Reconocimiento de Jerusalén

Mark Sandor
Díganos lo que piensa de este artículo

El miércoles, 6 de diciembre de 2017, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció que los Estados Unidos reconocerían a Jerusalén como la capital de Israel y trasladarían su embajada a esa ciudad. Durante la mayor parte de la historia reciente de Israel, las naciones han ubicado sus embajadas en Tel Aviv, que, como la segunda ciudad más grande de Israel después de Jerusalén, es el centro financiero y tecnológico de la nación. Israel ha insistido en que Jerusalén es su capital, pero muchas naciones eligen a Tel Aviv como un lugar más seguro como la base de sus embajadas.

Jerusalén es realmente una ciudad complicada con un pasado complejo. En 1948, cuando las fuerzas británicas se retiraron de Israel y Palestina, las fuerzas combinadas de Egipto, Jordania y Siria, con ayuda de Irak, atacaron al recién formado estado israelí. Aunque el plan de partición de la ONU pedía que Jerusalén fuera una "ciudad internacional", y no parte de los territorios asignados a los judíos o palestinos, los resultados de la Guerra árabe-israelí de 1948 trastornaron este plan después de que las fuerzas israelíes capturaron Jerusalén occidental y gran parte del territorio asignado para convertirse en Palestina. Jerusalén fue duramente disputada y se dividió entre Israel y Jordania hasta que Israel la capturó por completo durante la Guerra de los Seis Días de 1967. Sobra decir que esto ha provocado disturbios en la ciudad ya que el liderazgo judío lucha para tratar con una gran minoría musulmana allí, minoría que a menudo genera terrorismo.

La decisión del presidente Trump produjo habituales aplausos y condenas en los Estados Unidos. Dependiendo de quién esté informando, el presidente o está cumpliendo una promesa de campaña lo que garantiza el apoyo a los Estados Unidos por parte de un aliado clave o el presidente está actuando ignorando totalmente la política global que los liberales temen causará el aumento de la violencia y la anarquía en el Medio Oriente, aunque las calles de Jerusalén Oriental parecían experimentar la menor "ira" de todas. Trágicamente, como ocurre con la mayoría de los informes en los tiempos modernos, las historias ya se escribieron antes de que el presidente hiciera algo. Aunque el presidente Trump haga algo o no haga nada, los medios de comunicación liberales estarán indignados. Si el presidente Trump hiciera algo o no hiciera nada, los medios de comunicación conservadores lo apoyarían. Es difícil confiar en los medios de comunicación que se han vuelto tan predecibles en sus "análisis" de las noticias de hoy.

Quizás aún más trágico que el hecho de que la falla de los medios de comunicación no sean más que conferencias públicas no oficiales de partidistas es que los estadounidenses no aprecian la importancia de Jerusalén en la Biblia. La Biblia revela que Jerusalén fue la capital histórica de Israel y Judá después de que el rey David la conquistó (2 Samuel 5: 6-9). Además, la Biblia revela que Dios ama la ciudad de Jerusalén y eventualmente planea que una Nueva Jerusalén descenderá del cielo en los siglos venideros (Apocalipsis 3:12; 21:2).

Sin embargo, en esta era, la Biblia advierte que Jerusalén no cumplirá con el significado de su nombre de ser una "Ciudad de Paz". Zacarías 12 advierte que Jerusalén será una "piedra pesada", con problemas que las naciones no podrán resolver. Seguirá siendo una ciudad dividida que eventualmente será el punto focal de la profecía del tiempo del fin. Zacarías 14 describe cómo Jerusalén será atacada por un ejército gentil en los acontecimientos previos al regreso de Jesucristo. Estas profecías hacen que muchos cristianos se entusiasmen al escuchar noticias sobre Jerusalén. De hecho, algunos cristianos profesantes han recurrido a las redes sociales en apoyo del presidente Trump, ya que creen que su decisión acelerará el regreso de Jesucristo.

Queda por ver cómo afectará la decisión del presidente Trump sobre Jerusalén y la paz o la inestabilidad en el Medio Oriente. Los verdaderos cristianos tienen derecho a animarse cuando escuchan noticias de esta ciudad que está en el centro de la historia de la Biblia y la profecía. Sin embargo, muchos cristianos también deberían aprovechar esta oportunidad para preguntarse a sí mismos: ¿Están realmente listos para encontrarse con Cristo? ¿Cuántos estadounidenses afirman ser cristianos, mientras que sus pensamientos, palabras y obras al mismo tiempo no pueden respaldar esa afirmación?

Muchos han abrazado evangelios falsos (como el evangelio de la prosperidad), fiestas falsas (como la Navidad), falsas doctrinas (predestinación, el alma inmortal, etc.) y muchos otros pecados, porque o se niegan a obedecer las instrucciones claras de las Escrituras o nunca leyeron la Biblia en serio en primer lugar. Jesucristo advierte repetidamente que habría muchos que piensan que le sirven a él, pero a cambio son hacedores de maldad (Mateo 7:21-23, Lucas 6:46). ¡Las noticias de Jerusalén deberían ser una llamada de atención para los Estados Unidos, un llamado a arrepentirse y obedecer a Dios!

Para aquellos que saben mirar a Jerusalén, todavía necesitan enfocarse en mirarse a sí mismos y preguntarse si están listos para encontrarse con Jesucristo en su regreso. ¿Es uno de ellos? Lea el folleto ¿Qué es un verdadero cristiano? y vea la transmisión "La advertencia del atalaya" ¡ahora!