Apocalipsis cuántico

Díganos lo que piensa de este artículo

Este es un término que muchos han utilizado para referirse a un futuro en el que la actual “carrera armamentista de supercomputadoras va a rehacer el mundo” (Jerusalem Post, 29 de enero de 2021). Las computadoras cuánticas han sido motivo de discusión durante años y muchas empresas y naciones están trabajando para hacer realidad la tecnología propuesta. Muchos temen que la primera nación en dominar esta tecnología tendrá una poderosa ventaja sobre las otras naciones. Como informa el Post: “Las implicaciones podrían reposicionar quiénes son las potencias militares, económicas y tecnológicas del mundo y redefinir industrias tan diversas como las comunicaciones, la salud, las finanzas y la energía”.

Las computadoras cuánticas tendrán la capacidad de procesar datos a una velocidad asombrosamente mayor que las computadoras más rápidas de hoy. Los problemas que tomarían décadas o más para resolver con la tecnología actual se resolverían en minutos con este tipo de supercomputadoras. Las naciones sin escrúpulos podrían descifrar códigos encriptados y robar los secretos de sus rivales y grandes sumas de dinero de los bancos extranjeros. Esta tecnología avanzada podría utilizarse de forma viable para adelantar el progreso de tecnologías en muchos otros campos a un ritmo nunca antes visto. La computación cuántica promete ser un “cambio de juego” para la civilización tal como la conocemos.

Cuando Dios confundió las lenguas en la antigua ciudad de Babel, explicó por qué lo hizo: “He aquí el pueblo es uno, y todos éstos tienen un solo lenguaje; y han comenzado la obra, y nada les hará desistir ahora de lo que han pensado hacer” (Génesis 11:6). Los diferentes idiomas han retrasado la innovación, pero representan cada vez menos una barrera en un mundo en el que el conocimiento se comparte fácilmente en todo el mundo. La computación cuántica tiene el potencial de desencadenar las mismas circunstancias que el Todopoderoso describió como una preocupación. ¿Nos acercamos a un tiempo en la historia en el que Dios tendrá que intervenir una vez más en los asuntos humanos para salvarnos de nosotros mismos (Mateo 24:22)? Para más información sobre esta nueva tecnología y su futuro potencialmente amenazador, lean “Las obras de sus manos: supremacía cuántica y la creación de Dios”.