Las enfermedades epidémicas hacen noticia

Díganos lo que piensa de este artículo

El brote de ébola en el Congo, que se ha prolongado durante un año, está empeorando, lo que ha llevado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a declarar una “emergencia de salud pública de preocupación internacional” (OMS, 17 de julio de 2019). La OMS clasificó al brote como una emergencia de “nivel 3”, correspondiente a máxima gravedad. Según el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la organización: “Es hora de que todo el mundo tome nota y redoblemos nuestros esfuerzos. Necesitamos trabajar solidariamente con la República Democrática del Congo (RDC) para poner fin a este brote y construir un mejor sistema de salud”. Destacó la necesidad de que más naciones y gobiernos brinden asistencia en esta situación de emergencia, así como la necesidad de evitar restricciones punitivas al Congo que pudieran paralizar su economía. Para más información sobre la prevención de muchas enfermedades, vean el programa: “El ébola puede ser evitado”.

Mientras el ébola está causando estragos en el Congo, la malaria y el dengue aterrorizan al sudeste de Asia. En el sureste de Asia el parasito de la malaria, cuyo portador es el mosquito, está mutando y ya no responde a los medicamentos de primera línea (BBC, 23 de julio de 2019). “Los parásitos se han extendido desde Camboya a Laos, Tailandia y Vietnam, donde la mitad de los pacientes no se curan con medicamentos de primera línea. Los investigadores dicen que los hallazgos plantean la ‘perspectiva aterradora’ de que esta malaria resistente a los medicamentos podría propagarse por África”. Sin embargo, hay medicamentos de segunda línea que por ahora funcionan.

Hace dos semanas el gobierno de las Filipinas declaró una alerta nacional tras un aumento del 85 por ciento en los casos de dengue en comparación al año pasado (Deutsche Welle, 15 de julio de 2019). Se han registrado más de 100.000 casos de dengue en las Filipinas y más de 450 muertes solo en los primeros seis meses del año, un aumento de casi el 40 por ciento. Las victimas de esta enfermedad transmitida por los mosquitos pueden tener un sangrado interno que les puede causar la muerte si no son tratadas y diagnosticadas a tiempo. Los funcionarios de la salud pública exhortan a las personas a estar atentos a los síntomas y a obtener atención médica de inmediato.

Las profecías bíblicas indican que a medida que nos acercamos al fin de esta era, las epidemias aumentarán en todo el mundo (Lucas 21:11). Aunque estas tres enfermedades no han alcanzado niveles epidémicos, nos dan una perspectiva de las muertes y el temor que las personas experimentarán cuando las profetizadas plagas de Dios del tiempo del fin alcancen su punto máximo. Para más información sobre los acontecimientos proféticos, lean el folleto: Catorce señales que anuncian el retorno de Cristo. —Scott Winnail, Chris Sookdeo. Francine Prater y William Williams