¡La Tierra contraataca!

Díganos lo que piensa de este artículo

¿Es el calentamiento global una señal del fin del mundo? ¿Cuál es el verdadero significado de los alarmantes cambios ambientales? ¿Tienen relación las consecuencias del cambio climático con la profecía bíblica?


No hace mucho, un periódico importante de Inglaterra publicó un artículo con este atrevido titular: "¿Es el fin del mundo? Terremotos. Huracanes. Inundaciones. ¿Qué le pasa a nuestro planeta?" El artículo citó tres grandes huracanes que asolaron la ciudad de Nueva Orleánsy buena parte de la costa del golfo deMéxico en el 2005. Citó mortales oleadas de calor, sequías y la enorme marejadaque barrió el océano Índicodejando una estela de muerte ydestrucción.

El autor relató una serie de calamidades mundiales: "El mar se está volviendo ácido, el aire nos está sofocando, los casquetes de hielo polar se están derritiendo. Hace tiempo ciertas palabras como hambre, pestilencia y plaga; eran palabras de la Biblia que inspiraban terror. Ahora no inspiran el mismo sentir porque estamos curtidos… Con razón algunos piensan que estamos viviendo en los tiempos del fin". El artículo describía cómo 200 destacados científicos habían advertido al primer ministro británico que "La calamidad mundial estaba más cerca que nunca debido al cambio climático". El autor reconoció: "Aun los que estamos menos convencidos de que el final está cerca, al leer los diarios o huir de la más reciente catástrofe natural nos preguntamos: ¿Qué le estápasando a nuestro planeta? ¿Será esto el principio del fin?" (The Independent, domingo, 16 de octubre del 2005).

El 2 de febrero del 2007, el Grupo Intergubernamental de Expertos Sobre el Cambio Climático, entidad de las Naciones Unidas compuesta por científicos y miembros de 113 países, publicó su informe: "El cambio climático 2007", en el cual predijo que las temperaturas y los niveles del mar seguirán aumentando "durante siglos". El grupo de expertos previó que los niveles del mar se elevarían entre 18 y 76 centímetros hacia finales del siglo y que las temperaturas se elevarían de 1 a 6 grados Celsius.

¿Realmente está ocurriendo algo ominoso y extraordinario en la Tierra, o será que la preocupación por el cambio climático obedece a simples tretas de la política partidista sin respaldo en los hechos? ¿Habremos entrado en un período de la historia de nuestro planeta único y sin precedentes, o somos testigos simplemente de fenómenos de la naturaleza que caen dentro de la normalidad? ¿Será que la Tierra, sometida tanto tiempo a los abusos de la humanidad, está contraatacando?

Hoy, muchos sienten que están ocurriendo grandes cambios en todo el planeta, pero pocos comprenden que hay cierto origen que explica el verdadero sentido de los fenómenos mundiales. Si bien los científicos pueden registrar los hechos que ya pasaron, cuando se trata del futuro solamente pueden especular. En cambio, la Biblia tiene decenas de profecías que revelan cómo serán las condiciones al final de la era, justo antes del regreso de Jesucristo Jesús les dijo a sus discípulos que observaran, atentos, a una serie de fenómenos que señalarían este punto crucial en la historia. ¿Estarán las condiciones ambientales empezando a parecerse a las profecías bíblicas tanto tiempo escudriñadas?

Decenas de advertencias

Las inquietudes sobre un vínculo, real o no, entre los dramáticos fenómenos ambientales, el cambio climático mundial y el futuro de la civilización humana no son ni nuevas ni sorprendentes. El doctor Paul Ehrlich, profesor universitario de ciencias biológicas, escribió: "Los sombríos peligros ambientales que se le presentan a nuestra civilización ciertamente no son secreto… Durante decenios, los científicos ambientalistas nos han advertido sobre ciertas tendencias ecológicas relacionadas como la pérdida de la diversidad en la fauna y la flora, el rápido cambio climático y la propagación de sustancias químicas tóxicas sobre la Tierra, las cuales si no se controlan, podrían acabar con nuestra civilización". Este científico cita un informe de 1993 emitido por 58 academias de ciencias: "La magnitud de la amenaza… se relaciona con el tamaño de la población humana y el uso de recursos por cada persona… Al seguir aumentando el número de seres humanos, también aumenta la posibilidad de cambios irreversibles de enorme magnitud".

El doctor James Speth, profesor de ciencias forestales, fue uno de los que dieron la alarma del peligro que corre el medio ambiente en el mundo. Hace más de 25 años reunió informes científicos alarmantes sobre las perturbaciones climáticas previstas para el planeta… informes que han resultado sorprendentemente acertados. El doctor Speth y otros empezaron a ver "una nueva serie de retos ambientales mundiales más peligrosos y difíciles… el cambio climático, la devastación de la pesca marina, la deforestación en los trópicos, la pérdida de especies, el deterioro de la Tierra y otro procesos indeseados" están ocurriendo a una velocidad y a un ritmo que inspiran temor.

