El poder de caminar

Díganos lo que piensa de este artículo

El neurocientífico Shane O’Mara recientemente publicó su último libro titulado: In Praise of Walking (The Guardian, 28 de julio de 2019). En el libro habla sobre el impacto del ejercicio y caminar en el cerebro y la memoria. En una entrevista, el doctor O'Mara dijo: “Nuestros sistemas sensoriales funcionan al máximo cuando se mueven". Más específicamente: “Resulta que los sistemas cerebrales que apoyan el aprendizaje, la memoria y la cognición son los mismos que están [negativamente] afectados por el estrés y la depresión”. La actividad física regular ayuda a reducir el estrés y la depresión.

Investigaciones recientes muestran que el aprendizaje y la memoria se ven afectados positivamente por ondas cerebrales específicas que se estimulan al caminar y hacer ejercicio. El ejercicio físico también aumenta las sustancias químicas en el cerebro que lo ayudan a establecer nuevas conexiones. Estas sustancias químicas aumentan la “elasticidad durante el envejecimiento y la capacidad para recuperarse de los daños causados ​​por traumas o infecciones”.

La Biblia afirma que el ejercicio físico tiene sus beneficios (1 Timoteo 4:8). Por supuesto, Jesucristo y sus apóstoles viajaron a pie por toda la Tierra Santa durante el ministerio de Cristo, y conocían el ejercicio físico. Dios diseñó el cuerpo con necesidades físicas, y cuanto más aprende la ciencia, más nos damos cuenta de la importancia del ejercicio, ¡no solo para el cuerpo, sino también para el cerebro! Para más consejos sobre una vida saludable, lean “¿Sigue usted las huellas de Cristo?”