Más tiroteos en Estados Unidos

Díganos lo que piensa de este artículo

Durante el fin de semana, hombres armados abrieron fuego contra varias personas en lugares públicos en El Paso y Dayton, dejando un total de 31 personas muertas. El sábado, un joven de 21 años abrió fuego en un Walmart en El Paso, Texas, matando a 22 personas e hiriendo a otras 24 antes de ser puesto bajo custodia (CBS, 5 de agosto de 2019). Los fiscales están considerando cargos por crimen de odio y terrorismo doméstico y están presionando para que el tirador sea elegible para la pena de muerte.

Al día siguiente, alrededor de la 1:00 a.m., apenas 13 horas después del tiroteo en El Paso, un hombre armado abrió fuego en las afueras de un bar en Dayton, Ohio. El tirador de 24 años, que tenía un arma de alta capacidad, protección para sus oídos y un chaleco antibalas, mató a nueve personas, entre ellas a su hermana, e hirió a otras 27 antes de ser muerto por la policía. Según CNN, todo esto ocurrió en un periodo de 30 segundos después de que hizo el primer disparo (5 de agosto de 2019). Los investigadores creen que el hombre obtuvo el arma de fuego legalmente.

El apóstol Pablo advierte que, al fin de esta era, habrá cada vez más personas “sin afecto natural... crueles, aborrecedores de lo bueno” (2 Timoteo 3:2-3). También dijo que estos serían “tiempos peligrosos” (v. 1). Conforme nos acercamos al fin de esta era y conforme nuestras sociedades se aparten cada vez más de la moralidad de la Biblia, veremos más acontecimientos como los que ocurrieron el pasado fin de semana. Mientras el mundo debate la necesidad de legislación para el control de armas e intensificar los esfuerzos para el cumplimiento de la ley, la palabra de Dios revela que estas medidas no serán suficientes para resolver la verdadera causa detrás de tales acciones. Lo que se requiere es un cambio en los corazones de los seres humanos y el retorno del “Príncipe de Paz”, quien finalmente traerá la verdadera paz a este mundo atribulado. Para más información sobre un futuro lleno de paz verdadera y duradera, lean El maravilloso mundo de mañana.