Desastroso declive de los insectos

Díganos lo que piensa de este artículo

Según el doctor Dave Goulson, profesor de biología en la Universidad de Sussex, la población de insectos del mundo probablemente ha disminuido en un 75 por ciento en los últimos 50 años. La importancia de este precipitado declive de los insectos es que “nuestro mundo se detendrá lentamente, porque no puede funcionar sin ellos” (The Guardian, 25 de julio de 2021). El doctor Goulson escribió un relato informativo sobre las consecuencias de este declive en su libro Silent Earth: Averting the Insect Apocalypse.

¿Por qué es tan importante este declive? Los insectos son polinizadores de flores y de importantes cultivos alimentarios. Desempeñan un papel importante en la cadena alimentaria cuando son consumidos por peces, aves, murciélagos, anfibios y otros animales. Los insectos también desempeñan un papel en la descomposición de los animales muertos y la vegetación, lo cual es importante para reciclar los nutrientes en el medio ambiente. El uso generalizado de pesticidas tóxicos y la destrucción de hábitats naturales contribuyen a este drástico declive.

Lo que muchos no se dan cuenta, es que Dios le dio a la humanidad la responsabilidad de administrar la Tierra y sus recursos, así como “puso a Adán en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase” (Génesis 2:15; 1:28). Sin embargo, como ilustra trágicamente el precipitado declive de insectos y de otras criaturas, el impacto de las actividades humanas en el medio ambiente ha sido perjudicial y muy costoso. Hace mucho tiempo el profeta Oseas advirtió que por los seres humanos haberse apartado de Dios, “se enlutará la tierra” e incluso las criaturas del mundo sufrirán (Oseas 4:1-3). Sin embargo, la Biblia también revela que hay esperanza en el futuro cuando toda la creación sea restaurada en el Reino de Dios venidero (Hechos 3:19-21; Romanos 8:19-22). Los insectos pueden ser criaturas diminutas, pero fueron creados por Dios para desempeñar un papel importante en los ecosistemas de la Tierra. Para más información sobre lo que le espera al planeta y a la humanidad, lean El maravilloso mundo de mañana. —Scott Winnail, Rod McNair y Francine Prater