Luchando contra el mal

Roger Meyer
Díganos lo que piensa de este artículo

Los verdaderos cristianos están en guerra y por lo tanto son soldados. Los verdaderos cristianos deben luchar. Pero, ¿quién es el enemigo y cómo debe luchar un cristiano?

Aunque algunos lo niegan, muchos reconocen que en este momento se está llevando a cabo una guerra global contra la práctica del cristianismo. Mientras que los líderes de las naciones occidentales continúan abandonando la moral basada en la Biblia, los dueños de negocios están siendo demandados por rehusarse a prestar servicios en las bodas homosexuales que están en contra de sus creencias personales y su conciencia.

Las escuelas y los colegios de enseñanza superior prohíben la oración pública y las organizaciones estudiantiles cristianas. Un maestro es despedido por tener una Biblia en el escritorio de su salón de clase, o por expresar su creencia en una verdad bíblica, incluso fuera del aula. Las estudiantes femeninas son forzadas por sus administradores escolares a usar baños que los estudiantes del sexo opuesto también pueden usar bajo el disfraz de que ellos "se identifican" como mujeres. Un predicador es despedido de su trabajo en el gobierno por predicar privadamente en su iglesia lo que dice la Biblia acerca de la homosexualidad.

La persecución física de profesos cristianos está ocurriendo en las naciones del Medio Oriente y del Este, ya que a muchos se les impide realizar servicios religiosos o proclamar públicamente su mensaje. Algunos son forzados a convertirse al Islam o a sufrir las consecuencias de ser expulsados, encarcelados o torturados y asesinados.

Muchos están familiarizados con el himno "Firmes y adelante, huestes de la fe”, compuesto por Arthur Sullivan en 1871. El himno ha sido incluido en una multitud de himnarios de las iglesias durante décadas, pero en décadas más recientes algunas denominaciones han excluido el himno, tal vez porque se considera ofensivo. Pero los conceptos expresados ​​por el himno son armoniosos con la Biblia.

Los verdaderos seguidores de Jesucristo están en guerra contra el mal, y por lo tanto son soldados. ¿Cómo es eso? ¡El verdadero cristiano es un "soldado de Jesucristo"! El apóstol Pablo le dice al joven evangelista Timoteo que "soportara las dificultades como un buen soldado de Jesucristo" (2 Timoteo 2: 3) y que no se enredara con los asuntos de esta vida para complacer a aquel que "lo reclutó como soldado "(V. 4). Pablo usó este término en varias cartas, refiriéndose a Epafrodito y a Arquipo como "compañero de guerra" (Filipenses 2:25, Filemón 1: 2).

Pero el verdadero soldado cristiano sigue a Jesucristo, aunque sea de carne y hueso, "no hace la guerra según la carne". Jesús explicó que su reino no es de este mundo -si lo fuera, sus siervos pelearían (Juan 18:36) . Las "armas" del verdadero soldado cristiano no son armas físicas como espadas o rifles, sino armas espirituales que "son poderosas en Dios para derribar fortalezas, desechando argumentos y cualquier cosa que se exalta contra el conocimiento de Dios, sujetando cada pensamiento en cautividad a la obediencia de Cristo ... "(2 Corintios 10: 3-5).

En la carta a la iglesia en Roma, Pablo, usando la misma analogía, describe la batalla espiritual en la mente como su naturaleza humana "lucho contra" la "ley de mi mente" (Romanos 7:23). El espíritu de Dios escribe la ley de Dios en nuestros corazones y mentes (Hebreos 10:16, Jeremías 31:33). Combatir pensamientos y tentaciones equivocados inspirados por Satanás es la lucha cristiana que un soldado de Jesucristo debe pelear.

Como Pablo le dijo a Timoteo, debemos "pelear la buena batalla" (1 Timoteo 1:18), y como Pedro escribió: "Amados, os ruego como peregrinos y extranjeros, absténgase de los deseos de la carne que combaten contra el alma ..."Pedro 2:11).

La "armadura de Dios" está descrita en Efesios 6. Un soldado debe "ponerse toda la armadura de Dios... para enfrentarse a las artimañas del diablo". La guerra no es contra carne y sangre, sino contra "Las tinieblas de este siglo, contra las huestes espirituales de maldad". La armadura es"... la verdad ... la justicia ... el evangelio ... la fe ... la salvación ... el Espíritu, que es la palabra de Dios "(versículos 11-17). Esto permite al verdadero soldado cristiano librar la guerra cristiana contra el mal.

Para ser un mejor soldado de Jesucristo, lea el folleto, ¿Qué es un verdadero cristiano?