Lo que el mundo necesita ahora…

Díganos lo que piensa de este artículo

"Lo que el mundo necesita ahora es amor", una canción popular del escritor Hal David y compositor Burt Bacharach, es bien conocido por su melancólica letra:

     Lo que el mundo necesita ahora es amor, dulce amor,

     Es lo único que hay muy poco...

Lamentablemente, las expresiones de amor entre los seres humanos a menudo se usan mal, o se usan excesivamente hasta el punto de ser poco más que un cliché. Entonces, ¿qué es el amor verdadero desde el punto de vista cristiano?

Podemos aprender mucho sobre el amor verdadero en la Biblia. En la versión Reina Valera de 1960, la palabra "amor" se usa 227 veces en 208 versos. Los diferentes grados de amor, los diferentes tipos de amor, los diferentes usos del amor y las diferentes inferencias del amor están todos presentes en la Biblia.

Con demasiada frecuencia, usamos la palabra "amor" en situaciones románticas o íntimas cuando en realidad queremos decir algo egoísta. Decimos "te amo" sólo con nuestros propios intereses y necesidades del corazón. El verdadero amor por los demás, por supuesto, va mucho más allá de pensar en nuestro propio bienestar y conseguir lo que queremos.

Entonces, ¿el compositor de la canción estaba en lo correcto? Y, si es así, ¿qué tipo de amor necesita el mundo ahora, más que cualquier otro? Esto puede sonar como una pregunta frívola al principio, pero hay una respuesta seria y que afecta al mundo. Lo que el mundo necesita ahora, más que nunca, es el amor sincero por los demás.

El amor sincero muestra compasión y preocupación por los demás más que por sí mismo. El amor sincero es lo que Dios el Padre enfatizó, a través del Logos, su Hijo, Jesucristo, en las páginas de la Biblia. Cristo mismo nos da esta instrucción: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Éste es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo." (Mateo 22: 37-39). Este es un estándar muy alto para el amor. ¿Qué tan importante es? Cristo resumió lo siguiente: "De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas." (Mateo 22:40).

La Escritura nos enseña a amar a nuestros enemigos, y nos recuerda cómo debemos tratarlos: "Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen" (Mateo 5:44). En nuestro contencioso mundo moderno, este es ciertamente un estándar difícil de mantener. Sin embargo, como cristianos, estamos llamados a ser como Jesucristo, y ser reconocidos como cristianos por nuestras acciones, siempre mostrando amor a los demás. El apóstol Pablo nos da más instrucciones sobre el amor: "El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno. Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros." (Romanos 12: 9-10).

El amor verdadero por los demás se preocupa por lo mejor para otras personas. "El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor." (Romanos 13:10). En resumen, debemos amar a los demás como Cristo nos amó, en que, siendo aún pecadores, Él murió por nosotros (Romanos 5: 8).

¿Cómo será el mundo cuando se les enseñe a todo mundo esta forma de expresar amor los unos por otros, respaldado con nuestro amor profundo por Dios? Para conocer más al respecto, lea nuestro inspirador folleto El maravilloso mundo de mañana: ¿Cómo será? O vea nuestra transmisión de El Mundo de Mañana "Su glorioso destino más allá de la muerte". ¡Este es el tipo de amor que el mundo necesita ahora!