Otro investigador universitario advierte: "Ahora es virtualmente seguro… que las temperaturas mundiales subirán a un nivel nunca antes registrado en sociedades sedentarias o incluso en los últimos milenios… El calentamiento del planeta es, pues, una demostración, por primera vez a escala mundial, de los resultados de desatender las restricciones ecológicas vitales. Las consecuencias para la vida, la Tierra y la humanidad serán profundas" (Historia verde de la Tierra). ¿Qué es lo que le está ocurriendo en el medio ambiente para generar preocupaciones tan graves entre los científicos?

Nuestro planeta amenazado

El problema ambiental más grave y amplio que afrontamos hoy es el nivel creciente de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono, el metano y clorofluorocarbonos que calientan el planeta al atrapar el calor proveniente del Sol. El dióxido de carbono se libera al quemar combustibles fósiles: petróleo, gasolina, carbón y gas natural. El metano se libera en la descomposición microbiana de la materia orgánica. Los sistemas de aire acondicionado emplean clorofluorocarbonos.

Las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono han subido de los niveles preindustriales de 280 partes por millón (antes del año 1750) a más de 380 partes por millón en el 2005, y las muestras de núcleos del hielo en la Antártida muestran que el dióxido de carbono es mayor ahora en un 27 por ciento que en cualquier otro momento de la historia. Las emisiones mundiales de dióxido de carbono podrían elevarse hasta en un 60 por ciento entre el 2001 y el 2025, mientras naciones populosas como la India y la China siguen industrializándose y adquiriendo más automóviles accionados por gasolina. Entre un tercio y la mitad de los bosques del mundo se han destruido, lo cual eleva aún más los niveles de dióxido de carbono por cuanto los árboles se encargan de extraerlo de la atmósfera.

El aumento de gases de efecto invernadero en la atmósfera se relaciona estrechamente con el aumento de las temperaturas en el planeta. En los últimos 30 años la temperatura de la Tierra ha aumentado en aproximadamente 0,2 grados Celsius por decenio, por lo tanto, la temperatura promedio ha llegado a su punto más alto desde los primeros registros de la historia. En un libro sobresaliente titulado: An Inconvenient Truth(Una verdad inconveniente),Al Gore, exvicepresidente de los Estados Unidos, señala que 20 de los 21 años más calurosos desde la década de 1860 han ocurrido en el último cuarto de siglo (pág. 72-73). Los efectos de las temperaturas elevadas son más dramáticos cerca de los polos Norte y Sur, donde la nieve y el hielo que se están fundiendo reflejan menos luz solar. Y la tierra y el mar expuestos absorben más calor del Sol, redoblando así el efecto de calentamiento. Varios estudios recientes muestran que "el derretimiento del hielo marítimo de invierno en el Ártico se ha acelerado enormemente en los últimos dos años, al punto de que una sección del tamaño de Turquía desaparece en escasos 12 meses".

Los glaciares en todo el mundo se están fundiendo a un ritmo cada vez mayor. Ciertos estudios indican que el derretimiento de las zonas que permanecían congeladas todo el año en las regiones subárticas liberará metano, el cual tiene 20 veces la capacidad de calentamiento que tiene el dióxido de carbono. Los investigadores ven en esta liberación imprevista de grandes cantidades de metano una "bomba de tiempo climática",que alestallar aumentarádramáticamente lastemperaturas en elplaneta. Científicosnoruegos handescubierto que lasconcentraciones declorofluorocarbonos,que atrapan calor milveces más que eldióxido de carbono, se duplicaron entreel 2001 y el 2004 (NewScientist, 30 de septiembre del 2006).Todo esto ha acelerado el ritmo deaumento de la temperatura en losúltimos 20 años.

Una consecuencia de que se eleven las temperaturas en el mundo y de que se derritan el hielo marino y los glaciares continentales es que también se elevan los niveles del mar. À medida que las temperaturas derriten los glaciares que liberan agua a los océanos, los niveles del mar suben. En el siglo pasado, los niveles oceánicos aumentaron más de 20 centímetros mientras que la temperatura de la Tierra aumentó en aproximadamente medio grado. Los científicos estiman que un alza de un grado y medio haría derretir buena parte del hielo que flota en el Ártico y las barreras de hielo en la Antártida, así como el glaciar de Groenlandia, lo cual podría elevar los niveles oceánicos varios metros. De ser así, se inundarían muchas zonas habitadas y millones de personas quedarían desplazadas, obligadas a emigrar y aun ¡será preciso trazar de nuevo los mapas del mundo! Los niveles marinos en alza acentúan la vulnerabilidad de los asentamientos y ciudades sobre los estuarios ante las oleadas ocasionadas por tormentas. Si Londres se inundara por una oleada así, podría acabarse como centro financiero, "con lo cual Frankfurt se convertiría en el principal centro financiero de Europa" (The Times, 23 de agosto del 2006).

