Sufre la economía de Australia

Díganos lo que piensa de este artículo

Hay una guerra comercial en curso entre China y Australia, debido en parte a las investigaciones de Australia sobre los orígenes del coronavirus (AlJazeera, 27 de noviembre de 2020). En noviembre, China impuso un arancel del 200 por ciento a las importaciones de vino de Australia. “Anteriormente, China suspendió o redujo las importaciones de carne de res, carbón, cebada, mariscos, azúcar y madera de Australia después de que apoyara los pedidos para realizar una investigación sobre el origen de la pandemia del coronavirus”. El mes pasado: “la embajada de China describió las quejas sobre las restricciones a la inversión china en Australia y las críticas a China por parte de los parlamentarios australianos y los medios de comunicación” (AlJazeera, 15 de diciembre de 2020). Ahora, las exportaciones de carbón de Australia a China están sufriendo un gran golpe financiero, ya que China mira hacia otras naciones.

En el extremo occidental, la economía de Sudáfrica se encuentra en su ciclo descendente más largo en 75 años, un ciclo que comenzó años antes de que ocurriera el coronavirus (BusinessTech, 15 de diciembre de 2020). Además, la economía del Reino Unido continúa luchando a causa de la Covid-19. El próximo año, el ejército del Reino Unido recortará su presupuesto en mil millones de libras, ya que por primera vez los reservistas militares serán suspendidos (Telegraph, 8 de diciembre de 2020). Esto se suma a muchos años de recortes militares.

Durante los últimos dos siglos, el poderío militar y el gran poder económico han sido un motivo de orgullo para el Reino Unido y la Mancomunidad de Naciones, incluyendo a Australia y Sudáfrica. Pero, al mirar alrededor del mundo, vemos que estas naciones tienen muchas dificultades, tal como la Biblia dice que tendrán en el tiempo del fin. En Levítico 26:19, Dios advierte: “quebrantaré la soberbia de vuestro orgullo”, del poder de las naciones de descendencia israelita por haberlo rechazado, y esto parece estar sucediendo a una escala y un ritmo acelerado. Los estudiosos de las profecías bíblicas deben anticipar el continuo declive de Estados Unidos, el Reino Unido y de la Mancomunidad de Naciones, y de muchas naciones de Europa occidental. Para comprender lo que está sucediendo entre estas naciones y lo que les depara el futuro, lean Estados Unidos y Gran Bretaña en profecía.