Un pequeño fuego

Díganos lo que piensa de este artículo

La más mínima chispa de fuego puede convertirse rápidamente en un incendio incontrolable, consumiendo miles de hectáreas de bosque o bloques enteros de edificios. Del mismo modo, algunas palabras mal dichas pueden terminar en una riña o en una pelea total, dañando a una persona, una familia o un negocio.

Hemos visto la tremenda destrucción causada por los recientes incendios en California. Lo único que ha quedado son cenizas, hollín, piedra y estructuras de metal. Miles de acres de árboles y viñedos han sido destruidos, así como cientos de casas con sus pertenencias. El costo de los daños asciende a decenas de millones de dólares y está aumentando rápidamente a medida que los bomberos combaten los incendios voraces. Pero los daños evaluados en dólares no tienen en cuenta la devastación emocional experimentada por las víctimas que perdieron sus hogares y posesiones.

Los ingredientes esenciales necesarios para un incendio son calor, combustible y oxígeno. Al detener cualquiera de estos el fuego cesa. De lo contrario, una vez que se inicia un incendio, este arderá hasta que no haya más combustible u oxígeno.

El fuego es bueno cuando se usa para hacer nuestro café o té, cocinar nuestra comida y calentar nuestras casas, pero también puede causar gran daño, como se mencionó anteriormente. Del mismo modo, las palabras son positivas cuando se usan para bien, para alentar, construir y hacer la paz. Pero las palabras también pueden provocar "incendios" que pueden escalar y propagarse rápidamente, hiriendo y dañando a las personas.

Las palabras son tan antiguas como la humanidad. A la mayoría de nosotros nos han enseñado (al menos ese era el caso cuando yo era joven, y solo puedo esperar que a los niños de hoy todavía se les enseñe), que no debemos decir cosas hirientes a otras personas. No soy ingenuo, entendiendo que los humanos a menudo no practicamos lo que nos han enseñado, es una debilidad humana real. Tristemente, parece que no aprendemos hasta que "nos quemamos" por las consecuencias que pueden traer nuestras palabras: amistades disueltas, reputaciones dañadas, enfrentamientos, peleas y guerras.

Tal vez manchado por una queja personal pasada o celos de alguien, podemos formarnos una opinión negativa de esa persona. Esta negatividad es fácil que la compartamos con otros y potencialmente puede que la pasemos a la mente de tales oyentes. Lamentablemente, esto "enciende el fuego".

Las palabras se pueden usar positivamente para despertar el entusiasmo, inspirar confianza y alentar la realización de grandes cosas. Pero las palabras también pueden desalentar el entusiasmo, provocar desánimo y fomentar el antagonismo, lo que puede terminar en una lucha o un disturbio, ocasionando daños personales y materiales significativos a personas, empresas o instituciones.

La analogía de que las palabras son como un fuego proviene de la Biblia. Un pasaje bien conocido en Santiago 3 habla de nuestra propensión humana a tropezar con nuestras palabras. Compara el trocito de carne que llamamos lengua con el freno que se pone en la boca de un caballo y el timón de un barco. El freno y el timón son pequeños pero efectivos para controlar el caballo o la nave. Pero nuestra pequeña lengua puede encender un "fuego" que puede quemar todo un bosque, por así decirlo (vs. 1-5). Los siguientes versículos explican que ningún hombre puede domar la lengua, que puede usarse para bien para "bendecir a nuestro Dios", o para mal, para "maldecir a los hombres". ¡Nuestra lengua es " un mal que no puede ser refrenado" (vv. 8-10)!

Podemos prevenir o extinguir incendios eliminando los ingredientes: calor, combustible u oxígeno. Podemos hacer lo mismo con la palabra "fuego".

"Sin leña se apaga el fuego, y donde no hay chismoso, cesa la contienda. El carbón para brasas, y la leña para el fuego; y el hombre rencilloso para encender contienda." (Proverbios 26: 20-21). Elimina el calor de la ira, el combustible de la discordia y el oxígeno de los chismes para apagar la palabra fuego.

Lea este útil artículo ¿Evolucionó el chisme? al igual que el folleto: ¿Qué es un verdadero cristiano?