Hierro y barro cocido

Díganos lo que piensa de este artículo

El sueño de un antiguo rey de Babilonia arroja luz sobre profecías bíblicas para los últimos días, ¡profecías que ya empiezan a cumplirse en Europa y el Oriente Medio!

En el antiguo Reino de Babilonia, los magos y astrólogos estaban en grandes apuros. El rey Nabucodonosor había tenido un sueño aterrador y quería saber lo que significaba. Presa de temor, frustración e ira; había ordenado que se ejecutara a todos sus magos y videntes si no le decían tanto el sueño como su significado. Advirtió: "Si no me mostráis el sueño y su interpretación, seréis hechos pedazos, y vuestras casas serán convertidas en muladares" (Daniel 2:5). ¡Nabucodonosor sabía motivar!

Incapaces de cumplir la orden del Rey, los videntes respondieron: "No hay hombre sobre la Tierra que pueda declarar el asunto del Rey; además de esto, ningún rey, príncipe ni señor preguntó cosa semejante a ningún mago ni astrólogo ni caldeo. Porque el asunto que el Rey demanda es difícil, y no hay quien lo pueda declarar al Rey, salvo los dioses cuya morada no es con la carne" (vs. 10-11). Nabucodonosor respondió a su vez dando comienzo a la carnicería.

Aparece Daniel

Había, sin embargo, un joven cautivo judío a quien Dios había bendecido con la capacidad de interpretar sueños y recibir visiones proféticas. À este profeta, Daniel, Dios le reveló tanto el sueño como su significado.

Daniel había sido capturado cuando los caldeos derrotaron el Reino de Judá alrededor del año 604 ac. Ahora, y gracias a su interpretación del sueño de Nabucodonosor y otros incidentes posteriores, Dios hizo elevar a Daniel a uno de los cargos más altos en Babilonia. Allí continuó, como funcionario altamente respetado, bajo los caldeos y después en el gobierno de los medos y los persas. El profeta Ezequiel, contemporáneo histórico de Daniel, lo menciona tres veces como hombre renombrado por su sabiduría y su justicia (Ezequiel 14:14, 20; 28:3). Jesucristo también lo mencionó como "el profeta Daniel" (Mateo 24:15).

Daniel le dijo al Rey que en su sueño había visto una gran estatua que representaba el sistema de gobierno babilónico, el cual se prolongaría durante varios imperios históricos sucesivos (Daniel 2).

¡Daniel previó una serie de imperios antes de que existieran! Identificó correctamente al Reino de Nabucodonosor como la cabeza de oro de la estatua. Al reino siguiente, conocido como el Imperio Medopersa, lo describió como el pecho y los brazos de plata. Describió el vientre y muslos de bronce como el Imperio Griego. Y describió las piernas y los pies de hierro como las fracciones oriental y occidental del Imperio Romano, cuyas capitales respectivamente eran Constantinopla y Roma.

Daniel señaló igualmente un detalle interesante en el sueño del Rey. Los pies de la estatua, con sus diez dedos que representaban diez reyes, correspondían al imperio que reinaría justo antes del regreso del Mesías. Estos pies eran en parte de hierro y en parte de barro cocido, o arcilla.

Daniel explicó: "Lo que viste de los pies y los dedos, en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, será un reino dividido; mas habrá en él algo de la fuerza del hierro, así como viste hierro mezclado con barro cocido. Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, el reino será en parte fuerte, y en parte frágil. Así como viste el hierro mezclado con barro, se mezclarán por medio de alianzas humanas; pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro. Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un Reino que no será jamás destruido, ni será el Reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre" (vs. 41-44).

Una serie de hechos históricos ocurridos hace mucho tiempo confirmaron la veracidad de esta profecía. Los caldeos cayeron ante el Impero Medopersa. Luego, el Imperio Griego bajo Alejandro Magno derrotó a los medos y los persas. Más tarde aún, el "imperio de hierro", que fue Roma, derrotó a los griegos y a muchos otros pueblos, entre estos Judá en tiempo de los macabeos, tal como lo había predicho Daniel. El fenómeno simbolizado por las piernas se cumplió en el año 395 dc cuando el Imperio Romano Oriental, llamado también Bizancio, se separó de Roma y estableció su capital en Constantinopla, actualmente Estambul.

Los dedos de la estatua

¿Quiénes son los representados por "los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido"? Todavía no se ha visto el cumplimiento histórico de esta profecía. La Biblia revela que serán reyes o gobiernos al final de esta era y que serán parte de un gran resurgimiento del Imperio Romano. Dos características en particular servirán para identificarlos: serán diez,y así como el hierro es fuerte y el barro frágil, "el reino será en parte fuerte, y en parte frágil".

El apóstol Juan tuvo una visión con otros detalles que corresponden a sucesos de los últimos días: "Vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos. Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación; y en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA. Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús; y cuando la vi, quedé asombrado con gran asombro" (Apocalipsis 17:3-6).

