Catástrofes sobrenaturales: Del cine a la realidad

Díganos lo que piensa de este artículo

La industria del entretenimiento ha llenado la mente del público con ideas falsas sobre el fin del mundo. Cuando Jesucristo regrese, ¿lo reconocerá usted? ¿Estará preparado para recibirlo?


Uno de los géneros cinematográficos de mayor éxito en los últimos tres decenios ha sido el "cine de catástrofes". Gracias a la tecnología digital, es posible crear efectos especiales para proyectar escenas de catástrofes mucho más realistas que antes. Estas secuencias alucinantes presentan la destrucción de ciudades enteras, o bien los seres humanos chocan con seres técnicamente superiores empeñados en destruir la Tierra. ¡Y todo se ve tan real! Las escenas y personajes se ven tan reales y convincentes en la pantalla, que resulta fácil imaginarse que esos fenómenos realmente están ocurriendo.

¿Cómo reaccionaría usted si alguna autoridad fidedigna le notificara la inminente invasión de seres no humanos con intenciones de gobernar la Tierra? ¿Se uniría a la lucha contra ellos? Los personajes principales en las películassiemprese oponen a los invasores provenientes del espacio… y sin duda, todos queremos estar del lado de los héroes.

Algunos científicos conocidos toman en serio la idea de "invasores del espacio". Por ejemplo, el físico inglés Stephen Hawking dice que hay vida extraterrestre, pero que puede ser muy peligroso para los seres humanos interactuar con ellos. En un nuevo documental, Hawking asegura que la existencia de formas de vida inteligente en el espacio es casi segura, pero advierte que comunicarse con ellas podría ser "demasiado arriesgado". "Basta mirarnos a nosotros mismos para ver cómo la vida inteligente podría convertirse en algo que no quisiéramos encontrar", dijo Hawking. "Me imagino que podrían existir en naves gigantescas… quizá después de agotar todos los recursos de su planeta. Unos seres tan avanzados se podrían convertir en nómadas en busca de cualquier planeta que alcancen para conquistar y colonizarlo".

Curiosamente la película: "Día de la Independencia", que tuvo gran éxito al estrenarse en 1996, presentó una trama parecida pero mucho antes de los comentarios del profesor Hawking, publicados en el 2010. En esa película, unos invasores del espacio, poseedores de tecnología superior, estaban empeñados en destruir la vida humana, con el fin de explotar los recursos de la Tierra.

¿Un libro de ciencias?

¿Es acaso la Biblia una simple recopilación de obras literarias antiguas? ¿Podemos confiar en ella como libro de ciencias? ¿Esperaría usted que la Biblia contenga información sobre una futura invasión desde el espacio? ¿Es un libro de literatura, de ciencias o de ficción?

Las anteriores preguntas ofrecen unas opciones falsas. Una pregunta mejor sería: "¿Es la Biblia un libro de historia?" Sin duda lo es, y la arqueología moderna sigue confirmando la historia que ella narra. Además, la Biblia, entre muchas otras cosas, es un "manual de instrucciones" que señala cómo tener una vida de éxito.

Como libro histórico, la Biblia es singular en que contiene historia delpasado y del futuro. "Profecía" es otra palabra para aquella historia del futuro. El Dios de la Biblia nos dice: "Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero" (Isaías 46:9-10). Lo que Dios nos dice acerca de los hechos futuros es tan seguro como la historia que ya transcurrió.

¿Podemos ver profecías cumplidas?

