Fruta de verano

J. Davy Crockett III
Díganos lo que piensa de este artículo

Un reciente viaje a un mercado local al aire libre tenía una amplia variedad de productos cultivados en el área en exhibición, incluyendo una gran variedad de verduras, así como frutas de colores como fresas, melocotones y ciruelas hermosas para comer.

Es el comienzo de la temporada, y las frutas y verduras son frescas y abundantes. La abundancia era increíble, y el mercado “zumbaba” a medida que la gente se arremolinaba sobre la selección de frutos de la tierra que encontraban atractivos. Fue una escena feliz, sobre todo cuando nos damos cuenta de que gran parte del mundo no disfruta de esta abundancia, y en muchos lugares los precios son tan altos que pocas personas pueden pagar, aunque estén disponibles.

Los disturbios recientes en Venezuela y otras partes turbulentas del mundo han sido fomentados, en parte, por la frustración de la gente, por la escasez y el precio de los alimentos. Por supuesto, estas preocupaciones válidas de las masas son manipuladas por aquellos con agendas políticas que buscan el derrocamiento de los gobiernos existentes.

Pero ¿qué pasa en los Estados Unidos, y en otras naciones occidentales? ¿Qué depara el futuro para estos países? Algunos dirán: "Bueno, podría ser mejor, pero las cosas no están tan mal. Funcionará de alguna manera ". Otros reaccionarán con amargas quejas sobre el desempleo, los altos precios del combustible, los altos impuestos y las regulaciones del gobierno. Las teorías de conspiración abundan, y la retórica política ya se está calentando mientras nos acercamos a la próxima campaña presidencial. Cada instante que pasa la degeneración moral continúa en descenso.

Muchas partes del país están recuperándose de desastres devastadores de magnitud sin precedentes. La gente está aturdida por la condición de nuestra economía, nuestra moneda, nuestra infraestructura y nuestra posición ante los ojos del mundo. Es un tiempo de incertidumbre para millones.

Pero la vida continúa y el verano está aquí. Para muchos, es tiempo de vacaciones. Las carreteras están llenas de viajeros. Los restaurantes están llenos de personas que desean alegrarse. Hay un aire de "¡Comer, beber y alegrarse", o "sin preocupaciones!"

Sin embargo, en lo profundo, hay esa sensación incómoda de "¿Qué sigue?"

Antiguamente, hubo otro tiempo como este. Alrededor de 755 AC, Dios utilizó a un muchacho granjero de Tekoa (una ciudad en Judá, cerca de Belén) para advertir a la nación de Israel acerca del juicio venidero por sus pecados nacionales. Su mensaje no fue bien recibido, pero lo entregó de todos modos. En el libro de la Biblia que lleva su nombre, Amós escribió acerca de los antepasados ​​de muchas de las naciones que se encuentran hoy en las noticias diarias. Entonces, el profeta declara que Dios le mostró "un canastillo de fruta de verano" (Amós 8: 1), demasiado madura o talvez pudriéndose al final de la temporada. Esta referencia a la fruta de verano es un juego de palabras, ya que en hebreo las palabras para "final" y "fruta de verano" son muy similares. Después de mostrar a Amós el fruto podrido, Dios le dijo: "Ha venido el fin sobre mi pueblo Israel; no lo toleraré más.”

Dios ya no pasaría por alto ni retrasaría su castigo por sus pecados nacionales. Debemos ser sobrios cuando nos damos cuenta de que la profecía de Amós es dual, lo que significa que habrá un cumplimiento del tiempo del fin en los descendientes modernos de Israel.

Hoy en día, las naciones occidentales son como una canasta de frutas de verano. Podemos tener una apariencia de prosperidad y estabilidad, pero debajo de la superficie nuestra sociedad está podrida hasta el núcleo. La evidencia está a nuestro alrededor. Dios, para llamar nuestra atención, está permitiendo que ocurran algunas de las catástrofes terribles que vemos. Sin nuestro arrepentimiento, el eventual colapso de nuestra nación y de los demás pueblos de habla inglesa en el mundo es inevitable.

Si usted reconoce la condición peligrosa de nuestra nación y desea saber más acerca de lo que está por venir, nuestro folleto Los Estados Unidos y Gran Bretaña en Profecía será de verdadero valor para usted. Por favor léalo en línea o solicite su propia copia impresa sin costo alguno.