¡Plástico en el cuerpo de los niños!

Díganos lo que piensa de este artículo

Entre 2014 y 2017, el Ministerio Federal del Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza, Construcción y Seguridad Nuclear de Alemania y el Instituto Robert Koch estudiaron muestras de sangre y orina de 2,500 niños. El estudio encontró subproductos plásticos en el 97% de las muestras (Deutsche Welle, 14 de septiembre de 2019). Uno de los autores del estudio dijo: “Nuestro estudio muestra claramente que los plásticos, que están aumentando en producción, también están haciendo presencia cada vez más en el cuerpo”.

Según los investigadores: “El plástico de los productos de limpieza, la ropa impermeable, los envases de alimentos y los utensilios de cocina, con frecuencia entran en contacto directo con el cuerpo”. Sin embargo, los plásticos de los utensilios de cocina antiadherentes y la ropa impermeable eran los más preocupantes para los científicos, ya que estos productos son más peligrosos para los sistemas reproductivos y el hígado. “También se culpa a los subproductos plásticos por alterar la función hormonal, lo que podría provocar obesidad, trastornos reproductivos, cáncer y retrasos en el desarrollo en los niños”. Los niños más pequeños y los de las familias más pobres tenían los niveles más altos de plástico en sus cuerpos.

El plástico es omnipresente en nuestra sociedad que todo lo deshecha. Hoy, el plástico contamina regiones vírgenes, se ha encontrado en zonas remotas, y ahora está apareciendo dentro de los cuerpos de nuestros niños. Mientras que el plástico es barato de producir y ahorra dinero a los fabricantes y consumidores, los seres humanos están cosechando las consecuencias de la contaminación por plástico. El apóstol Pablo escribió: “toda la creación gime a una” y “el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios… porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios” (Romanos 8:19-22). Por muy malas que sean las cosas ahora, y por muy malas que puedan llegar a ser, este pasaje de las Escrituras muestra que vendrá un tiempo mejor y más seguro. Para más información sobre la verdadera esperanza para el futuro, lean “Degeneración y regeneración”.