Con la fundición de glaciares y del hielo marino, caerán a los mares millones de litros de agua dulce. Esto diluirá la concentración salina del agua y podría perturbar las corrientes marinas, por ejemplo la corriente del Golfo. Tal fenómeno tendría efectos catastróficos sobre las extensiones agrícolas del Noroeste de Europa. La elevación de la temperatura también se asocia con oleadas de calor sin precedentes, mayores sequías, lluvias torrenciales e inundaciones desastrosas, así como tormentas y huracanes de proporciones inusitadas. Los tres huracanes que azotaron a Nueva Orleáns en el 2005 ¡fueron las tormentas más grandes e intensas jamás registradas! En el 2006, gran parte de la producción agrícola de Australia quedó devastada por unas condiciones de calor y sequía nunca vistas. Un informe reciente de una entidad oficial en el Reino Unido predice que la temperatura de la Tierra aumentará en 3 grados Celsius hacia el 2050, y que esto causará sequía y hambruna a 400 millones de personas y asolará la vida silvestre… debido a la pérdida de tierras cultivables y a la escasez de agua.

El aumento de temperatura ya ha reducido en un 70 por ciento la población de pingüinos Emperador en la Antártida, por cuanto el hielo marino estable que es imprescindible para que estas aves puedan anidar, se ha adelgazado y se ha ido flotando por el mar. Las temperaturas en alza en las últimas décadas también han contribuido a la propagación de enfermedades infecciosas como la malaria y la fiebre del Nilo Occidental a nuevas regiones. En el último cuarto de siglo han aparecido unas 30 enfermedades nuevas y ahora también están resurgiendo enfermedades antiguas que se creían superadas.

La civilización en peligro

Los científicos que proyectan las consecuencias del calentamiento global describen el futuro con una perspectiva de gravedad ¡que recuerda notablemente los términos de laBiblia! Un científico observó: "Estamos modificando los sistemas físicos, químicos y biológicos… [de la Tierra]… a un ritmo y en espacios cada vez mayores, de lo que jamás se haya registrado en la Tierra. Los seres humanos se han embarcado inconscientemente en un gran experimento con nuestro planeta… [el cual] tiene profundas implicaciones para toda la vida en la Tierra… nos acercamos rápidamente a muchos de los límites de la Tierra.

Las actuales prácticas económicas que dañan el medio ambiente… no pueden proseguir sin el riesgo de causar un daño irreparable a los sistemas vitales del planeta". En la Universidad de Cambridge, el profesor Martin Rees señaló que "en el siglo veintiuno, la humanidad corre mayor riesgo que nunca por la aplicación equivocada de la ciencia y las presiones ambientales inducidas por las acciones humanas colectivas, que podrían desencadenar catástrofes más graves que los peligros naturales… Creo que las posibilidades no superan el cincuenta por ciento de que nuestra actual civilización en la Tierra sobreviva hasta el final del presente siglo sin un grave revés" (Our Final Century, Nuestro último siglo, pág. 8, 186).

Otro investigador científico, James Kunstler, describe una serie de "fuerzas [económicas, políticas y ambientales]… que alterarán en lo fundamental los términos de la vida cotidiana… en un grado tal que nadie ha visto antes" (The Long Emergency[La gran emergencia], pág. 1-2). Escribe: "El calentamiento del planeta ha dejado de ser una teoría debatida por intereses políticos locales, para convertirse en un consenso científico establecido… [y que además del aumento de las temperaturas, las inundaciones, la propagación de enfermedades y la desertificación]… el calentamiento del planeta contribuirá a condiciones que acabarán con la economía mundial" (pág. 8-9). En tal contexto, Kunstler describe lo que los científicos llaman un "punto omega", el punto donde "las inmensas redes interconectadas de las ecologías de la Tierra estarán tan debilitadas que la existencia humana deja de ser posible" (ibídem).

