¡Atrápelos cuando todavía son niños!

William Williams
Díganos lo que piensa de este artículo

¿Cómo se sentiría si alguien apuntara un arma cargada contra sus hijos? Y, sin embargo, con el objetivo de vender más de 700 mil millones de dólares anualmente, muchas industrias están haciendo exactamente eso: cargando los barriles de sus campañas de publicidad con cualquier tipo de munición que puedan. Sus objetivos: las mentes y los impulsos de los niños, y si piensa que solo se trata de dinero, solo en parte tiene la razón.

Hay una "edad de oro" u oportunidad en la vida de una persona joven en la que los mensajes sutiles pueden tener un impacto significativo en sus pensamientos, decisiones y desarrollo del carácter.

Los jóvenes tienen mentes impresionables, y los inescrupulosos especialistas en mercadotecnia sacarán provecho de cualquier debilidad que puedan encontrar, desde la disciplina parental permisiva y las tendencias sociales permisivas, hasta la facilidad que los jóvenes tienen acceso en la televisión, el Internet y las redes sociales.

Las compañías gastan casi 17 mil millones de dólares anuales en artes gráficas, comerciales, etiquetado, colocación de productos y volúmenes similares de desarrollo de anuncios y legiones de personal creativo. Todo este trabajo tiene como objetivo promover comida rápida, comida chatarra, nuevos juguetes, videojuegos, artículos y tendencias de moda, e incluso productos de tabaco y alcohol, como deseable para los niños, un gran esfuerzo para vender novedades olvidables e incluso alimentos y drogas dañinos.

Las compañías de publicidad han aprendido que, directa o indirectamente, los niños influyen en la forma en que sus padres gastan el dinero, y en una sociedad cada vez más materialista la mejor forma de garantizar las ventas es enganchar los intereses de los clientes desde la "cuna hasta la tumba".

Aprovechan la incapacidad de los niños para reconocer la publicidad persuasiva, o la vulnerabilidad de los adolescentes a la presión de los compañeros y envían el mensaje; las mentes de sus hijos son el objetivo perfecto a los ojos de las industrias que emplean tales métodos. Los niños son objetos para ganar dinero, no personas,

Según el psicólogo Allen D. Kenner, "La publicidad es un proyecto masivo y multimillonario que está teniendo un enorme impacto en el desarrollo infantil" y el futuro se ve afectado por el daño potencial. La falta de preocupación (e incluso la íntima preocupación por destruir la fuerza de voluntad en aras de la codicia) durante la vida del consumismo repugnante y el carácter debilitado que proviene de enseñar a los niños rangos clasificados de obtener, obtener y obtener en el primer orden de monstruosidad de clase mundial.

Esto se vuelve aún más peligroso cuando usted reconoce que tales métodos no solo se emplean en la búsqueda de ganancias comerciales. Solo un ejemplo: profundice en las campañas contra la publicidad comercial dirigida a los niños, y encontrará rápidamente declaraciones como

"... los niños pequeños están desarrollando su identidad de género". Mezclados entre los que presionan por restricciones sobre técnicas de mercadotecnia infantil para obtener ganancias monetarias, hay quienes quieren publicar una ideología alternativa para las generaciones futuras.

En la educación, programas gubernamentales, psicología progresiva y similares, existe un deseo similar de influir en las mentes de los niños, basado en la misma estrategia de "atrápelos mientras todavía son niños". Los padres que les enseñan a sus hijos valores morales, en la economía, o de otro tipo son claramente enemigos y obstáculos, y gran parte del mercadeo y la campaña para influir en los niños lanzan este mensaje, a veces sin vergüenza ni disfraz. Las actitudes rebeldes y la autodeterminación juvenil son buenas para obtener ganancias y para romper el dominio de los valores tradicionales hacia la religión, el sexo, la educación y el consumismo.

Estas tácticas y su efecto resultante en el carácter no provienen únicamente de empresarios hambrientos de dinero y revisionistas sociales. En realidad, se originan de un espíritu rebelde y competitivo que gobierna esta era (1 Corintios 4:4, 1 Pedro 5:8), que busca envenenar las mentes de las personas.

Las Escrituras advierten acerca de este espíritu rebelde (Efesios 2:1-2), y proporciona una manera de criar a los niños con carácter fuerte y resistente, comenzando con las palabras: "Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él." (Proverbios 22:6).

Los padres tienen la responsabilidad vital de criar hijos potenciales de Dios (Malaquías 2:15), cuyos corazones y mentes deberían, en última instancia, volverse hacia el futuro de ellos y a un estilo de vida del dar (Deuteronomio 6:6-9; Colosenses 3:20).

Si desea saber más acerca de este camino de vida, ordene Por qué es tan difícil criar hijos y lea el artículo ¿Dónde encontrar la verdadera educación? También manténgase al día con la manera en que puede proteger a sus hijos, especialmente en esta temporada de vacaciones cargada de comerciales, leyendo ¿Deben los cristianos celebrar la navidad?