Las profecías cumplidas pueden ser tan dramáticas como una película de acción. Ô bien, pueden parecer tan rutinarias como un artículo en el diario de la mañana… excepto que la profecía se dio hace miles de años. En cierto sentido, Dios es un transmisor de noticias anticipadas. Por ejemplo, en el año 70 dc, el templo de Jerusalén fue destruido por soldados romanos que estaban sofocando una rebelión judía. Pronto los judíos quedaron dispersos en lo que suele llamarse la "diáspora". Dios, por medio de su profeta Zacarías, ya había predicho mucho antes que el pueblo judío disperso regresaría siglos más tarde, dentro de una serie de hechos que ocurrirían justo antes del regreso del Mesías. "He aquí yo pongo a Jerusalén por copa que hará temblar a todos los pueblos de alrededor contra Judá, en el sitio contra Jerusalén. Y en aquel día yo pondré a Jerusalén por piedra pesada a todos los pueblos; todos los que se la cargaren serán despedazados, bien que todas las naciones de la Tierra se juntarán contra ella… En aquel día pondré a los capitanes de Judá como brasero de fuego entre leña, y como antorcha ardiendo entre gavillas; y consumirán a diestra y a siniestra a todos los pueblos alrededor; y Jerusalén será otra vez habitada en su lugar, en Jerusalén" (Zacarías 12:2-6).

Efectivamente, tras dos milenios de exilio, los descendientes del antiguo Reino de Judá reestablecieron su patria en 1948 como la nación de Israel. Obsesionados por destruir Israel, los países árabes vecinos procedieron de inmediato a atacarla pero fueron "quemados" y se retiraron. Luego, en 1967, los israelíes tomaron de nuevo Jerusalén en la "Guerra de los Seis Días", y desde entonces Jerusalén ha sido una "piedra pesada" y un problema político insoluble para todas las naciones. Estos hechos son historia, pero el profeta Zacarías los consignó hace milenios ¡como "historia futura"!

¿Cuáles son otros episodios de "historia futura" que veremos aparecer como noticia en el futuro próximo? El Mundo de Mañana ha reconocido, desde hace años, algunos de los hechos importantes que podemos prever:

  • Un conjunto de diez naciones, los "Estados Unidos de Europa", se formará bajo el liderazgo de Alemania. No será una unión secular como lo es la UE ahora, sino que estará encabezada por un líder religioso carismático y un personaje político de gran fuerza. El líder político no tomará el poder por la fuerza sino que las diez naciones, o "reyes", se lo entregarán, probablemente por motivos económicos. Gran Bretaña no formará parte de esta unión.
  • Este gran líder europeo celebrará un acuerdo con Israel que, entre otras cosas, permitirá que los judíos reanuden los sacrificios religiosos en Jerusalén.
  • Un líder islámico poderoso surgirá para presentar oposición contra la potencia europea. El resultado será una invasión europea del Oriente Medio y la derrota de la potencia islámica. También terminarán los sacrificios en Jerusalén (ver Daniel 11).
  • Treinta días después del cese de los sacrificios en Jerusalén se iniciará a un período de gran sufrimiento en la Tierra, conocido como "la gran tribulación" (ver Mateo 24:15-22; Daniel 12:7, 11).
  • Para muchos observadores desconocedores de la profecía bíblica, estos acontecimientos, por dramáticos que sean, parecerán "normales" dentro de su contexto moderno, aunque de hecho fueron predichos hace mucho tiempo por un Dios que nos revela "lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho" (Isaías 46:10). El plan de Dios para la humanidad no fallará. Sin embargo, muchos observadores estarán cegados por suposiciones laicas que excluyen la posibilidad de que el Creador sea real y que esté cumpliendo su plan.

Cine y realidad

Más allá de estos hechos políticos y militares habrá otros detalles de nuestra "historia futura", tan dramáticos que se asemejarán mucho a las catástrofes de las películas de Hollywood:

Terremotos: Los personajes en la película titulada 2012 intentan huir de una catástrofe mundial causada por fenómenos astronómicos que alteran la corteza terrestre, produciendo grandes terremotos. Mientras los protagonistas logran apenas salvarse con vida en la ciudad de Los Ángeles, California, esta se desliza hacia el mar. Los Ángeles también fue destruida en la película Terremoto, un éxito taquillero de 1974, y además en otras películas. Los productores de Hollywood parecen empeñados en destruir Los Ángeles. En la película, los terremotos también generan sunamis formidables que acaban con ciudades en todo el mundo.

