¿A quién imita usted?

Díganos lo que piensa de este artículo

Imitar el comportamiento de otras personas es una forma de aprender. Especialmente los niños, pero los adultos también aprenden imitando a otros, particularmente a aquellos que admiran. ¿A quién imita usted?

Observaba con deleite cómo mi nieto de dos años y medio iba de arriba para abajo y hacia adelante y hacia atrás por el césped con su cortacésped de juguete. Más o menos cada dos minutos se detenía y observaba a su padre, quien cortaba el césped a treinta pies de distancia. Mientras mi hijo movía la podadora hacia adelante y hacia atrás en algunos rincones estrechos, mi nieto imitaba sus movimientos. Un movimiento particularmente divertido de mi nieto fue cuando pretendió encender su cortadora de césped. Hizo un movimiento rápido, tirando, como si estuviera haciendo un arranque manual como lo hizo su padre con su cortadora de césped.

Los científicos y psicólogos han estudiado el papel de la imitación tanto en humanos como en animales. Para los niños pequeños, observar e imitar comportamientos es una parte muy importante de su desarrollo. Los psicólogos del desarrollo describen esto como la formación de representaciones mentales del comportamiento a medida que el niño aprende a asociar el comportamiento con las acciones.

Los niños aprenden a presionar botones, girar perillas y a regañar al perro igual que sus padres. Una de las primeras oraciones completas que dijo mi nieto fue: "¡Perro malo!". También se enteró de que el control remoto encendía el televisor y se asustó mucho al saber que presionar el botón equivocado hacía que la pantalla del televisor se quedara en blanco y le silbara.

Los niños están aprendiendo a hablar desde mucho antes de que sean capaces de pronunciar su primera palabra. Escuchan los diversos sonidos del lenguaje, así como la "entonación" de sus padres y otras personas a su alrededor y comienzan a balbucear para imitar.

Desde el principio, los niños aprenden e imitan tanto lo positivo como lo negativo. ¡A veces se cuentan historias no tan divertidas sobre niños que repiten una palabra vulgar o descortés que inocentemente le han escuchado decir a alguien! Ya que aprenden por medio del ejemplo, los niños pueden aprender a ser respetuosos, afectuosos y honestos, pero también pueden aprender a ser irrespetuosos, indiferentes y deshonestos. Muchos otros rasgos buenos y malos pueden ser imitados.

Los niños pueden imitar, de una manera física simple, las virtudes espirituales conocidas como "los frutos del espíritu", como el amor, la paciencia, la benignidad y la fe. Por supuesto, también pueden imitar obras de la carne como el odio, la ira, la contienda y la envidia.

Los adultos, ya sean padres, abuelos o simplemente amigos y vecinos de niños pequeños, necesitan considerar que su ejemplo o su "modelo" sea correcto. Aquellos que profesan ser seguidores de Jesucristo deben seguir su ejemplo e imitarlo. “Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas” (1 Pedro 2:21).

El apóstol Pedro instó a los ancianos a ser "ejemplos de la grey" (1 Pedro 5:3). El apóstol Pablo exhortó a los cristianos en Corinto: "Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo" (1 Corintios 11:1). También instó a los hebreos a ser “imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas" (Hebreos 6:12) y a los filipenses: "Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros" (Filipenses 3:17).

Pablo alentó al joven evangelista Timoteo a ser "ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza" (1 Timoteo 4:12) y exhortó a los cristianos a dar un buen ejemplo: "habéis sido ejemplo a todos los de Macedonia y de Acaya que han creído" (1 Tesalonicenses 1:7).

Imitar es bueno, pero debemos tener cuidado de imitar solo lo que es bueno. Como dijo el apóstol Juan: "no imites lo malo, sino lo bueno. El que hace lo bueno es de Dios; pero el que hace lo malo, no ha visto a Dios” (3 Juan 1:11).

Los niños naturalmente aprenderán a imitar a sus padres, la mayor influencia en sus años de formación, pero los cristianos, como hijos engendrados de Dios, debemos estar imitando a Jesucristo, quien debe tener la mayor influencia en nuestras vidas.

Para obtener más información, lea nuestro artículo de El Mundo del Mañana "¿Sigue usted las huellas de Cristo?" Y vea nuestro programa de El Mundo de Mañana "¿A cual Cristo adora usted?"