Manchas y arrugas

Díganos lo que piensa de este artículo

A pesar de todas las comodidades modernas disponibles, algunas de nosotras que lavamos la ropa, todavía no usamos la secadora mecánica. Por una razón u otra, preferimos tenderla al Sol para que se seque.

Ese es el último paso de un proceso ajetreado. Antes de lavar, revisamos la ropa en busca de manchas y, usualmente, tratamos de removerlas de antemano. Agregamos detergente y a veces desmanchador para sacar la suciedad y para que la ropa quede sin manchas. Luego la ponemos en la lavadora para asegurarnos de que nuestra ropa quede lo más limpia posible.

Cuando se completa el ciclo de lavado, la ropa se enjuaga con agua limpia y clara. A veces se agrega suavizante. Finalmente, cuando se completan todos estos ciclos, se tiende para que se seque al Sol.

Recientemente, mientras estaba sentada en la terraza leyendo, vi cómo mi ropa se secaba. La ropa estaba bajo presión por el calor del Sol y los vientos que soplaban. También pude notar que parte de la ropa no necesitaría ser planchada.

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre nosotras y el proceso de lavado? ¿Tenemos manchas y arrugas que necesitan tratamiento y planchado? No estoy hablando de manchas en la cara y los brazos, ni de arrugas y "líneas de expresión" que se hacen alrededor de los ojos, ¡aunque sería bueno deshacerse de algunas de ellas! Más bien, las manchas y las arrugas en nuestros corazones y mentes, las que Dios ve y que, en ocasiones, son visibles para quienes nos rodean. Dios las trata y las elimina. ¿Cómo lo hace?

Las mujeres cristianas, como cualquier prenda de lavandería, a menudo nos vemos sometidas a presión. El material del que estamos hechas está siendo probado: ¿de qué estamos hechas? ¿Qué tan fuerte es? ¿este material puede soportar lavado tras lavado? Nuestras manchas son el pecado. ¿Cómo quita Dios las arrugas? El rey David oró y le pidió a Dios que lo limpiara. “Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones. Lávame más y más de mi maldad, y límpiame de mi pecado” (Salmo 51:1–2). Y otra vez, “Purifícame con hisopo, y seré limpio; lávame, y seré más blanco que la nieve” (v. 7). Nuestras pruebas nos ayudan a estar libres de manchas y arrugas.

Algunas de estas pruebas son "ciclos cortos", mientras que otras toman un período más largo, dependiendo de la cantidad de pecado que se va a lavar.

Durante nuestro ciclo de lavado, Dios puede usar hisopo para limpiarnos, para hacernos "más blancas que la nieve". Estos pueden ser los ciclos verdaderamente difíciles y que parecen no tener fin. Pero por medio de la oración, el ayuno y la meditación, vemos dónde debemos cambiar en nuestras vidas y si nos arrepentimos somos lavadas con la preciosa sangre de Jesucristo para limpiarnos de nuestros pecados. Esto hace que nuestro material sea lo suficientemente fuerte para soportar el ciclo de lavado. Cuando Dios ve que estamos listas, nos enjuaga con Su Espíritu Santo. Nos suaviza a través de las pruebas para poder aceptar la corrección y al terminar el ciclo, Dios quita nuestras arrugas.

Un día estaremos ante Dios con nuestras vestiduras limpias, sin mancha y sin arrugas. "Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios" (Apocalipsis 19:8–9). Este es el propósito del tratamiento de manchas, lavado y planchado que estamos recibiendo hoy.

Ese debe ser nuestro objetivo. Ese es también el momento que Dios espera, el día en que pueda presentar a esa novia sin mancha a Su Hijo Jesucristo.

Entonces, damas, piensen en ese objetivo la próxima vez que laven la ropa.