Los estudiosos de la profecía bíblica reconocerán que las Sagradas Escrituras hablan de terremotos de esta magnitud, justo antes de la venida de Cristo. El apóstol Juan consignó una extraña visión que menciona varios sismos enormes: "Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto… Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar. Y los reyes de la Tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero; porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?" (Apocalipsis 6:12-17). Este pasaje de las Escrituras casi que serviría como guión para una película sobre desastres naturales.

Otros pasajes proféticos de la Biblia también mencionan grandes terremotos que ocurrirán antes del fin de esta era. El apóstol Pablo explicó la motivación divina para todo ello, citando Hageo 2:6: "Ahora ha prometido, diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la Tierra, sino también el Cielo. Y esta frase: Aún una vez, indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles" (Hebreos 12:26-27).

Sunamis: En los últimos años, muchas películas populares como Poseidón, Maremoto y 2012, han representado escenas de tremenda destrucción causada por olas gigantescas del mar. Con ello hacen eco de la descripción bíblica: "Entonces habrá señales en el Sol, en la Luna y en las estrellas, y en la Tierra angustia de las gentes, confundidas a causa delbramido del mar y de las olas; desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la Tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas" (Lucas 21:25-26).

Asteroides y cometas: Ciertas películas sobre desastres, como Armagedón e Impacto profundo, presentan un asteroide o un cometa que se estrella contra la Tierra y causa grandes estragos. Aquí también la Biblia predice un suceso parecido: "El tercer ángel tocó la trompeta, y cayó del cielo una gran estrella, ardiendo como una antorcha, y cayó sobre la tercera parte de los ríos, y sobre las fuentes de las aguas. Y el nombre de la estrella es Ajenjo. Y la tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo; y muchos hombres murieron a causa de esas aguas, porque se hicieron amargas" (Apocalipsis 8:10-11). Cuando esto por fin ocurra, ¿lo verá la gente como un fenómeno natural, o reconocerá la advertencia bíblica?

Enfermedades epidémicas: Decenas de películas en años recientes han girado en torno al tema de las epidemias. Algunas, como Epidemia (Estallido, en España)y El síndrome de ébola; recuerdan las advertencias bíblicas de que habrá pandemias al final de la era, las cuales diezmarán la población de la Tierra: "Fue el primero, y derramó su copa sobre la tierra, y vino una úlcera maligna y pestilente sobre los hombres que tenían la marca de la bestia, y que adoraban su imagen… y blasfemaron contra el Dios del Cielo por sus dolores y por sus úlceras, y no se arrepintieron de sus obras" (Apocalipsis 16:2, 11). Notemos que, en vez de reconocer la advertencia de Dios y su corrección, muchos culparán a Dios por sus enfermedades y endurecerán su corazón contra Él en vez de abandonar sus pecados. Este endurecimiento abrirá la puerta a una rebelión mundial contra Dios, según las profecías, y una tremenda batalla entre el bien y el mal cuando Jesucristo regrese.

¿Una invasión espacial bíblica?

Invasores extraterrestres: Uno de los géneros cinematográficos de más acogida popular es el tema del invasor que viene del espacio. Los extraterrestres pueden ser amorosos, como en ET el extraterrestre, o benévolos como en Encuentros cercanos del tercer tipo. Ô bien, pueden ser criaturas aterradoras empeñadas en destruir a la humanidad, como en La guerra de las galaxias.

Las profecías bíblicas sobre los tiempos del fin describen un fenómeno extraordinario en el cual un gobernante revestido de enorme poder y gloria descenderá de las nubes para establecer un reino en la Tierra. "Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la Tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria" (Mateo 24:30).

