¿Esta pasado de moda el sentido de la dignidad?

Díganos lo que piensa de este artículo

Al mirar fotos familiares antiguas, especialmente las que tienen que ver con asuntos relacionados con la Iglesia, me sorprende lo bien que se vestía la gente. Muchas personas eran pobres, pero cuando se trataba de cómo vestían para ocasiones en las que Dios estaba involucrado, usaban sus mejores galas. Estas eran personas temerosas de Dios que tomaron en serio la escritura de Proverbios 3:7 “No seas sabio en tu propia opinión; teme al Eterno, y apártate del mal”. Aquí, la palabra temer, en el hebreo original, significa tener respeto, reverencia, honor, o admiración y reverencial por algo. ¿Tenemos ese tipo especial de temor?

Parece haber ciclos a lo largo de la historia en los que este respeto y reverencia ha aumentado y también disminuido. Estos ciclos tienen que ver con la forma en que los seres humanos ven a Dios y la espiritualidad en general. Se puede reconocer al Todopoderoso, pero aun así no darle el debido respeto (Mateo 15:7–9; Santiago 2:18–20).

Por ejemplo, vivimos en una época en la que las mentes de las personas están ocupadas casi por completo con sus propias comodidades. Parece que se le da poca importancia al respeto o reverencia a los principios importantes, y vemos personas en celebraciones especiales que no usan lo que se consideraba en el pasado como el “atuendo apropiado”. La actitud de "mi comodidad" prevalece con tanta fuerza que observar códigos de vestimenta decorosa se vuelve pasado de moda, y nuestra autoestima se devalúa junto con nuestro sentido de la dignidad.

En otro tiempo las personas se asombraban por el gran poder de Dios, ahora se impresionan por las máquinas de guerra, los viajes espaciales, las maravillas de la ciencia médica y nuclear y, aparentemente, sobre todo, la tecnología y el entretenimiento. Muchas de estas cosas presentan resultados trascendentales y espectaculares para nuestros sentidos físicos, y ante esto, el temor de Dios ha disminuido. Dado que pocas personas realmente leen y entienden la Biblia, no saben que el poder de Dios supera infinitamente al de la humanidad, y honran los logros minúsculos del hombre en comparación con lo que el Todopoderoso puede hacer. En Romanos 13:1 se nos dice que la única autoridad proviene de Dios. La humanidad simplemente usa los elementos creados por Dios.

Hay tiempos de los que se habla en la Biblia en los que el ciclo de respeto y honor hacia Dios también había caído a un punto bajo. El antiguo Israel, después de haber visto la supremacía y el poder de los milagros de Dios durante el Éxodo de Egipto, y más tarde durante la conquista de Canaán, aun así, con el paso de los años dejó de respetar a Dios, tanto que Dios inspiró a Sus profetas a hablar contra ellos (Isaías 3). Se habían vuelto espiritualmente débiles y se ensoberbecían de sus posesiones físicas (v. 16), y la comodidad personal y la decadencia en lugar del respeto por Dios. Pero Dios prometió quitar esas cosas (vs. 18-23) y dejar desolado a Israel debido a su falta de dignidad y reverencia. Los castigaría porque su placer se había vuelto más importante que honrar a su Creador (Isaías 47:7-9).

Volvemos a ese nivel de nuevo, e incluso los verdaderos cristianos se ven amenazados por el enfoque incorrecto en sí mismos, la comodidad, los cuidados y placeres de esta vida (Lucas 18:4). Todos corremos un peligro muy real al ceder a la comodidad personal, en lugar de honrar a Dios. ¡Esas profecías y advertencias también se refieren a nosotros!

Nuestros sistemas modernos de comercio, finanzas, gobierno y manufactura están orientados a servir a la comodidad y el placer, y en lo que respecta a lo que una vez nuestra sociedad temía a Dios, simplemente estamos demasiado distraídos por los lujos modernos. Ahora estamos viendo problemas en nuestro sistema social y en el resto del mundo. Pero esta era de “mi comodidad” no durará. En Apocalipsis 14:8 leemos que Dios atacará a nuestra moderna "Babilonia". En ese día, que se acerca cada vez más, toda la humanidad volverá a aprender lo que significa mostrar respeto hacia uno mismo, hacia los demás y hacia el Dios Todopoderoso.

Entérese de lo que Dios realmente espera de su pueblo y lo que enseñará al mundo entero cuando Jesucristo regrese solicitando la guía de estudio gratuita Restauración del Cristianismo Original