Salve su matrimonio

Díganos lo que piensa de este artículo

¿Hay problemas en su matrimonio? ¿Necesita ayuda? Una fuente de ayuda profunda y práctica es la Biblia, ¡la Palabra de Dios! La Biblia ofrece soluciones asombrosas que ayudan a mejorar la relación matrimonial e incluso ¡pueden salvarla!


¡La institución del matrimonio es una de las mayores bendiciones que Dios les ha dado a los seres humanos! Sin embargo, las maldiciones del egoísmo y la carnalidad han ocasionado millones de divorcios, familias deshechas y niños perjudicados. Las presiones de nuestra sociedad contribuyen a fragmentar las familias, hay un número creciente de hogares donde ambos padres trabajan, se imponen valores mercantilistas y materialistas, hay una influencia penetrante de la industria del entretenimiento, falta de tiempo para actividades en familia, incapacidad de las familias para comunicarse, unirse y tener propósitos en común.

¿Y su matrimonio? ¿Estará tal vez esté sufriendo de tensiones, o quizás incluso de conflictos severos?

Las exigencias del trabajo es otro factor que le hace daño al matrimonio, robándole a la pareja su tiempo. En un reciente artículo de investigación periodística, una reconocida socióloga afirmó: "Los trabajadores se encuentran cada vez más atrapados en las garras del tiempo…. Tienen dos empleos, uno en el trabajo y uno en la casa". Otro sociólogo señaló: "La gente está cumpliendo horarios de trabajo más largos, y no porque así lo deseen".

El estudio también reveló la índole cambiante de los conceptos que se tienen del papel del marido y de la mujer. "Solo el 10 por ciento, aproximadamente, de las parejas dijeron que prefieren los papeles tradicionales del varón como el que trabaja para ganar el pan y la mujer como ama de casa de tiempo completo. Sin embargo, el 25 por ciento de las parejas caben dentro de este molde".

¿Qué pueden hacer las parejas para manejar estas presiones sobre su familia y su matrimonio? Algunas se sienten tentadas a renunciar al matrimonio. ¡Pero hay una fuente de ayuda verdadera! ¡Usted necesita la verdad! Jesús dijo en Juan 17:17: "Tu Palabra es verdad". La Biblia, la Palabra de Dios escrita, es la revelación del Creador a sus criaturas, ¡y es la fuente de la verdad! ¿Qué otra fuente podría ser mejor para guiarnos respecto de la relación matrimonial?

Los grandes mandamientos

Los diez mandamientos nos enseñan cómo relacionarnos con Dios y cómo relacionarnos con los demás. Se resumen en dos grandes mandamientos: "Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas" (Mateo 22:37-40).

Las cualidades de amor a Dios y amor al prójimo son fundamentales para nuestra existencia misma, así como para las relaciones familiares. Dos de los diez mandamientos se aplican directamente a nuestra vida familiar. El quinto mandamiento nos dice: "Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la Tierra que el Eterno tu Dios te da" (Éxodo 20:12). Esta es una ley espiritual de causa y efecto. Cada uno de nosotros tiene el deber, dado por Dios, de honrar a nuestros padres.

El séptimo mandamiento dice: "No cometerás adulterio" (Éxodo 20:14). Dios exige lealtad y fidelidad en el matrimonio.

Estos mandamientos protegen y enriquecen nuestras relaciones familiares. Nuestro Creador desea que formemos familias unidas y que amemos a nuestro prójimo. Y el prójimo más cercano que tenemos ¡es nuestro cónyuge!

¿Dónde se originó el matrimonio? Las Sagradas Escrituras nos dicen que Dios, el Creador, instituyó el matrimonio. Adán estuvo solo hasta que Dios le presentó una bella esposa. "Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; esta será llamada Varona, porque del varón fue tomada. Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban" (Génesis 2:23-25).

Dios es el Creador del matrimonio y la familia. Desea que esas relaciones sean felices y emocionantes. Pero sabemos lo que les ocurrió a Adán y a Eva: ¡pecaron! Desobedecieron los principios y las leyes que les habrían traído éxito y felicidad. Dios permite que aprendamos el camino de las relaciones correctas. "He venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia" (Juan 10:10). Sí, por intermedio de Jesucristo, podemos saber lo que es la vida abundante, aun en el matrimonio, ¡siempre y cuando pongamos en práctica las instrucciones y los principios revelados por Dios!

Cinco estrategias para salvar un matrimonio

Con esta importante perspectiva en mente, consideremos cinco estrategias que sirven para mejorar el matrimonio, e incluso salvar un matrimonio cuando se está desmoronando.

Estrategia 1: Renueve su compromiso. Probablemente usted ya sabe que este es uno de losprincipios más básicos en elmatrimonio. El presentador del programade radio El Mundo de Mañana hatratado este tema en varios programas. La primera estrategia paramejorar su matrimonio es renovar elcompromiso.