El cambio climático y la profecía

Llama la atención la manera como lasadvertencias de destacados científicosy dirigentes mundialesse van asemejando a las profecías bíblicas que describen el fin de esta era y eltiempo que precede al regreso deJesucristo. Cuando le preguntaron aJesús: "¿Qué señal habrá de tu venida,y del fin del siglo?", les dijo a susdiscípulos que estuvieran atentos aun período de "guerras y rumores deguerras… pestes, y hambres, yterremotos en diferentes lugares"(Mateo 24:3, 6-7). El apóstol Juanrepresenta estos mismos fenómenosdel tiempo del fin como los tresúltimos "jinetes": guerra, hambre yenfermedad; que matarán a la cuartaparte de la población del mundo(Apocalipsis 6:3-8). Hoy loscientíficos prevén que millonesmorirán víctimas del hambre inducidapor el clima, y en guerras por recursoscomo el agua y el petróleo. À estascalamidades cada vez más extensasen el mundo las llamó Jesús el"principio de dolores" que precederíaa su inminente regreso (Mateo 24:8,32-35). Los científicos dicen que losactualescambios climáticos solamente sonel comienzo de másalteraciones catastróficas que vienenen el futuro.

Jesucristo también predijo que antes de su regreso habría una "gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo… Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo" (Mateo 24:21-22). ¿Será simple coincidencia que destacados científicos estén diciendo virtualmente lo mismo: que el aumento de las temperaturas puede alterar la Tierra tan dramáticamente "que sea incapaz de sustentar la vida" en los próximos años? Hoy, mientras estudios científicos documentan la creciente desaparición de especies, el plancton y la desaparición de los arrecifes de coral en océanos más cálidos y ácidos; la pesca comercial diezma las reservas pesqueras mundiales. Es notable que el profeta Oseas previó un momento en el cual "se enlutará la tierra, y se extenuará todo morador de ella, con las bestias del campo y las aves del cielo; y aun los peces del mar morirán" (Oseas 4:1-3).

El profeta Joel predijo una sequía sin precedentes: "Se enlutó la tierra…se secó el mosto [vino], se perdió elaceite… el trigo fue destruido… Lasbestias del campo bramarán… sesecaron los arroyos de las aguas" enconjunto con el "día del Señor", elperíodo que culmina con el regresode Cristo (Joel 1:2-3, 10-20). Hacemucho tiempo, Moisés advirtió quela desobediencia a las leyes de Diosllevaría a sequías y hambrunas(Levítico 26:14, 19-20). ¿Será simplecoincidencia que ahora los científicospredicen que el cambio climáticoconvertirá buena parte de la superficieagrícola productiva de la Tierra endesierto árido incapaz de produciralimento?

La causa bíblica de las calamidades profetizadas es que los seres humanos han olvidado las leyes de Dios, entre ellas las leyes bioquímicas y ecológicas que Dios diseñó para que rigieran el funcionamiento de nuestro medio ambiente (Oseas 4:6). En consecuencia, Dios nos dice que Él nos dejará sentir las consecuencias de violar estas leyes fundamentales y que nosotros vamos a cosechar lo que hemos sembrado (ver Oseas 4:9; Jeremías 2:19). Los científicos modernos han llegado a la misma conclusión respecto de los cambios climáticos causados en el mundo por las actividades humanas. Hoy, los científicos escriben sobre "la venganza de Dios", pero esto no es nada nuevo; hace miles de años, Moisés advirtió a los israelitas que si contaminaban la Tierra, ella a su vez los vomitaría (Levítico 18:28). Sí, tal como se predijo, ¡la Tierra está contraatacando! Pero ¿estaremos perdidos? ¿Estaremos realmente ante el fin del mundo?

El mundo de mañana

Los pronosticadores, intentando vislumbrar más allá de lo que ven como el futuro colapso de nuestra civilización moderna, disciernen la necesidad de una "guía" escrita en términos claros y sencillos, la cual permita a los sobrevivientes "reconstruir la civilización sin repetir demasiados de nuestros errores" (Lovelock, pá. 156-158). Este libro debe ser "un manual para vivir bien y para sobrevivir" que tenga información vital sobre el propósito de nuestra vida, nuestra relación correcta con la Tierra, leyes fundamentales de la salud y pautas para el comportamiento correcto (ibídem). Los intelectuales modernos, que suponen que no existe tal libro, ignoran que esta información esencial ya se encuentra en la Biblia. Las Sagradas Escrituras afirman que la Tierra pertenece a Dios (Salmo 24:1) y que los seres humanos debían cuidarla en calidad de administradores (Génesis 1:28; 2:15).

Cuando Jesús regrese, va a "destruir a los que destruyen la tierra" (Apocalipsis 11:18) y se valdrá de sus santos para dar comienzo a "los tiempos de la restauración de todas las cosas", incluido el ambiente de la Tierra (Hechos 3:19-21). Los dramáticos cambios climáticos actuales no son un anticipo del fin del mundo sino más bien un preludio de un futuro mucho más emocionante, del cual usted puede formar parte… siempre y cuando empiece a vivir por lo que realmente dice la Biblia y aprenda a reconocer el verdadero significado de los cambios ambientales que se están produciendo en todo el planeta, ¡a medida que nos acercamos al mundo de mañana!

MÁS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN

Mostrar todos