Ciberataque a oleoducto en Estados Unidos

Díganos lo que piensa de este artículo

La semana pasada, una banda de ransomware aparentemente con sede en Rusia mantuvo electrónicamente como rehén a Colonial Pipeline con sede en Estados Unidos hasta que pagó $4,4 millones en criptomonedas imposibles de rastrear (New York Times, 14 de mayo de 2021). Colonial Pipeline maneja la mitad de la gasolina y el combustible que se utiliza para los aviones en la costa este de los Estados Unidos. Una evaluación realizada por el gobierno de los Estados Unidos encontró que “el país solo podía permitirse otros tres a cinco días con el oleoducto Colonial cerrado antes de que los autobuses y otros medios de transporte público tuvieran que limitar las operaciones debido a la falta de combustible diésel. Las fábricas de productos químicos y las operaciones de las refinerías también cerrarían porque no habría forma de distribuir lo que producen”.

Este ciberataque de ransomware reveló múltiples vulnerabilidades en el sistema de distribución de combustible en los Estados Unidos y en el funcionamiento interno de Colonial Pipeline. Estas vulnerabilidades ahora son claras, no solo para la empresa y para el gobierno de los Estados Unidos, sino también para los futuros piratas cibernéticos. El incidente destaca cuán dependiente es la sociedad estadounidense del combustible y cuán rápido la falta de combustible puede interrumpir la vida y el progreso en múltiples niveles.

Si bien las profecías hablan de las guerras y los conflictos que vendrán, incluidos movimientos masivos de tropas físicas (Apocalipsis 9:16; 16:12), los ciberataques ilustran que las “guerras” también se pueden librar electrónicamente desde el anonimato seguro de Internet, donde los ataques que pueden perjudicar a la nación pueden hacerse con muy pocas probabilidades de represalias. Estos ataques dejan a las empresas y a las naciones indefensas y a merced de los piratas cibernéticos. Esta podría ser otra forma en la que “la soberbia de vuestro orgullo”, de las naciones israelitas puede ser quebrantada (Levítico 26:19). Para más información sobre este tema, lean “¿Está usted preparado para lo que viene?