Un amigo en necesidad

Jonathan McNair
Díganos lo que piensa de este artículo

¿Quién es un amigo en necesidad? Hay pocas cosas tan satisfactorias en la vida como una buena amistad. Los niños anhelan intensamente tener amigos, y continuamos apreciando a nuestras amistades hasta nuestros últimos años de vida. La abreviatura de "mensajes de texto" “BFF", por sus siglas en inglés, “Best Friend Forever” (“mejor amigo para siempre”), habla de un sincero deseo que se siente casi universalmente. ¿Quién no quisiera tener un amigo con quien compartir nuestros días de felicidad y alegría, y que también esté allí para nosotros cuando las cosas no vayan tan bien?

El libro de Proverbios en la Biblia ofrece muchos pensamientos profundos sobre la amistad. Muchos conocen este famoso versículo: “El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; y amigo hay más unido que un hermano” (Proverbios 18:24). Pero, ¿cuántos se dan cuenta de que esta es una mala traducción del texto original en hebreo? Una mejor traducción revela otro principio clave: “Hay quienes parecen amigos, pero se destruyen los unos a los otros; el amigo verdadero es más leal que un hermano” (versión Nueva Traducción Viviente). ¿Son nuestras amistades “de un kilómetro de ancho y de un centímetro de profundidad”? ¿Tenemos tantos "amigos" superficiales que perdemos de vista lo que es la verdadera amistad? La verdadera amistad une a las personas en los tiempos buenos y en los tiempos malos. "En todo tiempo ama el amigo, y es como un hermano en tiempo de angustia " (Proverbios 17:17). Y considere: “El ungüento y el perfume alegran el corazón, y el cordial consejo del amigo, al hombre” (Proverbios 27:9).

Por medio de estos versículos y otros, vemos un tema común: la amistad es una posesión preciosa, que se valora mucho más en tiempos de necesidad.

Nuestras amistades, a menudo se forman como resultado de factores fuera de nuestro control. No elegimos a nuestros hermanos (incluso en el caso de la adopción, la decisión la toman nuestros padres), sin embargo, los lazos que formamos con nuestros hermanos y hermanas son especialmente fuertes y preciados.

Muchas veces desarrollamos "amistad" con las personas que conocemos en nuestros lugares de trabajo, debido a que pasamos mucho tiempo con ellos, y los lazos de amistad a menudo se desarrollan de manera muy natural. Lo mismo se aplica para las personas llamadas por Dios a su Iglesia. Los que tenemos la bendición de ser llamados a la Iglesia de Dios, desarrollamos fácilmente amistades con las personas que Dios nos ha colocado cerca y, con las que compartimos intereses, valores y objetivos.

A lo largo de nuestras vidas, podemos sorprendernos si miramos hacia atrás y reflexionamos sobre cuántos “amigos” han venido y se han ido. Sin embargo, aún quedan algunas personas con las que hemos hecho un esfuerzo especial para tener una amistad más profunda y cercana. Tal vez fuimos nosotros los que iniciamos ese esfuerzo, o tal vez el primer acercamiento provino de los nuevos amigos. Pero no importa cómo hayan llegado a ser nuestros amigos, aquellos con quienes tenemos más cercanía son aquellos que nos recuerdan en nuestros momentos de necesidad. El apóstol Santiago describe al patriarca bíblico Abraham como un "amigo de Dios" (Santiago 2:23). ¿Cómo “cementaron” Abraham y Dios esa amistad? Por la presencia de Dios durante los tiempos de necesidad de Abraham. Dios estaba allí cuando Abraham era un extranjero, lejos de casa, cuando corría el peligro de perder a su esposa, cuando estaba a punto de sacrificar a su hijo Isaac, cuando corría a rescatar a su sobrino de los atacantes, y cuando necesitó guía para elegir una esposa para Isaac más adelante.

Abraham ciertamente tuvo una relación especial con Dios y nosotros podemos tener una relación similar con Él si estamos dispuestos a pedirle que esté con nosotros en nuestros momentos de adversidad, y si seguimos los consejos amorosos que nos da a lo largo de las Escrituras.

Dios se puso a la disposición de Abraham como amigo. Si usted mira a su alrededor, ¿hay alguien que necesite su amistad ahora mismo? ¿Alguien que realmente apreciaría una llamada o una nota, porque que necesita de su aliento y apoyo?¡Tal vez haya alguien a su lado!

Para aprender más sobre el amor de Dios por nosotros, y el amor que Él quiere que compartamos con otros, lea nuestro folleto ¿Qué es un verdadero cristiano? Tal vez es el momento de que busque amistad con alguien que lo necesite.