Jesús dijo, “Amad a vuestros enemigos”

Díganos lo que piensa de este artículo

Estados Unidos experimenta divisiones más profundas cada día que pasa. Con cada tweet, titular y demanda legal, la gente usa la palabra "enemigo" con más frecuencia, a pesar de que es un gran insulto llamar así a los compatriotas. Cuando vemos que los políticos, las celebridades y los activistas etiquetan a otros como “enemigos”, podríamos recordar ciertas enseñanzas y lecciones de la Biblia.

Una de esas lecciones proviene directamente de Jesucristo, y una que, los cristianos deben esforzarse por ejemplificar en cada aspecto de la vida es: Amar a nuestros enemigos. Los cristianos pueden servir a la sociedad y reflejar el carácter mismo de Dios el Padre y de Jesucristo cuando se esfuerzan por vivir de acuerdo con esta enseñanza.

La Biblia repite este sorprendente principio varias veces. Un pasaje que registra esta enseñanza de Jesús está en Mateo 5:43–48:

“Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles? Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto”.

Si se aplicaran esas pocas frases el mundo cambiaría. En las recientes elecciones presidenciales en Estados Unidos, con montañas y olas de odio, y una alta carga de negatividad y división, resaltaron el hecho de que hay muchos "enemigos" en este mundo, incluso dentro de las fronteras nacionales. Los partidos políticos, religiones, etnias y países enteros lamentablemente se encuentran a menudo oponiéndose entre sí en sus pensamientos, creencias y comportamientos.

Jesús le recordó a su audiencia la forma "natural" de tratar a los enemigos en el versículo 43: "Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo". Esa es la forma habitual. Así es como interactúan los enemigos, y como se muestra en la mayoría de las noticias. Pero Jesús dijo que hay otra forma. Una forma superior.

 Su camino. El camino de Dios y de Jesucristo es amar a todo ser humano. El verdadero amor de Dios es mucho más grande que una emoción o sentimiento. Es el compromiso de cuidar el bienestar de otras personas, sin importar su color, partido, religión, origen o cuánto estén en desacuerdo con nosotros.

Jesús dijo que amar a nuestros enemigos significa que los bendeciremos, les haremos el bien cuando sea posible y oraremos por ellos. Básicamente, significa que recordamos que incluso nuestros peores enemigos están hechos a imagen de Dios (Génesis 1:26). Dios les proporciona la luz solar y la lluvia que necesitan, tal como lo hace con nosotros (Mateo 5:45). Dios desea que todo ser humano sea salvo según Su voluntad y Su tiempo (1 Timoteo 2:4; 2 Pedro 3:9).

Este es uno de los aspectos más difíciles de seguir del carácter de Dios. Jesús dice en el versículo 48 de Mateo 5 después de explicar el principio de amar a los enemigos, “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto”. Este rasgo de amar a los demás, incluso a los enemigos, nos ayudará a ser perfectos como Dios. Obviamente, este es un alto estándar, uno de los más altos que podemos alcanzar como seguidores de Cristo. Pero el nivel de dificultad realmente no importa. Jesús dijo que el camino a la vida eterna sería difícil, y que debemos seguirlo de todos modos (Mateo 7:13-14).

Las crisis mundiales, ponen de relieve las intensas divisiones entre muchas personas. Vivimos en los últimos tiempos, en los que Jesús dijo que la maldad (el pecado) aumentaría, lo que haría que el amor de muchas personas se enfriara (Mateo 24:12). Pablo dijo que la gente en el tiempo del fin sería cruel, y sin amor (2 Timoteo 3: 3). Estas profecías se están cumpliendo en los titulares de cada día. Este es el resultado del camino de Satanás.

Pero Jesús enseñó un camino mucho mejor, lo que Pablo llamó “un camino aún más excelente.” (1 Corintios 12:31), basado en la misericordia de Dios. Dios no ha llamado a los cristianos a cambiar los gobiernos de este mundo a través de la política, la votación o las protestas. A cambio, quiere que sigamos los pasos de Su Hijo dando el ejemplo correcto. Para hacerlo, debemos obedecer la ley del amor de Dios y esforzarnos por vivir de acuerdo con algunas de las palabras más poderosas de Jesucristo: Amad a vuestros enemigos. Bendícelos. Hazles el bien. Y ora por ellos.

Hay un camino que conduce a la vida eterna, y seguir ese camino implica aprender el camino del amor de Dios y preocuparse por los demás. Para aprender más de este tema, lea: Descubrir el Cristianismo Original y Que es un Verdadero Cristiano