La Guerra de los Seis Días: Un legado y una lección

William Williams
Díganos lo que piensa de este artículo

"La Tierra Santa, con Jerusalén en el corazón de esta, es un lugar donde las grandes placas tectónicas de la religión, la cultura y el nacionalismo se unen. Las líneas de las fallas que corren entre ellas nunca son silenciosas y siempre son peligrosas. Ignorar el legado de 1967 no es una opción ".

Así dice el último párrafo de un reciente artículo de la BBC sobre la Guerra de los Seis Días, el terrible conflicto entre el Israel moderno y sus vecinos árabes. Fue una guerra corta con un gran legado, que ha durado hasta el día de hoy.

El editor de la BBC en el Medio Oriente, Jeremy Bowen, informa sobre los eventos y la atmósfera política que conducen a la culminación de la Guerra de los Seis Días, y pinta una imagen familiar para los historiadores modernos. En la década de 1960, el Medio Oriente y la pequeña nación de Israel todavía hervían a fuego lento después de la Crisis del Canal del Suez de 1956. El continuo legado de desconfianza y animosidad entre el mundo árabe (especialmente Egipto, Siria y Jordania, quienes compartían una endeble alianza) y los judíos que se establecieron como resultado del movimiento sionista y la diplomacia internacional, estaba destinado a envolver a estos países en guerra una vez más.

El legado de la guerra, como lo indican los comentarios finales de Bowen, ha sido uno de los temas que más división ha causado en los últimos 50 años, con referencia a las relaciones internacionales y los crecientes problemas del Medio Oriente. Y, el problema parece no estar cerca de una resolución, aunque muchos estadistas famosos han agotado todos los recursos tratando de encontrar una solución. Muchos hablan de una solución de "dos estados", cuyos detalles, y los esfuerzos para lograrlo, parece que no duran mucho tiempo.

Lejos de ignorar el legado de los acontecimientos de 1967, gran parte del mundo parece bastante preocupado por ello. Palestina e Israel de hecho están obsesionados diariamente por ello, y los poderes internacionales y culturas enteras todavía se disputan cuestiones de derechos humanos, maniobras políticas, el destino de Jerusalén y la amenaza de la violencia continua y la guerra total.

Pero, ¿qué lección podemos aprender de ese legado?

Una lección, que los observadores modernos a veces notan, pero no logran ver el verdadero significado bíblico, y es que Dios guía el curso de la historia. Contra probabilidades aparentemente abrumadoras, si no imposibles, un país de apenas 20 años obstaculizó repetidamente los esfuerzos de un gran número de enemigos, sin la intervención directa de las potencias extranjeras. Aislado, expuesto, con una pequeña población en comparación, los compromisos de Israel con Egipto y sus aliados a menudo terminaron, si no en una victoria total, al menos con la humillación de los enemigos de los judíos. En la Guerra de los Seis Días, ocurrieron ambas cosas.

Después de un asalto rápido y abrumador, Israel destruyó completamente las fuerzas aéreas egipcias y estableció completa superioridad aérea. La guerra terminó tan rápido como comenzó, y el sorprendente éxito conmocionó a todos, incluyendo a los mismos israelíes. Muchos vieron esto como una victoria milagrosa, pero si así fue, no fue porque la pequeña nación de Israel fuera superior o mejor en alguna forma que "cualquier otra nación" sobre la tierra; todo lo contrario, hoy es igual que en la antigüedad (Deuteronomio 7: 7). Antiguamente, Dios designó a los descendientes de Abraham para ser un "pueblo escogido" no porque fueran mejores, sino porque Dios dijo que debían ser "Mi siervo ... te di por luz de las naciones” (Isaías 49: 3-6). Fueron escogidos para mostrarle al mundo una mejor manera de vivir, no porque fueran mejores.

¿Pero qué hay de hoy? Los judíos de hoy en día son solo una rama de los descendientes sobrevivientes del antiguo Israel, y Dios todavía tiene un futuro para ellos, de acuerdo con Sus promesas (Génesis 16:10; Isaías 10: 20-21, 11: 10-12), aunque ellos han olvidado sus caminos y aún deben ser duramente probados (Levítico 26: 27-28, Jeremías 31). Pero para cumplir esas promesas y cumplir la profecía con respecto a los eventos del fin de los tiempos, todavía debe haber un remanente de Judá habitando en Jerusalén.

Dios ha preservado un pueblo para su propósito, y no es solamente por su propia fuerza que los israelíes prevalecieron en 1967, o en cualquier otro momento.

Pero esas "placas tectónicas" de religión, nacionalismo y cultura todavía están cambiando, y aún quedan grandes eventos por ocurrir para Israel y el Medio Oriente. ¿Le gustaría saber más? 

Asegúrese de leer El Medio Oriente en Profecía y Estados Unidos y Gran Bretaña en Profecía. Y no olvide ver el revelador programa ¿Qué se viene en 2018 y después?