¿Para qué embriagarse?

VG Lardé
Díganos lo que piensa de este artículo

En unas pocas horas, el mundo celebrará el día de Año Nuevo, y muchas personas estarán ebrias en estas ocasiones, "solo por diversión". Pero a veces, las consecuencias no son tan divertidas. Muchas personas tienen dolores de cabeza. Las peleas surgen entre amigos y familias. Otros terminarán la noche en el hospital y algunos "terminarán la fiesta" en la morgue porque murieron en un accidente automovilístico causado por conducir bajo la influencia del alcohol.

En Francia, el alcohol está involucrado en el 30% de los accidentes de tráfico y es la principal causa de muertes en la carretera. Cada año, más de 1,000 personas mueren por este motivo (securite-routiere.gouv.fr). Hace unos años, una campaña de concientización para las celebraciones de fin de año se titulaba Si te preocupas por alguien, lo detienes, con la frase "No conduzcas si estás borracho". ¿Pero esos esfuerzos realmente educan a las personas? ¿O solo alientan a las personas a evitar las consecuencias de la embriaguez, en lugar de tratar de lidiar con la embriaguez en sí?

Dios realmente trata de educar a la humanidad. Él da leyes para nuestro bien y explica claramente las consecuencias del mal comportamiento y las conductas irresponsables. Además, Él registró ejemplos para nosotros en la Biblia (1 Corintios 10:6, 11).

La Biblia habla específicamente sobre el alcohol y Dios no prohíbe su consumo (ver Deuteronomio 14:26, Juan 2:1-10, 1 Timoteo 5:23), ¡pero él prohíbe su mal uso! En tiempos antiguos, a los sacerdotes se les prohibía beber "vino o bebida embriagante", cuando ellos iban “al tabernáculo de reunión, … para poder discernir entre lo santo y lo profano, y entre lo inmundo y lo limpio, " (Levítico 10:9-10) Hoy, no hay más tabernáculo físico (o templo), pero la Iglesia de Dios todavía sigue el mismo principio, con sus ministros que no beben alcohol antes de predicar.

El primer ejemplo de embriaguez en la Biblia se menciona en Génesis 9. Después del diluvio, “comenzó Noé a labrar la tierra, y plantó una viña; y bebió del vino, y se embriagó, y estaba descubierto en medio de su tienda. Y Cam, padre de Canaán, vio la desnudez de su padre" (v. 20-22). ¿Qué pasó exactamente? La Biblia no dice en detalle, pero implicaba algún tipo de actividad sexual ilícita.  Luego "despertó Noé de su embriaguez, y supo lo que le había hecho su hijo más joven, [el hijo más joven de Cam] y dijo: Maldito sea Canaán; Siervo de siervos será a sus hermanos.” (vs. 24-25). La palabra "siervo" ("ebed") también significa "esclavo", por lo que la maldición es realmente grave ¡ser "el esclavo de los esclavos" de sus hermanos! Noé no inició este pecado, pero no habría sucedido si no se hubiera embriagado.

Unos siglos más tarde, después de huir de Sodoma, Lot encontró refugio en una zona aislada con sus hijas, quienes no tenían hijos, " Y dieron a beber vino a su padre aquella noche, y entró la mayor, y durmió con su padre." Al día siguiente "dieron a beber vino a su padre también aquella noche, y se levantó la menor, y durmió con él…Y las dos hijas de Lot concibieron de su padre." (Génesis 19:30-38).

Las hijas de Lot probablemente todavía estaban influenciadas por el estilo de vida de Sodoma, porque no parecían preocuparse por el incesto, que está claramente prohibido por Dios (Levítico 18:7). También habían visto destruido todo su mundo y llevaron a su padre, Lot, a cometer incesto involuntariamente, porque pensaban que su linaje terminaría. Estaba tan borracho que "no sabía cuándo [se acostaron] o cuándo [se levantaron]" (Génesis 19:33, 35). Sin embargo, al igual que Noé, podría haber evitado esta situación al no beber demasiado.

Dios prohíbe el abuso del alcohol porque podemos perder la conciencia (Isaías 28:7, Efesios 5:18). Él explica: " No mires al vino cuando rojea…Mas al fin como serpiente morderá, Y como áspid dará dolor. Tus ojos mirarán cosas extrañas, Y tu corazón hablará perversidades…” (Proverbios 23:31-35).

Pablo escribió "Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna. " (1 Corintios 6:12). El abuso del alcohol es una de esas cosas que pueden subyugarlo. Además, el abuso del alcohol puede eventualmente no permitirle ingresar en el Reino de Dios (1 Corintios 6:10).

En lugar de lidiar con las consecuencias de la embriaguez, que puede ser fatal (física y espiritualmente), sea sobrio y moderado cuando beba alcohol. Controle su mente y su cuerpo en todo momento (el último atributo del fruto del espíritu, Gálatas 5:22). Por lo tanto, nos protegemos de las consecuencias trágicas. En lugar de lidiar con las consecuencias, eliminamos la verdadera causa del problema.

Por favor, lea Los diez mandamientos y asegúrese de solicitarlo el folleto es gratuito.