¿Por qué Satanás ama la navidad?

Díganos lo que piensa de este artículo

¿Se sentiría cómodo celebrando la Navidad si entendiera que esta se basa en la adoración a Satanás?

¡Esto no es nada nuevo! ¡Pero las iglesias del mundo ignoran esta verdad! La Enciclopedia Católica revela: "La Navidad no fue uno de los primeros festivales de la Iglesia. Ireneo y Tertuliano lo omitieron de sus festividades ..." (vol. 3, pág . 724, 728). La Navidad incluso se prohibió brevemente en Massachusetts en el 1659 y en Inglaterra a mediados de los años 1600 por no ser una festividad basada en la Biblia.

Entendamos esto. Antes de la Navidad fue la Saturnalia romana, sobre la cual se fundó la Navidad. Tertuliano, considerado uno de los padres de la iglesia católica, escribió que, durante la Saturnalia, se intercambiaron regalos y "se utilizó toda suntuosidad del diablo" (Sobre la idolatría, hacia el 200-206 d.C.).

Pero las Saturnalias también fueron simplemente una adaptación de algo anterior, del mitraísmo persa. Como lo registra la Enciclopedia Católica: "En el mitraísmo, el dios más importante era Aion, Kronos o Saturno. Saturno, el nombre popularizado por el mundo romano, no era otro que el antiguo dios iraní [persa], Zervan" (mitraísmo).

Los romanos adoptaron con entusiasmo el mitraísmo en la forma de la Saturnalia. El emperador Diocleciano le construyó un templo a Mitra en Carnuntum, y "el 25 de diciembre se observó cómo su cumpleaños, el natalicio del inconquistable, el renacimiento del sol de invierno" (ibidem).

En el mitraísmo, los festivales de mediados de invierno comenzaron con el culto a Zervan, cuyas celebraciones finalizaron el 24 de diciembre. Luego pasaron a adorar al renacido Zervan como el recién nacido Mitra, el nuevo Saturno, nacido el 25 de diciembre quien trajo de nuevo el sol después del solsticio de invierno (Mitra, el Dios secreto, MJ Vermaseren).

El dios pagano Zervan fue representado como una figura alada, en parte humana y en parte león. Así, vemos que Zervan representa las características angélicas de los querubines (2 Crónicas 3:13; Ezequiel 10:14). Además, Zervan generalmente iba acompañado de serpientes envueltas alrededor de sus piernas, brazos o cuerpo (The Mysteries of Mithra, de Franz Cumont, 1903, página 93). Las Escrituras revelan que Satanás (anteriormente Lucifer) es un querubín caído (Ezequiel 28: 14-16), y está asociado con la serpiente (Génesis 3:1–14; Apocalipsis 20:2).

Un ángel justo no permitiría que lo adoraren (Apocalipsis 19:10; 22:9). Y Apocalipsis 9:20 advierte que los idólatras en realidad están adorando demonios. Claramente, el querubín que exige su adoración en el solsticio de invierno no es un ángel justo. Ya sea que se llame a sí mismo Zervan, Saturno u otro epónimo, ¡esta deidad no es nada menos que Satanás, el querubín caído!

Pero incluso la Saturnalia romana y el mitraísmo persa fueron adaptaciones de una religión misteriosa anterior, el culto de los misterios babilónicos. Los antiguos babilonios celebraron al renacido Nimrod como el recién nacido Tammuz adorando un árbol (ahora el común árbol de Navidad). Los babilonios también celebraron este renacimiento durante el solsticio de invierno. Jeremías condena al antiguo Israel por copiar este terrible paganismo, e incluso menciona específicamente el árbol decorado en Jeremías 10:1-5.

Independientemente de los buenos recuerdos o del "todos lo hacen", un verdadero cristiano debe rechazar la Navidad, no solo por el comercialismo y la imposibilidad de que Jesús haya nacido a mediados de invierno, sino fundamentalmente porque Cristo se niega a tener parte con la idolatría y el paganismo (2 Corintios 6:15-16). Cristo nunca fue parte de la Navidad y nunca lo será.

Dios nos ordena: "No aprendáis el camino de las naciones" (Jeremías 10:2), y revela que las celebraciones paganas son abominaciones para Él (Jeremías 10:3–4; Ezequiel 8:13–14), y nos dice que no cambiemos lo que se nos enseñó a través de Cristo y los Apóstoles (2 Tesalonicenses 2:15). Una vez que se comprende esta verdad, un verdadero cristiano se estremecerá ante la idea de celebrar la Navidad, al darse cuenta de que estas celebraciones del solsticio de invierno son realmente las celebraciones de Satanás.

Para obtener más información, lea el artículo "¿Deben los cristianos celebrar Navidad?”.