Vemos que esta notable profecía, dada por el propio Jesucristo, afirma que "lamentarán todas las tribus de la Tierra" viendo la llegada de Cristo. ¿Qué pensará la gente cuando vea estos hechos tan dramáticos? ¿Que son el cumplimiento de las profecías divinas o que son sucesos naturales que ya han visto de modo realista, de una manera u otra, en las pantallas de cine? ¿Verán en Cristo a un Salvador, o a un invasor? La Biblia indica esto último.

El apóstol Pablo advirtió a los cristianos que vendría sobre la Tierra un período de engaño general: "No se dejen engañar de ninguna manera; porque primero tiene que llegar la rebelión contra Dios y manifestarse el hombre de maldad, el destructor por naturaleza. Este se opone y se levanta contra todo lo que lleva el nombre de Dios o es objeto de adoración; hasta el punto de adueñarse del templo de Dios y pretender ser Dios" (2 Tesalonicenses 2:3-4, NVI).

Enseguida, Pablo trajo a la mente de los hermanos en Tesalónica las profecías que ya les había transmitido: "¿No os acordáis que cuando yo estaba todavía con vosotros, os decía esto?… Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia" (vs. 5, 8-12).

El verdadero Armagedón

La Biblia predice que Judá, actualmente la nación de Israel, va a reinstituir los sacrificios de animales, pero que los detendrá un rey impío que ocupará Jerusalén. Esto ocurrirá como parte de una invasión del Oriente Medio por un gobernante europeo poderoso, conocido en la Biblia como el "Rey del Norte". Treinta días después de la suspensión de los sacrificios se iniciará una serie de hechos catastróficos que durarán tres años y medio y culminarán con lo que muchos en la Tierra tomarán por una invasión de un ser hostil y sus ejércitos. Pero esa "invasión" será, de hecho, la llegada, largo tiempo esperada, del Mesías, Jesús, ¡el Rey de reyes!

"Los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón" (Apocalipsis 16:16). La palabra "Armagedón" se deriva del monte de Megido, lugar situado unos 80 kilómetros al norte de Jerusalén. Este se encuentra en el borde de la llanura de Jezreel, donde hay espacios amplios para que allí se reúnan ejércitos. Atraviesa la ruta por donde se invadiría a Israel desde el norte, y en la antigüedad fue escenario de varias batallas. Notemos que los ejércitos solamente se reúnen en Armagedón; el nombre de la batalla es "la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso",(Apocalipsis 16:14) y tendrá lugar en otro sitio: el valle de Josafat (Joel 3:1-2), que es el valle del Cedrón en Jerusalén. El valle del Cedrón queda entre el monte del Templo y el monte de los Olivos

Aunque parezca increíble, las naciones de la Tierra, fuertemente engañadas, saldrán a pelear contra Cristo cuando regrese, tal como pelearían contra un invasor extraterrestre. "Después saldrá el Eterno y peleará con aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla. Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente" (Zacarías 14:3-4). En el cine, el héroe siempre derrota a los extraterrestres invasores, pero esta batalla no sigue el guión de una película. Van a estar peleando contra Jesucristo, quien está revestido de "toda potestad… en el Cielo y en la Tierra" (Mateo 28:18), y la culminación de la historia ¡será la aniquilación de los ejércitos de las naciones! (Zacarías 14:12).

¿Fe en la Tierra?

Dios nos dice que va a "sacudir al mundo" para captar su atención. Pero un mundo sumido en el engaño y la oscuridad espiritual, ¿acaso podrá reconocer lo que está ocurriendo? Solamente podrán ver los que estén dispuestos a mirar estos hechos dramáticos con los ojos de la fe. Si dejamos que la fe actúe en nosotros, entonces creeremos lo que Dios dice por medio de sus profetas. De lo contrario, solamente nos quedará el engaño. En aquellos días, será cuestión de elegir entre la carne y el Espíritu. Jesús preguntó: "Cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la Tierra?" (Lucas 18:8).

MÁS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN

Mostrar todos