Las personas que no están afiliadas a ninguna organización religiosa compiten por el primer lugar

Staff de Noticias y Profecía
Díganos lo que piensa de este artículo

Los datos publicados recientemente por la Encuesta Social General y que fueron analizados por Ryan Burge, un miembro de la facultad de la Universidad de Eastern Illinois, indican que la proporción de la población de los Estados Unidos que dice no estar afiliada a ninguna organización religiosa, continúa aumentando (Religion News, 21 de marzo de 2019). Actualmente, esa población constituye el 23.1 por ciento de los estadounidenses, a la par con los grupos religiosos más prevalentes, los evangélicos (22.5%) y los católicos (23%).

Según Burge: “Esas personas sin afiliación religiosa han estado creciendo desde hace mucho tiempo… Ha sido un aumento constante y continuo en los últimos 20 años. Era evidente que esto iba a suceder”. El artículo analiza el poderoso y preocupante impacto que esta creciente proporción de personas sin ninguna afiliación religiosa tendrá en la política estadounidense. El profesor Burge también indica que, en las últimas décadas, han sido principalmente los protestantes los que  han renunciado a su afiliación religiosa. Si bien la mayoría de ellos creen en Dios (78%), no sienten la necesidad de afiliarse a una organización religiosa.

El apóstol Pablo advirtió que una de las señales de las que seríamos testigos “en los postreros días”, sería un número cada vez mayor de personas “que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella” (2 Timoteo 3:5). Estas personas serán parte de una sociedad que la Biblia describe como "amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno” (vs. 2-3). A medida que nuestras sociedades se vuelven cada vez más seculares, vemos que más personas se apartan de la religión organizada para buscar experiencias espirituales de su elección, tal como lo predicen las profecías bíblicas. Esta tendencia está siendo impulsada por la irrelevancia y la falta de respuestas del cristianismo moderno. Para una mejor comprensión de la naturaleza del cristianismo moderno y cómo esto se relaciona con el aumento en el porcentaje de las personas sin ninguna afiliación religiosa, lean o escuchen El falso cristianismo, un engaño satánico.