sobre una parte llovió, y la parte sobre la cual no llovió, se secó” (Amós 4:7). Si bien las tendencias aumentan y disminuyen, podemos esperar que ocurra una actividad aún más extrema a medida que nos acercamos a lo que la Biblia llama el “fin del siglo”. Para más información sobre el clima extremo predicho para el futuro, vean nuestro programa “¿Por qué hay climas extremos?”