¡Nuevo brote de ébola en África!

Díganos lo que piensa de este artículo

Actualmente, hay más de 2,000 casos de ébola en la República Democrática del Congo en África y más de 1,300 han muerto por este nuevo brote. “El número diario de nuevos casos de ébola se ha triplicado en los últimos meses, según las organizaciones de ayuda”. Cada día se presentan de 15 a 20 nuevos casos de la enfermedad (Deutsche Welle, 4 de junio de 2019). Los trabajadores de la salud están teniendo dificultades para llegar a las personas infectadas debido a la desconfianza, y como resultado, ¡dos terceras partes de los que acuden a centros de cuarentena con la enfermedad morirán! El Congo es también una nación devastada por la guerra, donde los combates continúan a diario, lo que dificulta y hace peligroso los viajes para los que proveen atención médica. La epidemia de ébola ahora se ha propagado a través de la frontera hacia Uganda y parece ser la “segunda peor en la historia” (Financial Times, 16 de junio de 2019).

El ébola es un virus transmitido por los murciélagos de la fruta. Una vez introducido en una población humana, generalmente se propaga a través del contacto con la sangre u otros fluidos corporales de una persona infectada. Incluso el contacto con un cadáver puede propagar la enfermedad. Se debe tener mucho cuidado al disponer y enterrar el cuerpo de una persona que muere de ébola, o la enfermedad puede transmitirse fácilmente.

Antiguamente, Dios dio pautas muy claras para evitar infecciones por los fluidos corporales de una persona o animal enfermo o muerto (Levítico 11:31–40; Levítico 13). Estas instrucciones incluyen la cuarentena de una persona enferma y lavarse bien con agua cuando se toca un cadáver. Irónicamente, si estas antiguas prácticas bíblicas de salud se comprendieran y se siguieran hoy, la propagación de enfermedades infecciosas, como el ébola, podrían reducirse considerablemente. Para más información sobre cómo detener el brote de ébola, vean “El ébola puede ser evitado”. —Scott Winnail y Francine Prater