Difundiendo el caos moral

Díganos lo que piensa de este artículo

Durante casi dos mil años, el fundamento de la civilización occidental estaba basado sobre los valores judeocristianos que se encuentran en la Biblia. Esos valores fundamentales situaban al occidente aparte del resto del mundo. Sin embargo, en los últimos años, esa base se ha venido abajo ante el implacable ataque de las fuerzas seculares que caracterizan a nuestras sociedades cada vez más ateas.

En lugar de la moral bíblica, nuestro mundo moderno está inundado de propaganda promoviendo la homosexualidad, el matrimonio entre personas del mismo sexo, la transexualidad, el desfile Mardi Gras de los homosexuales, la cohabitación, el divorcio, la fornicación, la pornografía, la prostitución, las drogas recreativas, los juegos de azar, la corrupción, el asesinato y la lista sigue (vean The Marketing of Evil por David Kupelian). Viendo hacia el futuro, los profetas bíblicos previeron este trágico giro de los acontecimientos. Dios reveló por medio de Moisés que las naciones israelitas del occidente: "ciertamente os corromperéis y os apartaréis del camino que os he mandado; y que os ha de venir mal en los postreros días, por haber hecho mal ante los ojos del Eterno, enojándole con la obra de vuestras manos" (Deuteronomio 31:29). Isaías advirtió que vendría el tiempo cuando la gente "a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo" y lamentó que "la verdad tropezó en la plaza" (Isaías 5:20; 59:14-15). ¡En la actualidad estamos viendo todo esto ocurrir! Para entender la importancia de las leyes de Dios, lean nuestro folleto Los diez mandamientos.