¡Actitud positiva!

Díganos lo que piensa de este artículo

Dele un vistazo a los titulares de las noticias o hable con sus amigos y vecinos, y le quedarán pocas dudas de que el mundo está lleno de problemas. ¿Cómo podemos ser positivos en un ambiente tan negativo? ¿Podemos encontrar razones para ser optimistas cuando la vida moderna está saturada de problemas?

Los titulares de las noticias se refieren a conflictos internacionales, guerras, terremotos, incendios, economías en crisis, violencia de drogas y pandillas, crímenes, asesinatos, violaciones, enfermedades, hambre, pobreza y decadencia moral. La gente lucha con problemas de finanzas, desempleo, dificultades de salud y problemas familiares. Estas situaciones pueden llevarnos a tener una actitud negativa y pesimista.

Estudios científicos muestran que ser positivo y optimista puede reducir el riesgo de sufrir un derrame cerebral. Otros estudios muestran que ser positivo es un secreto para envejecer con éxito, es un tratamiento eficaz para los que sufren depresión y nos ayuda a hacer frente a los fracasos.

Muchos hemos escuchado a padres, maestros y entrenadores que nos animan a tener una actitud positiva. Un conocido orador motivacional y autor de libros de éxito dijo: "El pensamiento positivo le ayudará a hacer todo de una mejor manera que el pensamiento negativo." Winston Churchill dijo: "Un pesimista ve la dificultad en cada oportunidad; y un optimista ve la oportunidad en cada dificultad ".

Pero ¿cómo podemos mantener una actitud positiva cuando hay tanto de lo negativo?

La Palabra de Dios ofrece buenos consejos. Un paso que podemos dar es dejar de aferrarse al pasado. El Apóstol Pablo dijo: "Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo." (Filipenses 3: 13-14). Olvidar el pasado y trabajar hacia objetivos positivos son dos principios importantes para el pensamiento positivo. Practicar éstos no nos dejará mucho tiempo para ser negativos.

Otro principio se encuentra en Mateo 6. La preocupación es pensamiento negativo, y no se logra nada. "Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir… ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? Y por el vestido... Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?... pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal."(Mateo 6: 25-34).

Con tan claras instrucciones, podría decirse que la preocupación excesiva es negar el poder de Cristo para sostenernos, que en cierta forma es una especie de pecado (Mateo 10:33). Por otro lado, los investigadores han encontrado que aquellos que creen en Dios se preocupan menos. ¡Por lo tanto, crea en Dios y deje de preocuparse!

Un consejo similar se encuentra en Filipenses 4:6-8: "Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad." Estar agradecidos y orar al Dios Todopoderoso le ayudará a mantenerse positivo.

Creer en el Dios de la Biblia y sus promesas es la mejor manera de mantenerse positivo. Para obtener más información, lea nuestro folleto, “El Dios verdadero: pruebas y promesas. Puede leerlo en línea, descargarlo, o pedir su propia copia impresa absolutamente gratis.