¿Con quién estamos agradecidos?

Roger Meyer
Díganos lo que piensa de este artículo

Los que vivimos en naciones desarrolladas tenemos mucho que agradecer. Tenemos comida, ropa y refugio a un nivel muy superior al de la mayoría de la población de la tierra. Pero, ¿a quién le debemos dar las gracias?

Somos bendecidos si disfrutamos de hogares confortables con electricidad, agua limpia, aire central para calefacción y refrigeración, alimentos más que suficientes para comer, paz y seguridad. Gran parte de la población mundial vive muy por debajo de esos estándares. Si somos tan bendecidos (y, de hecho, lo somos), ¿quién nos dio esas bendiciones? Si estamos agradecidos por el nivel de vida de que disfrutamos, ¿a quién debemos nuestro agradecimiento?

A lo largo de la historia, la gente adoró a numerosos dioses que se pensó bendecían o maldecían los cultivos. Practicaban creencias y rituales supersticiosos para no ofender al dios o dioses de la tierra que esperaban que trajeran una buena cosecha el año siguiente.

Muchas naciones tienen un festival de otoño o fiesta de acción de gracias celebrada originalmente después de que los cultivos se cosecharan al final de la temporada de crecimiento. Aquellos que trabajaron la tierra desde el principio de la primavera hasta el del otoño pudieron disfrutar de un descanso de sus labores. Los alimentos fueron almacenados para poder tener comida durante el invierno. Ahora podían compartir algún tiempo con amigos y vecinos, y disfrutar de la música, el baile, juegos, comida y bebida.

También era un momento para detenerse y pensar en la vida que pasa en repetidos ciclos de primavera, verano, otoño e invierno. ¿Hay algo más allá del ciclo de vida de nacer, crecer, envejecer y finalmente morir? ¿De qué se trata la vida? ¿Que es importante? ¿Quién y qué soy yo? ¿Existe algo más?

En los tiempos modernos, hay un esfuerzo conjunto para sacar a Dios del gobierno y la educación. A los niños se les enseña la evolución y que creer en Dios fue una simple invención del hombre, de una mente débil, sin iluminación y primitiva. El mensaje es que el hombre ha crecido más allá de la necesidad de Dios. Ahora tenemos la ciencia para resolver todos nuestros problemas.

Cuando uno no cree en un Dios Creador, lo único que queda es creer que "de alguna manera todo ocurrió". ¡De repente, el universo existió! Entonces, la "evolución" se hizo cargo. El "tipo" de la evolución debe ser increíblemente inteligente, haber dominado TODAS las ciencias de la A a la Z, desde la aeronáutica (¡las aves y los insectos pueden volar!) Hasta la zoología, con muchos otros campos de la ciencia incluidos. ¡Esa "evolución" tuvo que dominarlo todo para hacer incluso un organismo simple, unicelular! La evolución es, supuestamente, el agente causal de toda vida, y de un "dios", SI existió. Lo siento, pero la evolución, después de muchas décadas, ¡todavía ES una teoría SIN PRUEBAS y defectuosa! Entonces, no le debemos gracias a la evolución.

¡Pero realmente hay un Dios Creador! Los científicos pueden mezclar todos los ingredientes físicos, los minerales, las enzimas y los productos químicos, y enviar cargas de electricidad a través de ellos durante todo el día, y NUNCA crearán vida. La vida no es de origen físico. El Creador Dios solo tiene el poder de dar vida. Y es a él a quien le debemos dar gracias por nuestras propias vidas.

El Dios Creador nos dio su "manual de instrucciones", que nos dice que debemos ser agradecidos. Dios sabe que nuestro agradecimiento aumentará nuestra felicidad y bienestar. "Bueno es alabarte, oh Eterno, Y cantar salmos a tu nombre, oh Altísimo;" (Salmos 92:1).

La investigación científica ha concluido que aquellos que son agradecidos son más felices, tienen más amigos, una mejor salud, ganan más dinero y tienen menos ansiedad y depresión. Sí, Dios nos lo dijo, hace mucho tiempo.

"¡Alaben la misericordia del Eterno, Y sus maravillas para con los hijos de los hombres!" (Salmos 107:8).

Para obtener más información sobre este tema, lea nuestro artículo Los secretos de la felicidad.