Una heroína amable y prudente

Díganos lo que piensa de este artículo

Las películas pueden inspirarnos a cambiar nuestras actitudes o a reflexionar sobre nuestras vidas y nuestras decisiones. Las películas tensas o dramáticas pueden incluso llevarnos a las lágrimas al considerar cómo nos comportaríamos en situaciones similares a las presentadas. Pero a menudo, las historias de personas reales son aún más inspiradoras. Conocemos la historia de una mujer que, a pesar de las circunstancias, aplicó dos principios que no vemos que muchas mujeres apliquen hoy.

Esta mujer estaba casada con un hombre muy rico, que no era tímido para hacer comentarios rudos y que no era hospitalario con aquellos que estaban cansados, hambrientos y necesitados. De hecho, este hombre tenía a un grupo de personas que querían atacarlo debido a su comportamiento insultante y a sus comentarios rudos, hombres que estaban tan enfurecidos por sus acciones que estaban listos para quitarle la vida. Ante esta situación, la esposa del hombre aplicó dos principios vitales y, al hacerlo, obtuvo el honor de una manera que rara vez vemos en nuestro mundo de hoy. El nombre de esta mujer era Abigail, y aplicó dos principios al tratar con su futuro esposo: el Rey David de Jerusalén, el líder, y a quien aquel hombre rudo había ofendido.

El primer principio que Abigail utilizó fue el que vemos en Proverbios 15:1: "La blanda respuesta quita la ira".

Nuestra historia comienza en un día de Fiesta. Nabal, el esposo de Abigail, estaba esquilando sus muchas ovejas cuando el que sería rey de Jerusalén, David, cansado de viajar, le envió hombres pidiéndole provisiones (1 Samuel 25:1–8). Nabal, siendo insensato, respondió a los hombres del futuro rey de una manera tan dura que despertó la ira de David (1 Samuel 25:9–14; Proverbios 15:1). Mientras David se preparaba para ir al encuentro con Nabal, en el que planificaba matarlo, Abigail se enteró de las peligrosas intenciones por medio de un joven que tenía a su servicio. Ahora, si esta historia fuera representada en una película moderna, Abigail probablemente respondería pidiéndole a sus sirvientes que se armaran para luchar contra David y sus hombres. De hecho, ¡ella probablemente sería la heroína guerrera de esta historia!

Abigail salvó a su insensato esposo de un destino terrible. Sin embargo, ella no sucumbió ante una descarga emocional, y no maldijo a David ni a su cruel esposo. En cambio, se controló y se apresuró a preparar las provisiones que necesitaba para ir a encontrarse con David. Lea la historia usted mismo en 1 Samuel 25. ¿Cómo la recibió David? “Y dijo David a Abigail: Bendito sea el Eterno Dios de Israel, que te envió para que hoy me encontrases. Y bendito sea tu razonamiento, y bendita tú, que me has estorbado hoy de ir a derramar sangre, y a vengarme por mi propia mano"(vs. 32-33). ¿Se imagina usted dando una respuesta así de suave para disipar la ira de otra persona? La situación se dispersó rápidamente, y David incluso felicitó a Abigail, notando que ella estaba actuando de acuerdo al carácter de Dios.

El segundo principio es similar al primero, y se encuentra en una sección de versículos que muchas mujeres cristianas se esfuerzan por aplicar. No es necesario estar casada para aplicar este principio.

“Abre su boca con sabiduría, y la ley de clemencia está en su lengua. Considera los caminos de su casa...” (Proverbios 31:26–27).

Es muy fácil dejar que nuestras emociones se apoderen de nosotros. Podemos permitir que el estrés de una situación tome el control y, de repente, decir cosas que no queremos decir y que luego vamos a lamentar. La esposa de Job es un buen ejemplo de esto (Job 2:9), pero personalmente, sé que no es la única que ha dicho algo necio durante una prueba. Abigail usó sus palabras amablemente y con sabiduría, tanto que David le dio las gracias por haber venido a hablar con él. Ella vio la situación desesperada de su hogar y el peligro en el que su esposo estaba y en lugar de regocijarse, porque admitámoslo, la Biblia no dice lo mejor de su esposo, ella intercedió.

Desde hace varios años, el entretenimiento ha representado a las mujeres como más fuertes que los hombres, más valientes que los hombres y como guerreras de sus familias con las que usted no quiere meterse, especialmente cuando están realmente molestas. El "incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible" (1 Pedro 3:4) a menudo es ignorado o incluso es motivo de mofa en nuestra sociedad actual. Como mujeres de Dios, estamos llamadas a ser luces en un mundo muy oscuro, y podemos ver mujeres como Abigail, que nos muestran que, a pesar de las situaciones estresantes, podemos ser amables y prudentes.