Tal como la nación de Israel figura como una mujer en la Biblia y la Iglesia o Israel espiritual figura como la novia casta de Cristo, la ramera de Apocalipsis 17 es figura de una gran iglesia falsa que estará activa en los últimos días de nuestra era. Esta cumplirá un papel importantísimo en el resurgimiento del gran sistema babilónico que Nabucodonosor vio en forma de estatua.

En su visión, Juan oyó estas palabras: "Los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia. Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia. Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque Él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con Él son llamados y elegidos y fieles" (vs. 12-14).

La "mujer" monta sobre una gran potencia política dotada de "diez cuernos": diez gobiernos bajo ella. Los diez dedos de los pies en Daniel 2 y los diez cuernos en Apocalipsis 17 representan los diez gobiernos que estarán presentes en el mismo momento histórico.

Algo de historia reciente

Roma fue la última sede de este antiguo imperio que ha resurgido varias veces. Roma hoy es parte de la Unión Europea que actualmente sufre grandes perturbaciones, las cuales pueden hacer peligrar su existencia en su forma actual. Desde el establecimiento de la Unión Europea, 17 naciones han adoptado una moneda común pero no una política fiscal unificada. En cierta medida, cada nación ha podido gastar y endeudarse a voluntad. Sin embargo, era inevitable, en una unión así, que las economías industriales más fuertes, como Alemania y Francia, dominaran a las economías más débiles como España, Portugal y Grecia. Alemania, país muy industrializado, tiene una economía de valor agregado y orientada hacia la exportación, mientras que las naciones del Sur de Europa, siendo más agrícolas, agregan mucho menos valor por hora hombre de labor.

Para empeorar las cosas, los gobiernos de Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España (nombradas sarcásticamente por Londres como las naciones PIIGS); se han excedido en gastos sociales, lo cual ha generado déficits inmanejables. Durante algún tiempo pudieron recurrir a los mercados de valores para cubrir los déficits con tipos de interés artificialmente bajos, aprovechando la fuerza de la Unión Europea y el euro. De hecho el país griego, con su frágil economía, andaba sobre los hombros poderosos de Alemania en el mercado de bonos. Sin embargo, las naciones de le UE no se garantizaban los bonos unas a otras, y ahora que la carga total de la deuda de las naciones PIIGS ha ascendido a niveles insostenibles, los compradores de bonos se muestran renuentes a prestar; y cuando prestan, exigen tipos de interés más altos.

Los bancos europeos han sido acreedores de buena parte de esta deuda soberana riesgosa, y la perspectiva de un gran incumplimiento en el pago por parte de Grecia u otras naciones de la Unión Europea, está enviando ondas de choque por todo el sistema bancario europeo. Si se llega a la necesidad de reducir el valor de los bonos griegos, o si se dan, incluso, por perdidos del todo, la pérdida saldrá del capital de los bancos, restringiendo su capacidad para prestar en el futuro. Varios bancos europeos importantes, entre ellos Société Générale y Crédit Agricole de Francia, han visto rebajar su calificación crediticia y presentan un "panorama negativo".

Se ha hablado en Europa de una operación "rescate" para Grecia, pero tal liberalidad sería un rescate principalmente de los bancos. El Banco Central de la Unión ha tomado medidas para reforzar la inestable situación, pero persiste el gran temor de una crisis bancaria severa. Una crisis así podría arrastrar a la Unión Europea a una recesión, incluso poniendo en duda su existencia misma. La Unión depende de su unidad monetaria, y si el euro cae, probablemente caería con ella la Unión Europea, al menos en su forma actual.

La prueba de esfuerzo

Muchos dirigentes de la Unión Europea han planteado que la mejor manera de resolver el problema actual es colocar los presupuestos y las políticas fiscales de los miembros bajo el control de una entidad federal. "No saldremos adelante si los europeos no llegan a acordar la unión económica y monetaria total… comprendida una unión fiscal, con ungobiernofuerte y la convicción de que hay que llegar a alguna decisión política común por parte de quienes comparten la moneda única", dijo Joaquín Almunia, vicepresidente de la Comisión de la Unión Europea, que es la entidad más parecida a un gobierno central en la Unión.

Otras propuestas se refieren a refinanciar las deudas problemáticas con bonos, garantizados de alguna manera por los estados de la Unión Europea. Alemania no se ha mostrado entusiasta en cuanto a tales propuestas, ya que esta terminaría llevando la mayor carga económica sin que se solucione el problema de fondo: la falta de control fiscal en los países PIIGS. Es claro que para recibir la ayuda financiera que necesitan, las economías europeas en apuros tendrán que renunciar a buena parte de soberanía sobre sus presupuestos… y Alemania es la que "llevará el timón" como condición para esos créditos.

Valerie Pecresse, vocera del gobierno francés, dijo: "Los eurobonos son para nosotros el final de un proceso deconsolidación en la eurozona, porque compartir la deuda exige también la convergencia de nuestras políticas presupuestales". La expresión "convergencia de nuestras políticas presupuestales" es una manera diplomática de decir: "Control central de los gastos de las naciones de la Unión Europea". Algunos dirigentes, entre ellos el exprimer ministro alemán Gerhard Schroeder y el exprimer ministro belga Guy Verhofstadt, han sido explícitos en pedir unos "Estados Unidos de Europa", fenómeno que la revista El Mundo de Mañana y sus predecesores, basados en profecías bíblicas, ¡han previsto desde hace más de medio siglo!

