Una mala combinación

Díganos lo que piensa de este artículo

Mucho se ha dicho sobre lo que hace ganador a un equipo, ya sea en los deportes, en el lugar de trabajo o incluso en las relaciones interpersonales. A veces es un asunto de "química" y de la disposición de trabajar juntos, ya sea un equipo de once, de veinte o de dos personas. Las Escrituras hebreas tienen una gran cantidad de información sobre el trabajo en equipo. Veamos la siguiente advertencia que Dios nos da para evitar malas combinaciones a la hora de formar equipos.

En Deuteronomio 22:10 dice: "No ararás con buey y con asno juntamente". Es posible que haya escuchado las expresiones "bruto como buey" o "terco como mula", y esto es un indicativo de por qué arar en estas condiciones es una “mala combinación”.

Cuando comparamos bueyes y burros, las diferencias físicas se hacen evidentes. El buey tira con sus patas delanteras y, por lo tanto, se coloca un yugo grande justo encima de la joroba natural de sus hombros. El burro, sin embargo, tiene un collar abrochado en su cuello, que es más grande en la parte inferior para cubrir su pecho. Esto se debe a que su fuerza general del burro se traslada a través del arnés hasta los talones. Por lo tanto, los burros empujan con sus patas traseras. Tratar de que un buey y un burro trabajen en equipo es difícil y poco eficiente.

Además, sus temperamentos son incompatibles. Los bueyes son más territoriales, mientras que los burros son independientes por naturaleza. Ambos caminan a diferentes ritmos, lo que resulta en un arado en círculo, en vez de arar en surco recto. El burro a menudo se presenta como un animal salvaje y acostumbrado a vivir sin abrigo en el desierto (Jeremías 2:24). El buey es lento y fuerte, pero necesita un amo que le brinde refugio. Cualquier intento que se haga para hacerlos "compañeros de equipo" obviamente resultará en frustración.

Esto también puede suceder en la vida de las personas si están en yugo "desigual", y muchas relaciones personales se ven perjudicadas por objetivos, sentimientos o creencias incompatibles.

John Wooden (1910-2010) fue el entrenador de baloncesto de la Universidad de California en Los Ángeles. Tenía una serie histórica de equipos ganadores de campeonatos durante los años sesenta y mediados de los años setenta. Una de sus citas memorables es: "La felicidad comienza donde el egoísmo termina". Esta observación perspicaz responde a la pregunta retórica de Amós 3:3 “¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?" Dar generosamente generará felicidad y, en última instancia, genera éxito a cualquier equipo que trabaje en unidad. Como dijo una vez el presidente de los Estados Unidos, Harry Truman (1884–1972), “Es asombroso lo que puedes lograr si no te importa quién obtiene el crédito”.

Es muy raro que una persona esté dispuesta a dejar de lado sus sentimientos y emociones por el bien de los demás, sin buscar algún reconocimiento por sus esfuerzos y sacrificios individuales. Los equipos que trabajan unidos tienen miembros que han desarrollado la habilidad de servir para el bien mayor y los objetivos del equipo. Jesucristo ha estado entrenando a hombres y mujeres para las posiciones de reyes y sacerdotes en su reino venidero desde la fundación de la Iglesia del Nuevo Testamento en el año 31 DC. Estas personas tienen una visión que les ayuda a centrarse en el panorama general.

Es un hecho establecido en las relaciones humanas que el trabajo en equipo desarrolla lo que se llama sinergia. Esto se describe como el efecto combinado de un grupo que aumentará la producción a un resultado mayor que la suma de todos los esfuerzos individuales. La habilidad de cooperación es vital para desarrollar sinergia. El esfuerzo del equipo puede lograr objetivos más complejos porque las ideas de los miembros del equipo son las mismas. El egoísmo destruye la sinergia.

Jesucristo está llevando a cabo la comisión escrita en Mateo 24:14, "Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin". Esta gran comisión se completará con una combinación correcta de miembros en el equipo. Podrá entender esto mejor, y saber dónde y cómo trabaja ese equipo, leyendo nuestro folleto ¿Dónde está la verdadera iglesia de Dios hoy? ¡Solicite su copia gratis hoy!