Quizás ya tengamos esto en la mente. Pero cabe preguntar: ¿Lohemos practicado en lo emocional yespiritual? ¿Recuerda usted laspromesas que hizo durante la ceremoniade la boda? Usualmente la ceremoniaincluye el compromiso de los contrayentesde amarse fielmente y respetarsepor el resto de la vida; en las alegríasy en las penas, en la salud y en laenfermedad, ¡hasta que la muerte lossepare!

¿Fueron estas palabras huecas? Ô por el contrario, ¿se ha esforzado usted personalmente por cumplir su parte de esos votos matrimoniales? Esta primera estrategia para mejorar el estado de su matrimonio es renovar su compromiso para con su cónyuge. ¡Tenemos que estar dedicados a preservar la unión matrimonial lo mejor que podamos! ¿Vive usted dedicado a su esposo o esposa?

¡Me consta que no es fácil! Mi esposa y yo llevamos casados más de 44 años. Hemos tenido nuestros momentos difíciles. Pero ambos sabemos ¡que estamos comprometidos el uno con el otro. Esto es de suma importancia. En nuestro mundo de fáciles divorcios y uniones para experimentar, necesitamos el compromiso del cual hablaba Jesús cuando predicaba el evangelio. En tiempos de Jesucristo, el varón podía repudiar a su esposa por motivos frívolos. Los fariseos, apelando a los escritos de Moisés, le preguntaron si era legítimo el divorcio. Entonces, "respondiendo Jesús, les dijo: Por la dureza de vuestro corazón os escribió este mandamiento; pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno. Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre" (Marcos 10:5-9).

Jesús recalcó que, desde el principio, el compromiso matrimonial es para toda la vida. Nuevamente, tenemos que mirar hacia el Creador quien nos une en el vínculo matrimonial. La estrategia número uno para mejorar y salvar el matrimonio es: Renovar el compromiso con el cónyuge de amarse y servirse fielmente durante todos los altibajos de la vida.

El deseo de Dios ¡es que todos lleguemos a ser parte de su Familia divina por toda la eternidad! Nuestro Padre amoroso en el Cielo nos ha dado el conocimiento infalible para forjar un matrimonio feliz. En el momento de la boda, tal vez usted estaba lleno o llena de entusiasmo previendo un matrimonio dichoso que duraría toda la vida. Más tarde quizá se encontró ante las realidades de la naturaleza humana ¡y las serias diferencias entre usted y la persona con quien se casó! Quizá se desanimó. Pero no se dé por vencida con su esposo, ni el varón con su esposa. Procure con todas sus fuerzas conservar esa unión.

Estrategia 2: Respete profundamente a su esposo o esposa.Gran parte de lo que vemos y oímosen los medios de difusión nosenseña a faltarle al respeto a losdemás. El cine y la televisión suelenensalzar a personajes que hacen galade vanidad y soberbia. Los mediosmasivos promueven a protagonistascapaces de denigrar, desacreditar yofender a otros. Las actitudes de ira,odio y menosprecio rayan en elhomicidio espiritual. Como escribióel apóstol Juan en 1 Juan 3:15: "Todoaquel que aborrece a su hermano eshomicida; y sabéis que ningúnhomicida tiene vida eternapermanente en él".

Tenemos que comprender que todo ser humano es, en potencia, un hijo de Dios glorificado y miembro del Reino de Dios por toda la eternidad. Cada uno de nosotros debe reconocer esa posibilidad que Dios ha concedido a nuestro cónyuge. Y esa posibilidad sigue vigente, pese a cualquier actitud que tenga la persona en este tiempo.

Escuchemos lo que Dios dice a los esposos en 1 Pedro 3:7: "Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo". Dios le dice al esposo que dé honor a su esposa. Ese honor debe reflejarse en sus palabras, cortesía, servicio, lenguaje corporal ¡y actitud hacia ella!

À la esposa Dios también le ordena que respete a su marido: "Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido" (Efesios 5:33). En el matrimonio tiene que existir respeto mutuo. La simple cortesía hace mucho para fomentar ese honor y ese respeto.

Debemos recordar siempre lo que vale en potencia nuestro esposo o esposa ante los ojos de Dios. Veamos la exhortación del apóstol Pablo en Filipenses 2:3: "Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo". Los esposos deben valorarse altamente el uno al otro.

Estrategia 3: Comunicarse con amor. Esta tercera estrategia esbásica pero muy necesaria. ¿Cuántasveces ocurre que los esposos "cierranlos oídos" durante susconversaciones? Para que haya buenacomunicación, tenemos que saber escuchar además de hablar. Escuchepara entender el punto de vista delotro. ¡Trate de comprender lo quesiente la otra persona y lo quenecesita! Demuestre respetoescuchando con toda atención.

El apóstol Pablo escribió sobre este punto: "Siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo" (Efesios 4:15). Hay quienes dicen la verdad ¡pero con odio! El cristiano, que está madurando en Cristo, se cuida de cómo sus palabras y su mensaje afectarán al oyente.

Al hablar con su esposo o esposa, ¿demuestra usted verdadero interés por su bienestar? ¿Transmite el sentimiento de respeto? Ciertamente, necesitamos ser pacientes con el otro. Pablo nos recuerda que: "El amor es paciente, es bondadoso (1 Corintios 13:4, NVI). En sus conversaciones, recuerde no solamente decir la verdad ¡sino decirla con amor!

