Religión y depresión

Staff de Noticias y Profecía
Díganos lo que piensa de este artículo

Un estudio de 2012 mostró que las personas que creen que la religión o la espiritualidad  tienen menos probabilidades de estar deprimidas que las que no tienen estas creencias, incluso entre las personas con antecedentes familiares de depresión (American Journal of Psychiatry, edición de enero de 2012). Una nueva investigación sobre el cerebro muestra que la religión y la espiritualidad causan cambios en las estructuras neurológicas de la región del cerebro asociadas con la depresión. Incluso entre aquellos con antecedentes familiares de depresión, los cerebros de los que son religiosos y espirituales se parecen más a los cerebros de los que no padecen de depresión (PsyPost.com, 3 de febrero de 2019). Los investigadores creen que estos cambios positivos en la estructura del cerebro son causados ​​por la creencia personal de que la religión y la espiritualidad son muy importantes. Sin embargo, advierten que estas diferencias pueden no durar si las creencias sobre la importancia de la religión cambian.

El gran Dios que creó el cuerpo y el cerebro humano, hace mucho tiempo nos dio diez mandamientos poderosos, registrados en Éxodo 20. Los primeros cuatro de estos mandamientos dejan claro que Dios debe ser adorado y muestran cómo hacerlo. Este mismo Dios instruyó a su pueblo que, si valoraban su creencia en Él al buscarlo y obedecerlo constantemente, no experimentarían las enfermedades que presenciaron en los egipcios (Éxodo 15:26). Dios también promete “mucha paz” (Salmos 119:165) y bienaventuranza (Salmos 146:5) a los que se mantienen enfocados en Él. Es maravilloso ver cómo la investigación moderna muestra los beneficios de mantener un fuerte enfoque espiritual, que incluso las estructuras en el cerebro reflejan cambios para bien. Para más información sobre el impacto de mantener un poderoso enfoque espiritual en Dios que puede cambiar la vida, lean  el folleto Los diez mandamientos.