¿Fin de la orden anglosajona?

Staff de Noticias y Profecía
Díganos lo que piensa de este artículo

Un escritor de la BBC recientemente hizo una evaluación de dos naciones que han liderado el mundo occidental. Indicando que “en Westminster hay incertidumbre” y “en Washington también acecha el caos” escribió: “Ni Gran Bretaña ni Estados Unidos pueden alardear de ser gobiernos fuertes y estables, mucho menos mostrase ejemplares al mundo. Desde que hace seis semanas Theresa May llamó a elecciones relámpago; las placas tectónicas globales se mueven con rapidez, dejando a Gran Bretaña y Estados Unidos a la deriva” (BBC, 9 de junio de 2017). El autor concluyó con la observación fatalista: “Estas naciones angloparlantes ya no hablan con tan clara voz, y el resto del mundo ya no les presta tanta atención. Un nuevo orden mundial parece estar emergiendo, y se está articulando en otras idiomas”. La desvanecida influencia de Estados Unidos y Gran Bretaña está creando un vacío de liderazgo que otros se apresurarán a llenar, especialmente Europa y China. Un ex asesor presidencial de Estados Unidos comentó: “una Europa más audaz y más fuerte podría terminar definiéndose en oposición a Washington” (Reuters, 25 de junio de 2017). La Biblia nos dice que las naciones de descendencia israelita dirigirán al mundo como una gran nación y una “multitud de naciones” (Génesis 48:19). Sin embargo, Dios también advirtió que debido a sus pecados, estas naciones caerían de esta posición de liderazgo, “y quebrantaré la soberbia de vuestro orgullo” (Levítico 26:19). Parece que estamos siendo testigos de un momento decisivo en la historia que fue profetizado hace casi 4.000 años. La Biblia revela que Dios hace grandes a las naciones y también las hace caer para cumplir sus propósitos (Job 12:23; Daniel 2:21). Para aprender cómo y por qué Dios ha guiado el curso de la historia, lean o escuchen nuestro folleto Estados Unidos y Gran Bretaña en profecía.