Nuestro lenguaje, actitud o expresión al comienzo del día puede afectar toda la relación. Aprenda a manifestar una actitud positiva y amorosa al comienzo del día. Puede evitar una discusión accidental o producir rencor innecesario que podría durar todo el día. Preste especial atención cuando se reúnen al final del día. Por muy cansado o cansada que esté, una palabra positiva de ánimo o agradecimiento, un abrazo o un beso, pueden marcar una gran diferencia en la forma en que continuará la relación desde ese momento.

Hay parejas que hacen de las discusiones un verdadero hábito, una serie de provocaciones y respuestas repetidas y previsibles. Procure, en cambio, modificar sus hábitos de comunicación. En el libro de los Proverbios leemos: "La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor" (15:1). Inténtelo; Responda con suavidad, diciendo algo como: "Siento haber dado esa impresión". Una respuesta tan sencilla como un "¡gracias!" puede quitar la leña al fuego de una vieja discusión. ¡Válgase de una respuesta blanda la próxima vez que vea iniciarse una discusión en casa!

Estrategia 4: Practique el camino del "dar".Este es un principio espiritual clave que nos ha dado el Salvador y que se ilustra claramente en las palabras y el ejemplo del apóstol Pablo: "En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir" (Hechos 20:35).

Si usted asume el compromiso de dar el 100 por ciento a su matrimonio, ¡recibirá bendiciones! Piense de qué modos podría dar a su cónyuge. Un pequeño regalo, unas palabras de aprecio; ¡producen un gran efecto! Piense en dar sin esperar nada a cambio. Recuerde la exhortación de Jesucristo: "A cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos" (Mateo 5:41). El amor verdadero significa dar el 100 por ciento… ¡y andar la milla extra!

El amor también es suplir las necesidades del otro. El matrimonio es una unión física en la cual los dos miembros de la pareja comparten responsabilidades importantes, tal como lo describe el apóstol Pablo: "A causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido. El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con el marido. La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer" (1 Corintios 7:2-4). Usted tiene que estar dispuesto a dar a su cónyuge aunque no se sienta con deseos de hacerlo.

Estrategia 5: Oren juntos. Si está casado con una persona no creyente y si no puede orar con su cónyuge, de todos modos deberá orar por su cónyuge, y orar por su matrimonio. Usted puede ser un ejemplo de lo que es un cristiano, como leemos en las instrucciones del apóstol Pedro a las mujeres casadas con un inconverso: "Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas" (1 Pedro 3:1). Nuestro ejemplo cristiano de amar y dar al otro puede influir muy positivamente en nuestro esposo o esposa. Notemos que el apóstol resalta la conducta y no el empeño de convencer al otro con argumentos para que adopte nuestra forma de religión.

Si los dos esposos oran, intenten orar juntos una vez al día, como lo hacemos con frecuencia mi esposa y yo: Normalmente, yo doy comienzo a la oración y luego de un ratito le hago una señal a ella. Después de su oración, yo cierro nuestra oración conjunta. Al dar a conocer nuestros pensamientos más personales e íntimos a Dios en oración, también los estamos dando a conocer el uno al otro.

Una de las expresiones que más le agradan a mi esposa es: "Oremos sobre eso". Agradezco su deseo permanente de que Dios participe en nuestro matrimonio y en nuestra vida en común. Todos necesitamos reconocer a nuestro Dios y Salvador en cada aspecto de la vida. Como leemos en Proverbios 3:5-6: "Fíate del Eterno de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus veredas".

Con la ayuda de Dios, ¡podemos salir adelante!

El matrimonio requiere esfuerzo. Para que salga bien, hay que trabajarlo y cultivarlo. Exige que demos el todo en el cumplimiento de las obligaciones que Dios nos impone para con nuestro cónyuge. Habrá obstáculos, e incluso roces. Pero con la ayuda divina, podremos mejorar el matrimonio ¡y aun salvarlo, si está en peligro!

Dios instituyó el matrimonio con un gran propósito dentro de su plan para la humanidad. Debemos aprender a amarlo con todo el corazón, el alma, la mente y las fuerzas, y amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Dentro de la íntima relación matrimonial, aprendemos continuamente a aplicar estos principios del amor.

En este artículo hemos tratado brevemente sobre cinco estrategias para mejorar, y aun salvar, el matrimonio. Pidámosle a Dios ayuda para aplicar estos principios en nuestra propia vida. Recuerde: usted no puede obligar a su cónyuge a cambiar, solamente puede cambiarse a sí mismo. Pero su ejemplo de amor y servicio sí puede ejercer influenciay tener un efecto positivo sobre el otro. Necesitamos la ayuda de nuestro Salvador en nuestra propia vida. Como dijo el apóstol Pablo: "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Filipenses 4:13).

¡Que Dios lo bendiga, y que bendiga su matrimonio y su familia mientras se esfuerza por vivir por su Palabra!

MÁS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN

Mostrar todos