Confusión religiosa

Díganos lo que piensa de este artículo

¿A qué se debe tanta confusión religiosa? Hoy en día las entidades religiosas más grandes del mundo son el catolicismo y el Islam. La mayoría de las iglesias protestantes tradicionales ¡están perdiendo adeptos por centenas de miles! Mientras tanto, las iglesias de los mormones, los adventistas del séptimo día y los testigos de Jehová gozan de un rápido crecimiento. Y otro tanto sucede en ciertas iglesias pentecostales caracterizadas por su alto grado de emotividad religiosa, las cuales están ganando muchos miembros entre quienes antes fueron católicos; especialmente en Centro y Sudamérica.


¿Qué está ocurriendo? ¿Adónde lleva todo esto?

¿Cómo podemos estar seguros de que entendemos la verdad acerca de Dios, de la vida eterna y de los hechos proféticos que parecen intensificarse cada año y afectar cada vez más a nuestro mundo?

Yo llegué a entenderlo… y usted también puede. Crecí, como tantos otros, en una ciudad pequeña y en una iglesia protestante tradicional. Mis padres, mis dos hermanas y yo vivíamos en una calle bordeada de árboles en un barrio agradable de clase media. La mayor parte de nuestros vecinos eran protestantes, aunque también había católicos y algunos judíos. En el fondo, todos éramos bastante parecidos, gente de clase media en una ciudad apacible, con principios y expectativas muy similares.

No fue hasta que llegué a la edad adulta y viajé al exterior que comprendí claramente que la inmensa mayoría de la gente en la Tierra no cree, y jamás ha creído, en Cristo ni en las enseñanzas del cristianismo tradicional. Y que muy pocas personas son las que conocen las auténticas enseñanzas cristianas de la Biblia. Aun en el mundo que se considera cristiano, la gente que piensa y observa no puede menos que darse cuenta de las serias diferencias que hay en cuanto a convicciones y prácticas.

Muchas iglesias protestantes están ordenando, o considerando ordenar, ¡homosexuales al ministerio! Esto habría sido absolutamente descabellado cuando yo era niño. Nuestros conceptos del cristianismo bíblico han sido desvirtuados hasta tal punto que el tema se convierte en algo "simplemente aburrido" para la mayoría de quienes se consideran cristianos.

Hoy, protestantes y católicos se sienten cada vez menos seguros de lo que creen. Aunque desde hace mucho tiempo la doctrina de la trinidad ha sido piedra angular de sus creencias, ahora muchas iglesias reconocen dicha doctrina de un modo casi borroso y desvirtuado. Hace unos meses, funcionarios presbiterianos "votaron para permitir que sus iglesias usaran la expresión ‘madre compasiva, hijo bienaventurado y vientre vivificante’; en vez de ‘Padre, Hijo y Espíritu Santo’ al referirse a la trinidad.

Esta fue solo una entre doce expresiones aprobadas por la Asamblea como reemplazos permitidos para los nombres tradicionales de la Deidad, siendo otra: ‘roca, piedra angular y templo’. Ciertos pastores presbiterianos de tendencia conservadora expresaron su disgusto por lo que describieron como la acción de un grupo religioso por ‘alterar una doctrina central de la fe cristiana’. Ahora bien, lo que ignora la mayoría de estas personas es que la trinidad misma no es una parte integrante de la auténtica fe cristiana, sino que fue añadida más tarde por dirigentes deseosos de atraer nuevos conversos sumándole al "cristianismo" ciertas doctrinas tomadas de las antiguas religiones paganas.

Es de vital importancia entender también que la mayoría de las iglesias tradicionales no reconocen que nos encontramos en el "tiempo el fin" predicho por la Biblia. Sus predicadores están totalmente inseguros de si Cristo realmente va a regresar a la Tierra, y en caso de que regrese, no saben si vendrá pronto ¡o quizá dentro de mil años! Veamos lo que escribió el famoso evangelista Billy Graham en su columna periodística: "Tampoco sabemos cuándo volverá Cristo a la Tierra, y la Biblia nos dice que no intentemos fijar la fecha exacta de su venida. Sí, podría ser antes de que usted termine de leer esta frase; pero también podría ser dentro de mil años" (Charlotte Observer, 8 de septiembre del 2003).

