Lecciones de “Rogue One”

Díganos lo que piensa de este artículo

“Como la mayoría de los niños nacidos en las últimas décadas, a mis hijos les encanta Star Wars. Cada nueva película es recibida con entusiasmo, y Rogue One no es una excepción. Como una de las muchas personas que les gusta ese tipo de películas, por lo general espero compartir esta experiencia cultural con ellos. Sin embargo, Rogue One me puso a pensar, ya que las críticas la describen como una historia más oscura y más centrada en la guerra que en la narración tradicional sobre el paso de la niñez a la adultez en la que suele centrarse Star Wars. Decidí primero ir a ver la película con mi esposa, en parte para ver si sería apropiada para nuestros hijos.”

Este comentario no es una revisión, aprobación o avance. Voy a tratar de evitar ser aguafiestas. Basta con decir que las otras críticas eran correctas, y Rogue One era una película mucho más oscura. Los Rebeldes son más moralmente conflictivos y ambiguos. A medida que luchan con su misión, llegan a darse cuenta de que lograr el mayor propósito requerirá riesgo, osadía y sacrificio. Mientras que la mayoría de las películas de Star Wars tienen la banda de héroes sobreviviendo contra adversas probabilidades, los Rebeldes de Rogue One a menudo no sobreviven a las batallas que luchan. Me pregunté cómo reaccionarían mis hijos al ver una película en la que tantos de los protagonistas mueren luchando por lo que creen.

No he decidido exactamente cómo manejar cosas con mis propios hijos, pero siento que hay una lección que podrían aprender de Rogue One. Por otra parte, es una lección que quiero que eventualmente ellos aprendan, ya sea que alguna vez vean esa película o no. Esa lección es sorprendentemente sencilla: incluso aún cuando no se conozcan los resultados finales con anterioridad, se hace lo correcto. Rogue One es interesante, en parte, porque los miembros de la audiencia, al igual que los personajes, no saben quién vivirá y quién morirá. Sin embargo, vemos que llegan al punto donde reconocen que deben hacer lo que es correcto, aunque les cueste la vida.

Mientras que mis hijos nunca tendrán que robar planes de la Estrella de la Muerte, ellos también tendrán momentos en su vida cuando no sabrán cuáles serán las consecuencias, aunque tomen la decisión correcta. Espero criar a mis hijos para que decidan vivir el modo de vida de Dios, como se describe en su Palabra inspirada, la Santa Biblia. La Biblia registra muchas historias de héroes fieles que tomaron la decisión correcta, aún cuando no conocían el resultado. Y, a pesar de tener una fe muy similar unos con otros, estos héroes también experimentaron muchos resultados diferentes, ¡incluso al tomar la misma decisión de ser fieles a Dios!

Pablo resume este aspecto de vivir el modo de vida de Dios en Hebreos 11. Después de describir muchos ejemplos específicos de personas fieles, Pablo comienza a exponer cómo su fe les trajo beneficios: los fieles "conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros. Las mujeres recibieron sus muertos mediante resurrección” (Hebreos 11:33-35).  ¡Hasta aquí todo bien! Si sólo Pablo se detuviera allí, podríamos comenzar a pensar que la fe siempre tiene buenas consecuencias en esta vida presente. Pero el versículo 35 continúa: "Otros fueron atormentados, no aceptando el rescate, a fin de obtener mejor resurrección.  Otros experimentaron vituperios y azotes, y a más de ésto prisiones y cárceles.  Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados; de los cuales el mundo no era digno” (Hebreos 11: 35-38).  Pablo señala que algunos del pueblo de Dios fueron fieles, pero aún sufrieron durante su vida física por sus buenas decisiones.

Si Rogue One me ayuda a enseñar esta lección a mis hijos o no, con el tiempo ellos tendrán que aprenderla. Nosotros "peleamos la buena pelea" porque es lo correcto. Lo hacemos porque Dios nos ha prometido un futuro después de la muerte, no porque sepamos exactamente cuáles serán las consecuencias en esta vida.

¿Va usted a defender algo, sin importar el riesgo? ordene hoy el folleto gratuito, ¿Qué es un verdadero cristiano?