¿Serán demasiado fuertes las tensiones que pesan sobre la Unión Europea y la moneda europea, instituciones relativamente nuevas? Algunos comentaristas "euroescépticos" sugieren que la Unión Europea se va a desmembrar pronto, acabando al mismo tiempo con el euro como moneda común. Cabe preguntar, sin embargo, si los europeos luego de llegar tan lejos y con tantos sacrificios, abandonarían su sueño de una Europa federal. Para los partidarios más dedicados de la Unión la idea es impensable.

Hay, además, otra perspectiva: que las tensiones que parecen destruir a la Unión Europea, en realidad acabarían por asegurar su consolidación. ¿Cómo podría ser? Cuanto mayores sean las fuerzas que desgarraran a la Unión Europea, más fuertes tendrán que ser los vínculos federales necesarios para mantenerla unida. Algunos piensan que sin el crisol de la situación actual, los europeos no lograrían forjar los vínculos de una Europa realmente federalizada. Dentro de este concepto, si los europeos se mantienen firmes en su empeño de avanzar en vez de mirar hacia atrás, las corrientes de la historia los arrastrarán hacia una verdadera federación de los "Estados Unidos de Europa".¡Es posible que requieran de una gran crisis y de un gran líder para obtener una gran solución!

¿Son estos los dedos de los pies?

Las naciones rara vez entregan su soberanía por las buenas. Generalmente se la arrebatan a la fuerza. No obstante, si la Unión Europea va a seguir evitando un desastre económico, muchos piensan que sus estados miembros no tendrán más alternativa que entregar su poder y autoridad a un gobierno central europeo.

Los observadores que comprenden la situación política en Europa, concuerdan en que Alemania tendrá que ser la principal potencia económica que financiaría tal arreglo y, por lo tanto, insistirá en cumplir el papel dominante. Ya que estará en condiciones de exigir la renegociación de la actual estructura política de la Unión y de supervisar la imposición de un control político y económico mucho mayor sobre los estados miembros, algo que permitiría controlar e incluso sacar a los estados más débiles de la Unión. De un modo o de otro, pocos prevén que perdure la actual configuración: Una Unión Europea formada por 27 naciones y una eurozona formada por 17 naciones.

Recordemos ahora los dedos de los pies en la estatua de aquel sueño de Nabucodonosor. Dios reveló en una visión al apóstol Juan, que al final de esta era habría un resurgimiento del Imperio Romano formado por diez naciones o reinos, los cuales "entregarán su poder y su autoridad" a esta continuación del antiguo sistema babilónico. Las diez naciones serán débiles en parte y fuertes en parte, como los dedos de hierro y barro cocido. ¿Estaremos presenciando el surgimiento de aquellos dedos?

Recordemos también que los hechos económicos no ocurren en forma aislada de los geopolíticos. À la vez que afrontan una crisis financiera, los europeos ven un renacer del radicalismo islámico en el Sur, y sienten los efectos aun dentro de sus propias fronteras. Muchos que observan a Europa desde afuera, no consideran que en 1683 había fuerzas militares musulmanas a las puertas de Viena. Hoy el Islam se extiende por toda Europa, debido principalmente a la inmigración, y muchas voces importantes, entre ellas el papa Benedicto XVI, instan a los europeos a reclamar su tradición católica romana y a resistir la expansión del secularismo y el Islam. ¿Unificaría a Europa un fuerte líder central en contra de la expansión musulmana?

¡Demos un vistazo!

En su profecía pronunciada en el monte de los Olivos, Jesucristo hizo referencia a algo que ya había profetizado siglos antes por medio de Daniel: "Cuando veáis la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel" (Marcos 13:14). Cristo nos recordó que en el tiempo del fin, los cristianos podrán identificar los acontecimientos mundiales y su significado dentro del contexto de las profecías bíblicas: "De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. Así también vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas" (vs. 28-29).

Prosiguió: "Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el Cielo, ni el Hijo, sino el Padre. Mirad, velad y orad; porque no sabéis cuándo será el tiempo. Es como el hombre que yéndose lejos, dejó su casa, y dio autoridad a sus siervos, y a cada uno su obra, y al portero mandó que velase. Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana; para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo. Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad" (vs. 32-37).

El libro de Daniel revela el sueño de Nabucodonosor. Este sueño nos muestra miles de años de profecía cumplida y fija el escenario para lo que vendrá en los próximos años. Dentro de poco veremos aquellos diez dedos de los pies que son "en parte fuertes y en parte frágiles". Este, sin embargo, no es el final de la historia. También leemos: "En los días de estos reyes el Dios del Cielo levantará un Reino que no será jamás destruido, ni será el Reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre" (Daniel 2:44).

Los dedos de hierro y barro cocido darán lugar al Reino de Dios profetizado. El sistema humano de gobiernos babilónicos quedará remplazado eternamente por el gobierno perfecto de Jesucristo. ¡Que Dios apresure la llegada de ese día!

MÁS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN

Mostrar todos