Lealtad

Díganos lo que piensa de este artículo

Si usted le preguntara a mi primo acerca de la lealtad, él le hablaría sobre la operación de un puesto de ametralladora durante la Segunda Guerra Mundial en una isla del Pacífico. Durante un ataque del enemigo, su compañero lo abandonó, y lo dejó que se defendiera el solo. Fue herido gravemente, y aunque vivió para volver a casa, esa experiencia lo dejó discapacitado y con amargura por el resto de su vida. ¿Las pruebas y la traición lo afectaran a usted de la misma manera?

Hay una comparación interesante entre mi primo y su compañero. Ambos eran soldados, cada uno llevaba el mismo uniforme, cada uno tenía el mismo entrenamiento. La diferencia era que uno permaneció en su puesto asignado y el otro renunció en lo más candente de la batalla. El mundo enfrenta otro momento de prueba y tribulación, y todos debemos hacernos la pregunta: "¿Qué voy a hacer en el momento de la verdad?"

Algunos que se llaman a sí mismos cristianos simplemente tienen conocimiento físico (saben lo que la Biblia dice), mientras que otros son cristianos conversos (practican lo que saben). El objetivo principal para los verdaderos cristianos es pasar por los años de aprendizaje de esta vida y vencer el mundo, para experimentar una verdadera conversión. Y a lo largo del camino, muchos han enfrentado, y enfrentarán acusaciones, traiciones y heridas. ¿Cuando usted hace frente a la dificultad, recuerda usted que otros han tenido experiencias similares, o tal vez peores? Aprender a perdonar es parte del entrenamiento cristiano, y para que ese entrenamiento realmente "surta efecto", a veces debe hacerse en el campo de batalla mientras se enfrenta al enemigo.

Cuando el ser humano recibe una amenaza de alguna naturaleza, generalmente prefiere quedarse en su "zona de confort", una zona en que se sienta protegido, donde pueda defenderse de heridas o traiciones, o si alguien se aprovecha de el de cualquier otra manera. Pero, cuando Dios nos llama, el pide que bajemos la guardia. Se nos pide perdonar y aprender a dar la otra mejilla, y esto es difícil de hacer. La naturaleza humana tiende a aferrarse a las ofensas, a guardar rencor y a vengarse. Pero la Biblia advierte que este enfoque termina en amargura y muerte, e incluso puede contaminar y robar la salvación a los verdaderos cristianos. (Efesios 4:31, Hebreos 12:15).

El camino de Dios trasciende estas actitudes carnales redefiniendo las reglas por las que vivimos y promoviendo el amor desinteresado y la lealtad. Amor y lealtad son palabras que tienen mucho en común. Ser fiel es ser leal y amar es también ser fiel. Debido a la degeneración de nuestra sociedad, ahora la palabra "amor" es confundida comúnmente con atracción física, deseo sexual y hasta con pasiones perversas y obsesivas. Sin embargo, la lealtad y el amor cristianos se elevan por encima de estas formas equivocadas de uso de esta palabra. En 1 Corintios 13, encontramos lo que se llama el capítulo del amor. El capítulo termina con el versículo 13, "Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor." Aprendemos mucho más cuando leemos y analizamos todo el capítulo. El amor descrito en los versículos 4-8 es verdaderamente difícil de encontrar, un amor desinteresado que "nunca falla" y que piensa en los demás, sin esperar nada a cambio.

Esta es una clase de amor que requiere perdón, aun cuando la otra persona diga o piense "No lo soporto", o incluso lo odia y lo considera su enemigo. Dios mostró este amor plenamente cuando envió a su hijo para que muriera por un mundo que lo odiaba (Juan 3:16).

¿Has encontrado la fuerza para perdonar a aquellos que abandonaron su puesto o responsabilidad en esta vida? ¿Es hora de que vuelvas a alguien que hayas abandonado? Esto puede hacer la gran diferencia entre la amargura y la derrota, o un lugar permanente y eterno en el Reino de Dios. Lea nuestro poderoso folleto, El Maravilloso Mundo de Mañana ¿Cómo será? Y lea nuestro folleto: Catorce señales que anuncian el retorno de Cristo; le ayudarán a aprender más sobre el amor y la lealtad de Dios, y la recompensa que él está preparando para aquellos que le son leales.