Millones de personas que se consideran cristianas, creen que hay "muchos" caminos a la salvación, ya sea por medio de Cristo o por otros medios. Pese a lo anterior la Biblia afirma dogmáticamente que Jesucristo y sus enseñanzas son el único camino a la salvación. "En ningún otro hay salvación; porqueno hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" (Hechos 4:12). El mismo Jesús dijo: "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí" (Juan 14:6). El hecho ineludible es que la gente, incluso la mayoría de quienes se consideran cristianos, ¡está en total confusión! Recuerde: la Biblia afirma que Satanás existe, que es muy real, y que "engaña al mundo entero" (Apocalipsis 12:9).

El apóstol Pablo explicó que el evangelio está "encubierto" para la mayoría; "en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo" (2 Corintios 4:3-4). La Palabra de Dios deja muy en claro, en varios pasajes, que la inmensa mayoría de los seres humanos no son llamados en este momento, sino que "se pierden" porque están enceguecidos ante la verdad de Dios.

¿Qué hacer ante todo esto?

Francamente, amigos, la única "clave" auténtica que le ayudará a una persona a salir de toda esta confusión religiosa es estar dispuesta a tomar la Biblia literalmente; dejando que el Nuevo Testamento amplíe el Antiguo, y seguir las claras enseñanzas y el ejemplo de Jesucristo, el Autor del cristianismo verdadero.

"¿Es eso todo? ¡Parece sencillísimo!" Dirán algunos. Pero los predicadores y teólogos "eruditos" de este mundo, en su mayoría, han confundido a la gente a tal grado que muy pocos saben lo que Jesús enseñó, por muy claro que esto sea; ¡y poquísimos están realmente dispuestos a seguirlo!

El cristiano debe tener el deseo y la capacidad de comprobar para sí que la Biblia fue literalmente inspirada por el Dios Creador de todo lo que existe. Que la Biblia habla con autoridad, revelando el auténtico camino a la vida eterna y el propósito por el cual el Creador nos puso aquí en la Tierra.

Esta revista El Mundo de Mañana se fundamenta en esa premisa. Nosotros estamos dispuestos a comprobar clara y rotundamente todo lo que la Biblia claramente dice a cuantos estén dispuestos a escuchar. No aceptamos interpretaciones basadas en la "tradición humana", aparte de las Escrituras ni basadas en que "gente buena" las ha creído en tiempos pasados. Sí, estamos dispuestos a creer—y esperamos que usted también lo esté—que la Biblia realmente dice lo que dice y, ¡significa lo que significa! Esto lo hemos comprobado a entera satisfacción y ¡procuramos basar nuestra vida sobre este fundamento!

Una señal de que Dios está trabajando con nosotros es el entendimiento que nos ha dado de profecías bíblicas que se están cumpliendo en este momento. La mayoría de los cristianos afiliados a las sectas tradicionales no reconocen el cumplimiento actual de las profecías escritas en la Biblia. À medida que usted estudie la revista El Mundo de Mañana y otras publicaciones nuestras, podrá comprobar, siempre y cuando esté dispuesto, de que nuestras convicciones se basan en la Biblia y no en escritos supuestamente "inspirados" de hombres o mujeres. En esta revista, así como en otras publicaciones y el programa radial, simplemente exponemos lo que la Biblia muy claramente dice; y también ayudamos a comprender los apasionantes hechos proféticos que bullen a nuestro alrededor y que muy pronto culminarán con la segunda venida de Jesucristo a la Tierra, una venida real y concreta, ¡como Rey de reyes!

Por último, deseo ofrecerles nuestro Curso bíblico por correspondencia. Este curso les ayudará a apreciar el hecho de que la Biblia es inspirada y que debe ser la única guía para las creencias y prácticas del cristiano. Nosotros enviamos todas nuestras publicaciones gratuitamente, a petición de las personas interesadas y sin ninguna obligación posterior. Luego, lo más importante, es que se debe estar dispuesto a actuar conforme a lo que aprenda. La verdad es que estamos viviendo en los últimos días de una era y que nuestra vida diaria se verá enormemente afectada por el cumplimiento de los hechos proféticos dentro de los próximos años. "El que tiene oídos para oír, oiga" (Mateo 13:9)

MÁS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN

Mostrar todos